Actualizado: 23:02 CET
Lunes, 23/09/2019

Cádiz

Una remontada a base de golazos

Javi Navarro, Alberto Perea y Nano Mesa dejan los tres puntos en el Ramón de Carranza tras remontar el tanto inicial de la Ponferradina (3-1)

Con triunfo se estrena el nuevo proyecto del Cádiz a cargo de Álvaro Cervera. Con triunfo y con tres golazos, dos de ellos obra de caras nuevas como son Nano Mesa y el canterano Javi -Navarro, cuya diana fue la más importante al suponer el empate momentáneao al gol visitante.

Presentaba varias sorpresas el primer once titular de Álvaro Cervera, pero más propiciadas por una plantilla a medio cerrar que a una revolución técnica. Jurado, que se presupone indiscutible, no podía estar presente por molestias y Perea se colocaba de inicio pegado a la izquierda. Más atrás, en el centro de la defensa, Fali y Rhyner ejercían como centrales aprovechando la sanción de Cala y el no óptimo estado de forma de Sergio Sánchez además de la salida de Kecojevic. Marcos Mauro esperaba en el banquillo por si había algún problema en la zona.

Iza Carcelén y Espino, los únicos laterales disponibles, ocupaban sus respectivas bandas, mientras que Garrido y Bodiger se hacían con la sala de máquinas. Y acompañando a Perea en labores atacantes se situaban Salvi a la diestra, Álex Fernández de enganche y Caye, el goleador de la pretemporada, en punta.

Con estos ingredientes partían los amarillos para medirse a la ilusión de la Ponferradina que pagaría la novatada a los quince minutos. Ríos Reina levantó demasiado la pierna en su intento de despejar y se llevó por delante a Salvi. No tenía intención de golpear al cadista, pero lo hizo, convirtiendo su despeje fallido en una patada que mereció la cartulina roja.

Un futbolista más y 75 minutos de partido por delante, bien pintaba el asunto para el Cádiz en una jornada que ya había visto goles de Aketxe, Aitor García y Romera. Tres goles de excadistas recientes, ya tocaba alguno de un cadista actual.

Pero no sólo no llegaba el gol, sino que apenas lo hacía el peligro. Era dueño y señor del partido el equipo local, pero la Ponferradina cerró líneas y su muro defensivo parecía infranqueable no renunciando tampoco a hilvanar algún contragolpe.


Por parte cadista, demasiadas imprecisiones y, si hablásemos de tenis, errores no forzados. Fali, un central, era el mejor y eso lo decía todo.

En la recta final se animó la Ponferradina y tuvo premio. Trigueros remató de cabeza un saque de esquina y Cifuentes despejó el balón con una buena estirada, salvo por un pequeño problema: el balón ya estaba dentro. Eso pareció en primera instancia y así lo corroboró el VAR. Tras unos segundos de duda y consulta, el colegiado concedió el gol con justicia sin apenas tiempo para más antes del descanso.

Tomaba cartas en el asunto Cervera en el tiempo de descanso y para reanudar el choque daba entrada al canterano Javi Navarro en lugar de Garrido. Álex Fernández retrasaba su posición para formar una pareja de mediocentros con más creatividad y Perea se ubicaba en la mediapunta para dejar la banda izquierda al recién ingresado.

Con el cronómetro ya en contra, los cadistas buscaban una y otra vez la portería visitante. Se intentaba dar más rapidez al juego, pero en un partido con tantas impreciones era complicado.

Un buen pase de Caye Quintana se paseó por el área pequeña sin que Javi Navarro alcanzase el balón. Comenzaba el Cádiz a crear peligro por fin, pero ya había consumido más de medio partido.

Puso la primera piedra de la remontada Javi Navarro ¿Estamos ante el nuevo Manu Vallejo? El canterano, muy destacado durante la pretemporada, está empeñado en demostrar que no hacen falta dos extremos izquierdos, que con uno vale porque ya está él pidiendo sitio. No sabemos si fue su intención o buscaba un centro, pero en una preciosa curva el balón fue buscando portería desde que salió de sus botas y batió por toda la escuadra a Manu García.

Era un sueño para el joven cadista oír su nombre coreado en el estadio, pero todavía faltaba un gol para darle la vuelta al marcador. Había que seguir apretando. Y para dar más mordiente al ataque Cervera introdujo a Nano Mesa sacando del campo a Espino y situando ¡oh, sorpresa! a Perea de lateral izquierdo. Las plantillas a medio cerrar es lo que tienen, en el Cádiz y en toda la categoría.

Pero no salió mal la jugada. Tras un saque de esquina botado por Salvi, el balón cruzó todo el área hasta llegar precisamente a Perea, que probó fortuna y bien que la tuvo. Su disparo rozó levemente en Kaxe y puso la directa a la cepa del poste derecho de Manu García. La remontada estaba consumada.

Acto seguido, Cervera dio entrada a José Mari en lugar de Bodiger, ya muy cansado, aunque no dejaba de ser curioso que ya ganando los dos mediocentros fuese de corte infinitamente más creativo que los titulares.

Nano Mesa no perdió la oportunidad de estrenarse con gol, con golazo más bien. El balón le llegó desde la banda derecha superando a la defensa por arriba y en una preciosa media volea encañonó a Manu García. Golazo. De diez.

De ahí al final, poco más que contar salvo los cánticos de unas gradas casi repletas que, eso sí, habían "regalado" algunos pitos al equipo justo cuando necesitaba lo contrario porque el marcador no acompañaba.

 - Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Rhyner, Fali, Espino (Nano Mesa, min. 66), Garrido (Javi Navarro, min. 46), Bodiger (José Mari, min. 77), Salvi, Perea, Álex Fernández y Caye Quintana.
- SD Ponferradina: Manu García, Son, Ríos Reina, Trigueros, Franco Russo (Asier Benito, min. 84), Sielva, Nacho Gil (Luis Valcarce, min. 69), Isi, Pablo Valcarce, Yuti (Saúl Crespo, min. 59) y Kaxe.
- Goles: 0-1: Trigueros (min. 43), 1-1: Javi Navarro (min.55), 2-1: Perea (min. 75) y 3-1: Nano Mesa (min. 86)
- Árbitro: Santiago Sacristán (Comité madrileño). Expulsó por roja directa a Ríos Reina (min. 16). Amonestó con cartulinas amarillas a Valcarce (min.53), Bodiger (min. 66), Trigueros (min. 79)
- Incidencias: 15.009 espectadores en el estadio Ramón de Carranza.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La pegada del Sevilla se impone al Espanyol
chevron_right
El Betis es fiel a su historia y empieza sufriendo