HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 14:51 CET
Viernes, 16/11/2018

Desde el Silicon Valley

El futuro de los coches en manos de Silicon Valley

Durante más de un siglo, el escenario de la automoción en EEUU lo han protagonizado los motores de gasolina. Ahora, los coches eléctricos

  • Vehículo autónomo.

A día de hoy, resulta imposible imaginar el futuro de los coches sin mirar hacia Silicon Valley. Durante más de un siglo, el escenario de la automoción en los Estados Unidos lo han protagonizado los motores de gasolina, las cadenas de montaje y los mecánicos con llave inglesa en mano. Actualmente, la evolución de esta industria la protagonizan motores eléctricos y la ingeniería más avanzada de compañías que hasta ahora poco tenían que ver con la producción de vehículos, como Tesla, Google, Apple o Uber.

 

El progreso en la tecnología de la automoción ya no se basa en aumentar la potencia de los coches, mejorar la comodidad de los asientos ni en añadir puertos para conectar tu iPod. A día de hoy, hablar de evolución de la automoción en Silicon Valley significa hablar sobre inteligencia artificial o sobre coches sin conductor.

 

La Inteligencia Artificial se considera un subcampo de la informática y se focaliza en cómo las máquinas pueden imitar la inteligencia humana. El término fue acuñado por John McCarthy en 1956, en la Dartmouth Artificial Intelligence (AI) Conference, donde se estableció que esta disciplina se basaría en la conjetura de que cada aspecto del aprendizaje o cualquier otra característica de la inteligencia puede describirse tan precisamente que se puede hacer que una máquina lo simule.

 

Los coches autónomos o sin conductor introducen la inteligencia artificial en el manejo del coche. No obstante, la idea de que lleguen a formar parte de nuestro día a día, sigue quedando en el horizonte, al menos en el futuro más inmediato.

 

Aunque ya se han probado algunos prototipos, como los Volvos sin conductor de Uber o los Waymo de Google – sí, Google también desea ampliar sus fuentes de ingresos, más allá de los anuncios que aparecen en Google – las limitaciones aún son evidentes. Este tipo de coches necesitan muchísima información antes de poder recorrer las calles de forma segura, y los datos tardan en recopilarse. Por este motivo, hasta ahora solo se han realizado experimentos sin demasiado éxito en unas pocas ciudades y en el ámbito del transporte de pasajeros.

 

Por el momento, la tendencia más inmediata – y que representa un paso previo a los coches completamente autónomos – son los sistemas de asistencia a la conducción y los coches semiautónomos, es decir, coches que “teóricamente” son capaces de mantener tu coche en el carril y mitigar la posibilidad de una colisión en la carretera.

 

Existen varios modelos de lujo que ya incluyen estas funcionalidades. Sin embargo, el jueves pasado fueron noticia los resultados del último test del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) sobre coches con funciones de asistencia a la conducción, en el cual se testaron modelos semiautónomos de Tesla, Mercedes, BMW y Volvo. ¿El resultado? Más vale que cualquiera que tenga funciones de conducción asistida en su automóvil mantenga ambas manos en el volante. En otras palabras, los sistemas actuales aún no pueden sustituir a los conductores humanos.

 

Según la escala de autonomía SAE International, del nivel “0 autonomía” al “nivel 5” (autonomía total), la combinación de las tecnologías de previsión de colisiones, también conocidas como ACC, y de mantenimiento del coche en el carril es de nivel 2.

 

Los gigantes tecnológicos de Silicon Valley siguen invirtiendo en investigación y desarrollo para sacar un modelo de coche autónomo eficiente al mercado. No hay duda de que el futuro de los coches está en sus manos, pero aún habrá que esperar varios años para despreocuparse del volante.



 


 

COMENTARIOS

chevron_left
Bootstrap o no Bootstrap
chevron_right
Una nueva tendencia en el universo de los drones