Actualizado: 20:39 CET
Viernes, 07/08/2020

Deportes

Sergio pide a Tebas que reflexione y retrase la próxima liga

En su opinión, tras la crisis sanitaria derivada de la COVID-19, "se ha tenido que hacer un trabajo de supervivencia y adaptarse a nuevas normas"

  • Sergio González.

El entrenador del Real Valladolid, Sergio González, ha pedido este miércoles al presidente de LaLiga, Javier Tebas, que "reflexione" y que retrase dos semanas el inicio de la próxima temporada, previsto para el 12 de septiembre.

En su opinión, tras la crisis sanitaria derivada de la COVID-19, "se ha tenido que hacer un trabajo de supervivencia, adaptarse a nuevas normas, preparar una pretemporada, dotar a las cabezas de personalidad y afrontar una situación de incertidumbre, lo que no ha sido fácil".

El fútbol, ha añadido durante una rueda de prensa, "ha quedado dañado a nivel de propuesta, pero", dijo, "hemos cumplido un objetivo para la sociedad y nos hemos puesto el mono de faena para volver a jugar. Pero se ha visto que el futbolista necesita más margen de tiempo para resetear y estar bien, y por eso sería bueno que la liga comenzara más tarde", ha insistido.


"Es importante que todos estemos bien, recuperar fortalezas y que el fútbol sea un espectáculo", ha añadido el entrenador, quien ha recordado que durante esta próxima pretemporada contarán "con cinco semanas de vacaciones como máximo, si se empieza el 10 de agosto", cuando lo ideal, para él, serían "seis semanas".

Aunque se ha logrado la permanencia, Sergio González ha querido transmitir intensidad a sus jugadores, porque sabe que aunque ni su equipo ni el Eibar se juegan nada en el partido que les enfrentará este jueves, sí tienen la "responsabilidad" de hacer un buen partido, ya que José Luis Mendilibar (entrenador del Eibar) "no va a dejar que sus futbolistas se relajen".

Según ha indicado, el objetivo sigue siendo el mismo porque, tras dos días en los que se ha dado "manga ancha" a los jugadores, después de haber asegurado la permanencia, las sensaciones "vuelven a ser buenas" y aspiran a terminar la liga sumando puntos y ofreciendo el mejor juego posible.

En este sentido, ha advertido de que el Eibar "al igual que el Real Valladolid, va a mantener su ADN hasta el final".

"Esperamos un rival peligroso en el juego aéreo, en los centros laterales, en jugadas individuales y en segundas jugadas, con lo que sabemos a qué equipo nos enfrentamos".

Por ello, será importante "estar muy atentos a sus puntos fuertes, buscando la espalda a su defensa e intentando que no hagan presión tras pérdida, es decir, mantener el bloque defensivo pero teniendo más atrevimiento en los últimos metros, para generar ocasiones y perforar su portería.

Sergio González quiere dar minutos a los jugadores que menos han tenido. Por ello, ha anunciado que saldrá de inicio en la portería José Antonio Caro, pero también dará minutos al jugador del filial Samu Pérez, al igual que dispondrán de la ocasión de jugar en Primera los canteranos Diego Alende y Víctor García que, en unos días, comenzarán a luchar con el filial por el ascenso a Segunda.

Preguntado por su balance de la temporada, el técnico del Real Valladolid ha señalado que la permanencia "es un éxito contundente, con mayúsculas" que ha sido posible "gracias no solo al gran esfuerzo y trabajo que han realizado los jugadores, sino a todos los que componen el club".

Una vez lograda la salvación, Sergio González se ha decidido a afeitarse la barba, que mantuvo por superstición, al ir sumando objetivos en el retorno a la competición: "Son refuerzos interiores, pero han sido los futbolistas los que han hecho que estemos relajados y con la sonrisa en la cara", ha comentado.

Y pensando ya en la siguiente campaña, confía en mantener el mismo nivel en los jugadores con los que ya cuenta, "que son los que han logrado la salvación", pero no frenarse, sino tratar de "tener más armas para dar ese paso, evolucionar todos juntos y poder afrontar más retos", ha dicho. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Simeone recupera a Giménez y Trippier para Getafe
chevron_right
Final de curso en el Benito Villamarín