Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 21/10/2021

CinemaScope

Mario Camus, el adiós discreto de un cineasta clásico que deja obras maestras.

Las adaptaciones de "La colmena" y "Los santos inocentes", así como "Fortunata y Jacinta" para televisión, se encuentran entre lo mejor de su obra

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Mario Camus.

La noticia este sábado del fallecimiento de Mario Camus a los 86 años ha sorprendido al mundo del cine con el foco puesto en el Festival de San Sebastián y aunque muchos amigos y compañeros han lamentado su pérdida, su adiós se ha producido sin alharacas, discretamente, como sin duda él quería.

Poco dado a airear su vida personal, como ha recordado en declaraciones a Efe su amigo José Sacristán, su despedida se producirá en la más estricta intimidad familiar, sin funeral ni ningún otro acto en su Santander natal. Ni siquiera habrá una esquela.

Reservado, como buen cántabro, elegante y muy culto, Camus no estaba retirado de su profesión, pero sí apartado. En los últimos años se dedicaba a impartir charlas y conferencias y en 2015 publicó un libro de relatos, pero nunca abandonó su deseo de seguir filmando.

Su última película data de 2007, "El prado de las estrellas", y se ha ido sin lograr el sueño de adaptar al cine "Los amores tardíos", de Pío Baroja.

Pero deja un gran legado, con algunas obras maestras del cine español, y no solo español, como "Esa mujer" (1969), "La colmena" (1982), "Los santos inocentes" (1984) o "La casa de Bernarda Alba" (1987).

Sin olvidar "Fortunata y Jacinta" (1980), una serie que destacó en una época en la que la televisión se nutría principalmente de historias literarias que se adaptaban con un gran nivel y en la que despuntar era muy difícil.

Son títulos que ya están por derecho propio en la historia del cine y la televisión española, pero Camus no puso reparos a "remangarse", como recordaba hoy Sacristán. Y lo hizo "con una dignidad y con una alegría, sin un mal gesto".

Se refería el actor a las películas que realizó a mayor gloria de Raphael o Julio Iglesias. Y hasta historias de género, como un western, que a priori poco tenían que ver con sus intereses.

En cada uno de sus trabajos ponía el alma. Y como señalaba hoy Ana Belén -que trabajó con él en "Fortunata y Jacinta" y en "La colmena" (1982)- "la vida, a veces, te regala la suerte de conocer personas con las que el trabajo se convierte en algo extraordinario: Mario Camus ha sido una de ellas".

"Su magisterio e inteligencia quedará en los que le conocimos y quisimos", ha escrito la actriz en un mensaje difundido en Twitter y Facebook.

"Su cine, despertó conciencias. Fue uno de los más grandes cineastas que hemos tenido en nuestro país. Su obra quedará entre nosotros como un legado cultural imprescindible", ha señalado por su parte Silvia Marsó.

Y el escritor Fernando Sánchez Dragó ha recordado que los dos fueron alumnos de la inolvidable Escuela de Experiencias e Investigaciones Cinematográficas. "¿Te has llevado la cámara, Mario? Saluda a la Milana".

Justamente la Milana fue hoy el nombre más repetido en las redes en relación con la muerte de Camus. Esa Milana bonita que cuidaba el gran Paco Rabal, o mejor dicho el niño grande Azarías, uno de los personajes más recordados de la historia de la literatura y el cine españoles.

Tanto que en la España de hoy, en la que las redes están llenas de admiraciones efímeras, la muerte de Camus, con lo mejor de su obra casi olvidada por la mayoría, ha sido tendencia en Twitter.

Y ha servido para que muchos ciudadanos anónimos recomendaran volver a ver esa joya del cine, una película que aguantó casi un año y medio en cartel y batió récords de recaudación -casi 500 millones de pesetas de la época-.

El Festival de Cannes reconoció el valor de "Los santos inocentes" con una mención especial y con el premio a mejor actor ex aequo para Rabal y Alfredo Landa (Paco, el Bajo) y, de rebote, premió la literatura castellana de Miguel Delibes.

Como recordaban hoy algunos, ya se han ido Rabal, Landa, Delibes, Terele Pávez (Régula) y ahora Camus. Va desapareciendo una generación de artistas que sentaron las bases para que hoy en día disfrutemos de un cine y televisión de alto nivel.

Premio Goya de Honor en 2011, Camus es autor de películas que ya son clásicos del cine español, como apuntaba la Academia de Cine. Y con su muerte "se va un trozo de lo mejor de nuestro cine", en palabras de Juan Diego Botto.

La Milana bonita le estará esperando en el cielo, como señalaba una admiradora del realizador santanderino, pero en la tierra "la cultura está de luto", afirmaba Antonio Banderas en su perfil, mientras José Sacristán, emocionado, aseguraba que, como decía su abuela Nati, Camus era "de los que entran pocos en el kilo". 

COMENTARIOS