Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 11/08/2022  

Conil

AxSí pide la dimisión de la edil de Urbanismo por la gestión de las viviendas irregulares

Los andalucistas lamentan "la caducidad de la evaluación ambiental estratégica que precedía a la revisión parcial del PGOU en abril de este año"

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • El problema de la vivienda irregular "es el principal problema de Conil".

El  Grupo Municipal Andalucista de Conil ha solicitado en la tarde de este lunes la dimisión de la concejala de Urbanismo, María del Carmen García Caro, al considerar de “una grave irresponsabilidad e incompetencia su gestión”.

Para AxSí “es un hecho constatado por todos los vecinos de Conil lo exasperante que puede resultar emprender cualquier trámite con la Oficina de Urbanismo de nuestra localidad”.

Desde “una simple petición de licencia, pasando por una tramitación de un AFO o cualquier expediente de mayor envergadura que tenga que salir de estas oficinas. Achaques como falta de personal, la pandemia, la falta de recursos económicos o responsabilidades a personas que ya no están hacen caótico el funcionamiento de la misma”.

En  este sentido, “la legislatura 2019-2023 pasará a la historia por la pandemia que hemos sufrido y por la grave inactividad del equipo de Gobierno de IU que mientras que el sector de la construcción ha estado a pleno rendimiento, se ha escondido en sus despachos y no ha sabido gestionar y planificar las obras y los arreglos que prometió realizar”.

Pero “lo más grave de todo es la incapacidad para aportar solución a la principal problemática de la vivienda irregular en Conil. Primero por no ampliar el parque de vivienda acorde a las necesidades del pueblo y segundo y más grave por no estar a la altura en dar herramientas a los vecinos que se encuentran en una situación desesperada ante la demolición de sus hogares”.

Un tema “tema tabú, ante el que sólo han sabido excusarse y victimizarse, cuando son los máximos responsables. Las posibles soluciones puestas encima de la mesa han sido los AFOS, paralizados en muchos casos porque aún no se han concedido las escrituras a los colonos del diseminado y la revisión del Plan general para ampliar las zonas urbanas y dar solución a algunos afectados”.

Esta última cuestión “se puso sobre la mesa el tres de Septiembre de 2019 a la cual le debía acompañar la evaluación ambiental estratégica que precedería la redacción de este avance de planeamiento que se ha contratado con una empresa externa el 9 de Junio de 2022, 33 meses después de que el Pleno lo aprobase. Lo más grave del transcurso de esta temporalidad es haber tenido conocimiento de la caducidad de la evaluación ambiental estratégica que precedía a la revision parcial del PGOU en abril de este año, pero más grave y doloroso aún es conocer cómo una familia de nuestro municipio a la que el juez dio un plazo de 24 meses para evitar el derribo de su vivienda es afectada por esta caducidad”.

Para los andalucistas se demuestra “el nulo interés a solucionar tan grave problemática, por lo que exigimos la inmediata dimisión de la señora concejala de Urbanismo que ha demostrado durante toda la legislatura su incapacidad e ineptitud ante la solución de estos problemas”.

“Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso”, añade el Grupo Andalucista, para quien “el pueblo de Conil no merece la deslealtad y el engaño al que lleva sometido más de 27 años. Gestionando con opacidad y arbitrariedad la mayor parte de los proyectos. Son muchos los ejemplos que podríamos destacar desde la no finalización de la Ronda Norte, perjudicando al tráfico en una arteria principal de forma peligrosa, la falta de coordinación y control en las obras municipales que han hecho y siguen haciendo daño a muchos negocios y vecinos, proyectos impositivos como el Granero o la arteria verde que no tienen en cuenta lo que quiere el pueblo, la gestión y creación de zonas de aparcamiento, los problemas de accesibilidad en nuestra localidad”.

No nos valen las excusas, el Pleno del Ayuntamiento dio carta blanca al equipo de Gobierno para que solucionara la problemática que ellos mismos habían creado; sin embargo, han pasado tres años desde que la concejala y el alcalde asumieran sus cargos y su compromiso por solucionar esta problemática. La primera debería dimitir por dignidad y por no haber estado ni mucho menos a la altura de las circunstancias; y el segundo como responsable máximo debería cumplir con sus funciones y exigir al responsable de cada área mayor rigurosidad y compromiso con su cargo”, concluye.   

TE RECOMENDAMOS