Actualizado: 23:00 CET
Sábado, 07/12/2019

Sevilla

Vaclik pasó de ser duda a ser el héroe del derbi

Salvó a su equipo del empate y fue de los mejores del partido

  • Vaclík.

El Sevilla pudo ganar el Gran Derbi gracias al gran papel que tuvo Tomas Vaclik en la portería, que la mantuvo a cero. El cancerbero checo salvó a su equipo en varias ocasiones e hizo una de las mejores paradas de lo que llevamos de liga.

El guardameta era duda en las horas anteriores al encuentro tras salir retirado del entrenamiento el día anterior. Vaclik se dio un golpe con Chicharito sobre césped del Ramón Sánchez Pizjuán y no pudo completar el trabajo con sus compañeros. El portero se retiró sin poder apoyar su tobillo izquierdo y era seria duda para el encuentro ante el Real Betis.

Sorprendentemente, entró en la convocatoria para el partido y, además, saltó como titular aunque no estaba al cien por cien físicamente y tuvo que ser infiltrado para poder jugar.

En el partido tuvo varias intervenciones en las que demostró mucha seguridad a sus defensas pero su jugada más importante fue en el minuto 67.

Joaquín acababa de entrar al césped e hizo por la banda derecha una jugada espectacular marchándose de varios jugadores del Sevilla. El portuense centró el balón y lo puso en el segundo palo, donde llegó Álex Moreno libre de marca. El carrilero verdiblanco remató de cabeza y todo el estadio cantó el tanto del empate, pero Tomas Vaclik se hizo gigante y acabó desviando la pelota.

Los últimos minutos fueron de dominio verdiblanco y el Sevilla se vio obligado a tener que aguantar el resultado. Los locales bombardearon el área sevillista pero el portero checo atrapó todos los balones por arriba y fue clave para conseguir los tres puntos en el Benito Villamarín.


Tomas Vaclik parece estar recuperado del susto del sábado y esta semana se marchará con su selección para cumplir con sus compromisos internacionales.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Real Betis se quejó de tres jugadas polémicas
chevron_right
El revés y el saque de Zverev crucifican por primera vez a Nadal