HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:27 CET
Lunes, 12/11/2018

De ciudad.es

Paisaje con turistas

Dicen los teóricos del paisaje que,al principio, solo existía el territorio. Que cielo y tierra existen sin más,  hasta que una mente inquieta empieza a mirar

Estos días, expertos de muy distinto origen y profesión se reúnen en Torremolinos para reflexionar sobre nuestra tierra, sobre nuestra tierra y su paisaje. Tierra y Mar era lo único que había cuando a principio de los años 60 llegaron los primeros pioneros de algo que después se llamo turismo.

                             

Eran turistas, pero ellos no lo sabían. A su manera colonizaron unatierra que hasta entonces era una suma de pequeñas huertas con molinos y unas playas que no eran sinovertederos de trastos de todos y aparcamiento de pequeñas barcas de pesca.

 

En algunas exposiciones que guardan fotos de aquellos años, muebles y cosas, se puede contemplar el fenómeno de aquella transformación, ocurrida por gazpachode gente muy distinta metidaen una misma cala con caserío.De gente insatisfechaque viaja ansiosa de novedad y tambien de gente que simplemente sale por salir y decide ir a Torremolinos.

 

Tierra y gente, entraron en una dinámica de cambio, que no ha parado en 50 años. Por más que estudiemos el fenómeno, nunca conseguimos ponernos delante para dirigirlo o encauzarlo. Nos arrolla en su proceso y, congreso a congreso, no podemos hacer otra cosa que constatar, el continuo cambio, de nuestra costa, nuestras ciudadesy nuestra tierra.

 

Dicen los teóricos del paisaje que,al principio, solo existía el territorio. Que cielo y tierra existen sin más,  hasta que una mente inquieta empieza a mirar. Desde esa mirada "atenta", surge el paisaje.  Algo que nace en la retina del que mira y luego lo cuenta, pinta o escribe. Así dicen que para poder ver paisaje hay que estar "motivado". Aunque pueda sonar incorrecto, no es difícil de entender.  Pues los ojos de un recién nacidose abren a una explosión de luz y son incapaces de distinguir figuras... hasta que son conducidos, poco a poco, por la penumbra..., por el color..., por la sonrisa,... Hasta que son educados... en la mirada.

 

Gentes muy distintas fueron viniendo; ocuparon Torremolinos primero y después toda la tierra que mira al mar. Sobre un paisaje idílico, deuna costa virgen que entonces nadie veía, la colonización de los primeros turistas generó un paisaje nuevo.Desde el maremagnum de hoteles y playas, apartamentos y autovías, surgióel paisaje de los turistas. La mezcolanza de terraza y montaña, toldo y arena,hoy domina de Manilva a Nerja.Sobre el habitat opera una nueva dimensión que hay que estudiar,pulir y cuidar:la dimensión turista; pues, mal o bien conducida, destruye o construyenuestro paisaje, que es refugio de nuestraidentidad.

 

www.angelperezmora.com

COMENTARIOS

chevron_left
Andar entre calles
chevron_right
Málaga: Vivirla para contarla