HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:32 CET
Domingo, 17/11/2019

Cómete el mundo

Lera, sensible caza castellana

El restaurante situado en Castroverde de Campos es uno de los referentes en la cocina de producto española

  • Pichón de Tierra de Campo. Lera

La verdad es que hacía mucho tiempo que no iba a un restaurante tan recóndito. En la provincia de Zamora en un pueblo que según los datos del año 2018 solo cuenta con 303 habitantes, al final del mismo pueblo se encuentra esta maravillosa casa. Lera es la evolución del Mesón El Labrador, fundado en 1973 por la familia que hoy pone nombre al restaurante. Desde el año 2008, Luis Alberto Lera toma el testigo de su padre Cecilio en la dirección del restaurante para llevarlo a lo que es hoy, uno de los restaurantes donde más se disfruta de España.

Tras esta pequeña introducción diré que llevaba años queriendo visitar este restaurante, me coge bastante a desmano pero en esta ocasión aproveche un viaje a Galicia para hacerlo. En Lera todo fluye con normalidad, no se sienten esas ciertas ataduras que el protocolo trae consigo, en gran medida esto se debe a la naturalidad que Luis Alberto y Cecilio desprenden y que contagian a toda la casa.

Escabeches de codorniz y conejo. Lera

La cocina tiene un sello clásico, en el mejor de los sentidos, no en vano Luis Alberto Lera en su fase de aprendizaje ha pasado por casas como Zuberoa o Viridiana. Los pequeños toques internacionales conviven en una absoluta armonía con la tradición castellana.

El menú empieza con su revisada de sopa de ajo, simplemente con este aperitivo el viaje merece la pena. Los pases que le siguen mantienen un alto nivel hasta llegar al mejor escabeche que he probado, en este caso de codorniz y conejo de monte. Otro de sus grandes puntos fuertes es el guiso, uno se podría quedar a vivir en la olla de Luis Alberto y ojo lo dice alguien que el cuchareo no es la mayor de sus pasiones.

El menú degustación de nueve platos cotiza a 64 euros y el gran homenaje de trece platos a 92 euros, un precio ajustado para todo el trabajo que hay detrás del mismo. Casa en la que merece mucho la pena perderse y encontrarse, la calidad humana detrás del equipo que la compone es excepcional, Luis Alberto al mando, Cecilio de anfitrión y un equipo maravilloso que por cierto bien merecen la preciada estrella Michelin que aún no le han concedido.

COMENTARIOS

chevron_left
Los Marinos José, catedral del mar
chevron_right
Pedegrú, el producto y la experiencia