Actualizado: 19:30 CET
Domingo, 08/12/2019

Deportes

El expresidente de la UEFA Michel Platini, puesto en libertad

Permaneció durante 15 horas detenido para ser interrogado por un caso de presunta corrupción en la atribución a Catar del Mundial de 2022

  • Platini.

El expresidente de la UEFA y antigua estrella del fútbol francés Michel Platini permaneció durante 15 horas detenido para ser interrogado por un caso de presunta corrupción en la atribución a Catar del Mundial de 2022.

La Fiscalía Nacional Financiera trata de determinar si el ex número 10 de la selección francesa y de la Juventus de Turín participó de forma irregular en la compra de votos para que el país del Golfo Pérsico fuera designado sede de esa competición.

Platini, que en tres días cumplirá 64 años, llegó a los locales de la Brigada Anticorrupción, en la localidad de Nanterre, a las afueras de París, sobre las 9:30 horas (7:30 horas GMT) y fue puesto en libertad después de las 00:30 horas (22.30 horas GMT), momento en el que abandonó el lugar acompañado de su abogado William Bourdon.


El hombre que dirigió la UEFA entre 2007 y 2015 se encuentra apartado del mundo del fútbol desde hace casi cuatro años, sancionado por las instancias de la FIFA por el cobro irregular de 1,8 millones de euros.

La detención de Platini se produce a pocos meses de que en octubre próximo expire la sanción y pueda volver a ocupar funciones relacionadas con el fútbol.

El exfutbolista participó el 23 de noviembre de 2010 en una comida organizada en el Palacio del Elíseo por el entonces presidente de Francia Nicolas Sarkozy junto con el emir de Catar Hamad Ben Khalifa Al-Thani.

Los investigadores sospechan que en aquel encuentro se pudo cerrar el apoyo de Platini a la candidatura del emirato del Golfo, al igual que otras decisiones, como el lanzamiento de un canal de deportes, BeIn Sports, o la compra por el fondo soberano catarí del París Saint-Germain.

A aquel encuentro también asistieron, según la Fiscalía, el entonces secretario general del Elíseo y mano derecha de Sarkozy, Claude Guéant, y la asesora en asuntos deportivos del presidente Sophie Dion.

Ambos también fueron interrogados por los investigadores a lo largo de la jornada.

Los abogados de Platini trataron de restar importancia a esta detención, que calificaron de "técnica".

Según ellos, el expresidente de la UEFA ya había prestado testimonio, en comparecencia libre, el año pasado; pero los investigadores han querido aclarar algunos puntos y le han detenido para evitar que concertara su versión con los otros interrogados.

Agregaron que Platini está respondiendo a las preguntas y ofreciendo "explicaciones útiles", no sólo de la atribución del Mundial de 2022, también de la Eurocopa de 2016 que organizó Francia.

Según los letrados, el exfutbolista afirma que "no tiene nada que reprocharse" y dice ser "ajeno a unos hechos que le superan", además de mostrar su confianza.

Platini nunca ha negado que apoyó a Catar en la atribución de aquel Mundial, en contra de la opinión del entonces presidente de la FIFA, Sepp Blatter, que apostaba por Estados Unidos.

De hecho, se considera ese momento como el punto álgido de las diferencias entre ambos, que acabaron con importantes críticas a través de los medios y llevaron a Platini a no apoyar en 2015 al suizo en su elección para un nuevo mandato.

Cuando los casos de corrupción hicieron caer a Blatter, Platini se lanzó a la presidencia de la FIFA, pero en ese momento aparecieron acusaciones de corrupción contra él, como el cobro de los 1,8 millones de euros, una información que el entorno del exfubolista francés considera que solo el suizo pudo filtrar.

Durante años, Platini y Blatter colaboraron de forma estrecha y el francés se convirtió en asesor del suizo cuando éste accedió a la presidencia de la FIFA en sustitución del brasileño Joao Havelange en 1997. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Dos heridos graves durante la accidentada celebración de los Raptors
chevron_right
Recio desmiente en un comunicado su relación con la 'Operación Oikos'