Actualizado: 22:07 CET
Sábado, 14/12/2019

Deportes

Mirotic completa el quinteto de tránsfugas balcánicos en el 'Clásico'

Nunca jugaron juntos en el mismo equipo aunque, de haberlo hecho, seguramente lo habrían ganado todo

  • Mirotic.

Nunca jugaron juntos en el mismo equipo aunque, de haberlo hecho, seguramente lo habrían ganado todo. Los cinco comparten, eso sí, su origen balcánico y el haber vestido, en un momento u otro de sus carreras, la camiseta de los dos grandes del baloncesto español: Barça y Real Madrid.

Nikola Mirotic completa, desde esta temporada, el quinteto de tránsfugas procedentes de la extinta Yugoslavia que vivirán un 'Clásico' a ambos lados del telón de acero. Un equipo de ensueño en el que ya figuraban Alexander Djordjevic, Dejan Bodiroga, Zoran Savic y Ante Tomic.

El de Mirotic es el caso más sangrante de entre todos los que han tomado el Puente Aéreo. Porque es el que tiene un pasado madridista más reciente y extenso (2008-2014) y, sobre todo, porque hasta hace pocos meses se le consideraba un símbolo de la cantera blanca.


Con el Madrid, ganó una Liga ACB (2013), dos Copas del Rey (2012 y 2014) y dos Supercopas de España (2012 y 2013), además de ser nombrado MVP de la Liga Regular de la ACB en 2013 y ser incluido dos veces en el quinteto ideal de la competición (2013 y 2014).

Pero este verano, y tras seis temporadas en la NBA, el montenegrino decidía regresar a Europa para liderar el nuevo y ambicioso proyecto del conjunto catalán. Una excitante sorpresa para la parroquia culé y un mazazo para el aficionado merengue, que sigue sin poder digerir tan 'alta traición'.

En el Palau Blaugrana se ha reencontrado con Ante Tomic, con quien levantó la Copa de 2012 con la camiseta blanca. El pívot croata jugó dos temporadas en la capital de España (2010-2012) y después fichó por el Barça. Un Liga ACB (2014), tres Copas del Rey (2013, 2018 y 2019) y una Supercopa de España (2015) le contemplan desde entonces.

Otro de los grandes talentos de Europa, el de Dejan Bodiroga también cambió de trinchera. En Madrid, coincidieron el alero serbio, en la cancha, y Zeljko Obradovic, en el banquillo, pero el binomino no alcanzó más que para ganar una Recopa de Europa (1997).

En su segundo año, Bodiroga fue el MVP de la ACB (1998), pero la Liga se la acabó llevando el Bàsquet Manresa, y el de Zrenjanin se marchó a jugar a Grecia.

Cuatro años después, y tras levantar 3 Ligas (1999, 2000 y 2001) y dos Euroligas (2000 y 2002) con el Panathinaikos y un Eurobasket (2001) y un Mundobasket (2002) con Yugoslavia, el Barça lo fichó como la rutilante estrella europea del momento, como ha sucedido ahora con Mirotic.

El destino, siempre caprichoso, ha querido que el técnico también sea el mismo, pues Dejan dio a los azulgranas la primera Euroliga de su historia (2003) con Svetislav Pesic dirigiendo al equipo desde la banda.

En tres temporada en el Palau, Bodiroga ganó además dos Ligas ACB (2003 y 2004), una Copa del Rey (2003) y una Supercopa ACB (2005), ante de retirarse en Italia.

Otra de esos actos de deslealtad que en su día escocieron -y mucho- fue la de Sasha Djordevic, esta vez a la afición culé, pues el temperamental base de Belgrado fue durante tres temporadas (1996-99) uno de los ídolos del Palau.

Con la camiseta azulgrana ganó dos Ligas ACB (1997 y 1998) una Copa Korac (1999) antes de fichar por el eterno rival, prolongando su etapa en España tres años más (1999-2002).

Con el Real Madrid solo conquistó la Liga de 2000, pero lo hizo en la que había sido su casa, y quiso celebrarlo a lo grande. Y es que los aficionados al baloncesto aún recuerdan la imagen de un Djordjevic poseído, mirando a la grade desafiante, brazos en alto, mientras su excompañero Nacho Rodríguez le pedía, airado, que abandonara la cancha y dejase de provocar al que había sido su público.

El pívot Zoran Savic completa el peculiar quinteto balcánico con pasado en ambos equipos. En su caso, además, el cambio de camiseta fue de ida y vuelta, pues el bosnio vivió un breve aventura como madridista (1995-96) entre dos etapas como azulgrana (1991-93 y 2000-01). Con los blancos, Savic no ganó nada, y con el Barça, una Liga ACB y una Copa del Rey (ambas en 2001).

Además de Mirotic, Tomic, Bodiroga, Djordjevic y Savic, otros nueve jugadores han vivido algún 'Clásico' desde los dos lados: los españoles José Luis Galilea y Santi Abad, los estadounidenses Derrick Alston y Michael Hawkins, el polaco Maciej Lampe, el griego Iaonnis Bourousis, el argentino Pepe Sánchez, el francés Alain Digbeu y el puertorriqueño José 'Piculín' Ortiz.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Los Lakers brillan con su mejor inicio desde 2010
chevron_right
La fase final de la Eurocopa 2020 se define