Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 19/04/2021

Curioso Empedernido

Espacios seguros

Hay lugares y tiempos en los que todos son ventajas, vemos cómo evitar las multitudes de la pandemia y como minimizar el estrés y nuestro estado de ánimo

Publicado: 30/12/2020 ·
13:02
· Actualizado: 30/12/2020 · 13:02
  • Juan Antonio Palacios.
Autor

Juan Antonio Palacios

Juan Antonio Palacios es observador de la conducta humana, analista de la realidad y creador de personajes literarios

Curioso Empedernido

Curioso empedernido. Curioso de las tres pes, por psicología, la política y el periodismo, y alérgico a las fronteras y murallas

VISITAR BLOG

Una de las frases más utilizadas en las polémicas declaraciones de estos días de nuestros políticos, es que vivimos en espacios seguros. La calle es segura, el cole es seguro, nuestras casas son seguras. Resultan ciertos, infalibles e indudables, lo que nos parece fijos, claros y fiables. Patentes, innegables e inequívocos son los lugares que nos venden desde niños hasta ancianos. ¿Será verdad?

Creo que  qué el mejor combate para vencer al  Covid 19, es el amor, que hace que  las criticas nos parezcan nimias y superables, al lado de todas las dificultades o el verlo todo negro, donde deberíamos descubrir todos los colores sobre el blanco pase lo que pase.

Los espacios seguros son capaces de convertir cualquier situación dramática en cómicas y festivas, tener una salud de hierro, saber rodearnos de la familia y de los buenos amigos y tener la visión en cada momento de evitar a la gente tóxica.

Nos atrevemos a reforzar cada minuto las claves para sustentar la relación de pareja con la persona que queremos, y eso nos hace sentirnos en un espacio seguro. Debemos superar cualquier intento de ser rehenes de la monotonía o la rutina.

Hay lugares y tiempos en los que todos son ventajas, vemos cómo evitar las multitudes de la pandemia y como minimizar el estrés y nuestro estado de ánimo, cómo mantener la cautela ante los conflictos y disturbios, mirar más hacia arriba que encerrarnos en estar pendientes de estar abajo, ser capaces de aclamar y no quedarnos con las manos paralizadas.

Saber estar seguros en lo fácil que resulta el éxito del fracaso y en lo difícil que es superar la decepción del triunfo, entre lo corriente y lo impactante, lo espectacular y lo normal. Para sentirnos protegidos y sólidos debemos tener los ojos bien abiertos.

Cuando hacemos recuento de lo que hemos vivido y lo que nos queda por contar y cantar, nos sentimos seguros, porque nos da la impresión de ser dueños de nuestro tiempo y sabemos quién está con nosotros y nos apoya y quienes son nuestros enemigos  y están pendientes de hacernos la puñeta  y no de disfrutar juntos.

Somos capaces de distinguir lo trascendental de lo anecdótico, de meternos en lo más profundo de lo poético, o de la belleza de la descripción narrativa, de las funciones y las fusiones, de las pistas y las postas, de las puertas y los portales.

Así las estructuraciones y las reestructuraciones, se mueven entre los anuncios y las profecías, lo creciente y lo decreciente, lo seguro del realismo, las dudas de la sabiduría,la autenticidad de lo ficticio y el ahora que es el después o el presente que es el futuro.

Entre temores y responsabilidades nos sentimos protegidos o arriesgados, con datos ciertos y seguros o discrepantes, en busca de segundas oportunidades entre buenos y malos sueños, dirigiendo la orquesta o tocando un instrumento.

En todo este maremágnum de la situación actual hay sugerencias, decisiones y consejos para todos los gustos, desde la Alcaldesa de Llera Ana Torres Márquez, en la provincia de Badajoz, que ha pedido a sus vecinos que no tengan contacto con “nadie” y que salgan de casa “lo menos posible” con el fin de frenar la expansión del coronavirus hasta la Ministra de Educación Isabel Celaá que anima a ir con confianza al Colegio: que” Es el lugar más seguro”.
 


 

COMENTARIOS