HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 17:09 CET
Viernes, 20/04/2018

Con Y griega

El peligroso ninguneo ante el 4D

La celebración del 4D parece molestar porque viene a recordar de lo que somos capaces los andaluces cuando se les intenta ningunear

Resulta que, como dicen por ahí, los socialistas andaluces han perdido peso en el debate nacional a raíz de la derrota de Susana Díaz en la pasadas primarias del PSOE. Para colmo ,el paso dado hacia un lado de la presidenta de la Junta ha abonado aún más la tesis que viene a señalar el declive de su figura política. Frente a una dirigente propicia a frecuentar foros capitalinos y a figurar en grandes medios informativos nacionales, nos encontramos ahora, en cambio, ante una persona centrada en sus temas más cercanos, vinculados a la gestión de sus responsabilidades como jefa del gobierno andaluz. Una retirada, en fin, obligada por las circunstancias.

Puede pensarse que su fracaso le obliga a ello, esto es, a penar por ahí su fallido plan para hacerse con la secretaría general de los socialistas españoles. Así que, siguiendo esa lógica, nos encontraríamos ante el resultado de un fiasco que, a lo que se ve,  le debe relegar al ostracismo como ocurre siempre con los perdedores. Aunque puede ocurrir, también, que estemos, ante el enésimo capítulo de la eterna disensión interna tan propia de los socialistas . En ese caso no hay que sorprenderse del espectáculo que estamos contemplando, una especie de guerra más que fría existente entre Díaz y Pedro Sánchez. Prácticamente, no se cruzan palabra alguna, se ignoran mutuamente y, si se puede, hasta se relega a quien haga falta dando un mayor protagonismo a otros con un evidente menor peso específico.

Sólo alcanzan a lanzarse mensajes en clave a través de la prensa,cuando no a propinarse algún pellizco de monja que otro con sus respectivos espontáneos y portavoces, ávidos de entrar en juego. De momento, así está la cosa. Claro que podría pensarse que lo sucedido no deja de ser más de lo mismo que se ha vivido en dicha familia desde que existen. Es decir, todo sería una historieta de pendencias a la que ya estamos acostumbrados.Pero, como se sabe ,no es así. Y no lo es ya que por medio está el mismísimo pueblo andaluz que asiste con una creciente inquietud ante la trascendencia de lo que se está dilucidando: una nueva arquitectura institucional con la que organizarnos territorialmente y, de forma más inmediata,  y un nuevo modelo de Financiación de las Autonomías.Y con poca o mucha sintonía, con escasa o nula capacidad de entendimiento mutuo, todos deben saber que nada se podrá hacer sin Andalucía.

La verdad es que resulta difícil, por no decir que temerario, llegar a tanta ignorancia. Menos mal que para eso está el 40 Aniversario del 4D , una efeméride redonda cuya celebración parece molestar y que ,sencillamente,viene en recordar de lo que somos capaces los andaluces cuando se les intenta ningunear. Por la cuenta que les trae a unos y otros, y a nuestra propia tierra, aplíquense el cuento.    

COMENTARIOS