Actualizado: 13:21 CET
Jueves, 27/02/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

CinemaScope

'Te quiero, imbécil' muestra el amor en tiempos de Tinder

Quim Gutiérrez protagoniza 'Te quiero, imbécil', una comedia sobre "lo auténtico" del amor en una época donde son habituales las aplicaciones para ligar

Cargando el reproductor....

El actor Quim Gutiérrez protagoniza junto a Natalia Tena 'Te quiero, imbécil', una comedia romántica de Laura Mañá ambientada en tiempos de Tinder -y otras aplicaciones para ligar- que bebe de la influencia de filmes como 'Once' o '500 días juntos' y muestra cómo "lo auténtico" de cada persona y ser uno mismo "es lo que realmente funciona" en el amor.

Así lo ha expresado Gutiérrez en una entrevista con Europa Press con motivo del estreno de este filme, que llegará a las salas españolas el próximo 24 de enero y en el que el actor interpreta a Marcos, un joven "al que la vida le ha dado una hostia" quitándole su novia y su trabajo y que ahora tiene que ser "un hombre del siglo XXI", refugiándose en las aplicaciones para ligar y los cambios de look, para superar esta situación.

"Marcos te lleva por un tour ridículo sobre los hábitos y costumbres de lo que él piensa que es el hombre del siglo XXI y que es una ruta de chorrada tras chorrada, pero también la aparición de una mujer auténtica que le da la pista de que al final ser un mismo es lo que funciona", ha subrayado.

Así, Marcos y Raquel, el personaje de Natalia Tena, plantean una relación "poco convencional" en la que los roles de hombre y de mujer se intercambian con más facilidad que en otras comedias románticas.

En este sentido, Tena ha matizado que, afortunadamente, los roles de la mujer en el cine están cambiando "poco a poco" y ya no hay tantos personajes femeninos pasivos y sexualizados porque, a su juicio, la gente se está dando cuenta de que tiene que haber más historias de mujeres protagonistas "que no hablen todo el tiempo de los hombres".

La actriz, que ha participado en 'Harry Potter' como Nymphadora Tonks o en 'Juego de Tronos' en el papel de la salvaje Osha, ha resaltado que un "gran ejemplo" de este cambio son series como 'Fleabag' o 'Juego de Tronos', en la que apunta que los personajes de las mujeres son "3D" y "complejos".

Sin embargo, todavía ve "mucho machismo" en el mundo del cine, especialmente en los póster promocionales de las películas "en los que se ve una tía joven y guapa y muchos tíos normales de mediana edad", y ha lamentado que aún haya gente que valora a las mujeres por su apariencia "y de una manera muy distinta a los hombres".

Por su parte, la directora del filme, Laura Mañá, coincide con Tena en que los papeles femeninos están evolucionando y pone como ejemplo al personaje de Raquel, "una mujer libre, genuina y muy espontánea" que no es "la pequeña princesita que tiene que gustar a los hombres", sino una "bestia".

"Yo creo que en la peli se recoge muy bien coómo han evolucionado y cómo han cambiado los hombres y las mujeres en el cine. Hoy en día, los hombres se depilan y las mujeres dejan de hacerlo, que haya libertad, que cada uno haga lo que quiera", ha apostillado.

INTERNET, MEJOR PARA LIGAR QUE "LA BARRA DE UN GARITO"

Ambos actores, que ya trabajaron juntos rodando un anuncio para Estrella Damm bajo las órdenes de Alejandro Amenábar en 2015, coinciden en que las aplicaciones para ligar ofrecen "más ventajas" que "el final de una barra de un garito a las seis de la mañana", aunque han reconocido que ellos se mantienen "tradicionales".

"Si lo piensas estadísticamente es mucho más fácil encontrar una persona con la que tengas afinidad habiendo visto previamente sus gustos, sus fotos y las cosas que hace. Antes salir a ligar antes y acertar era complicado, pero ahora es mucho más fácil", matiza Gutiérrez.

Para Tena, el mundo de las citas online abre muchas puertas a aquellas personas que trabajan y que no tienen tiempo para conocer gente y tener una cita tradicional. "Ahora es mucho más fácil porque abres el potencial del amante", bromea.

Tanto Tena como Gutiérrez no ven las redes sociales como una amenaza para las relaciones personales, aunque admiten que "se pierde algo" porque "tener relaciones a distancia no es lo mismo". Para la actriz británica las redes "son maravillosas" porque le permiten hablar con la familia y los amigos que están lejos; mientras que el catalán opina que son "un potenciador de los rasgos humanos buenos y malos".

En esta línea, el actor cree que es cada persona la que debe decidir qué quiere potenciar y si quiere entrar cuando quiera o estar "permanentemente expuesto", al tiempo que ha subrayado que las redes han propiciado que a la humanidad se le caiga la venda y se de cuenta "de todos los imbéciles que hay". "Nos sorprendemos diciendo que el mundo está cambiando y no, el mundo ya era así, solo que, por suerte, no teníamos por qué escuchar toda esa basura", bromea.

Mañá coincide con Gutiérrez en este aspecto y añade que se debe tener "mucho cuidado" con lo que nos gusta de las redes y con lo que no, especialmente las generaciones más jóvenes, porque, en su opinión, es "muy fácil perderse". A pesar de que no cree que las redes sociales empeoren las relaciones amorosas, confiesa que las citas tradicionales "te dan el olor, la mirada y otra información que un teléfono no te da".

"LAS MUJERES TENEMOS QUE CREER QUE SOMOS CAPACES"

Por otra parte, la cineasta, fundadora de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales, cree que "aún queda un largo camino por recorrer" para que la igualdad llegue al mundo del cine y ha destacado la importancia de fomentar que las jóvenes que estudian cine se crean que son capaces de llegar.

Así, subraya que, a pesar de que ya hay muchas más directoras, hay terrenos y puestos de dirección que "se tienen que conquistar", como la dirección de fotografía o la composición de bandas sonoras, dos tareas que siempre han quedado relegadas a los hombres.

Gutiérrez asegura que, en su opinión, el hecho de que los smartphones ocupen tanto espacio en las vidas de las personas es algo "que va a ir para atrás otra vez", cosa que agradece "muchísimo", porque "empieza a haber un hartazgo", especialmente en las personas que se dedican a las nuevas tecnologías.

"Esto es como las tendencias de moda. La gente que vive antes las nuevas tendencias, las agota y cuando el público se pone pitillos, ellos ya están con los pantalones anchos", ha puntualizado.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
'Jojo Rabbit' y la cinta de terror 'Malasaña 32' llegan a los cines
chevron_right
Fallece el Monty Python Terry Jones a los 77 años por demencia