Actualizado: 15:32 CET
Jueves, 27/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Chiclana

La marquesa viuda de Bertemati se suma la Galería de Personalidades

El cuadro es obra del chiclanero José Luis Díaz de la Torre, autor de todas las obras que ocupan este espacio en el atrio del Ayuntamiento.

Cargando el reproductor....

Francisca Misa Busheroy, la marquesa viuda de Bertemati, ya ocupa un sitio de honor en la Galería de Personalidades Ilustres del Ayuntamiento. Su retrato, al que igual que el del resto de personajes de este espacio, es obra de José Luis Díaz de la Torre, licenciado en Bellas Artes. Con motivo de la colocación de este cuadro, el alcalde de Chiclana, José María Román, ha señalado que “hace años comenzamos con la idea de tener una galería de personajes ilustres, pero al principio todos eran hombres. Por ello, empezamos a trabajar para que mujeres que habían aportado muchísimo a Chiclana también tuvieran su espacio, apareciendo Carmen Picazo, Victoria Baro o Frasquita Larrea”. “Y cuando José Luis Aragón Panés me pasó su libro sobre Campano, me llamó la atención la figura de la marquesa, por lo que decidimos hacerle este reconocimiento”, ha recalcado.

“Yo no fui alumno de Campano, pero tengo muchísimos amigos que sí lo fueron. Pero no cabe duda de que la colonia de Campano fue un experimento de una fuerza inmensa. Y la cesión a los salesianos, sumada a la construcción de la escuela agrícola de Campano, supuso un impulso más para esta colonia”, ha expresado José María Román, quien ha añadido que “hay muchas maneras de aportar por parte de la marquesa, reivindicando un espacio feminista”. “En definitiva, hoy se hace justicia a la señora marquesa y a Campano, con el que seguimos trabajando de cara al futuro, gracias a los cursos de formación sobre el sector del metal y la empresa auxiliar naval”, ha comentado el alcalde, quien ha agradecido a José Luis Aragón Panés y a José Luis Díaz de la Torre sus aportaciones en este reconocimiento.

Por su parte, el vicario del Consejo Inspectorial de Salesianos, Fernando Miranda, ha indicado que “hoy recordamos a alguien que no queremos se nos olvide, la marquesa de Bertemati, que ha quedado entre nosotros en forma de solidaridad, entrega, ayuda a quien más lo necesita y apuesta por la formación y la educación”. “Fueron acciones que nacieron del corazón de una persona creyente y convencida, que da su vida sin esperar nada a cambio”, ha recalcado Miranda, quien ha felicitado a José Luis Díaz de la Torre por la ejecución del cuadro y ha agradecido al alcalde “por su compromiso de dejar aquí el retrato de Doña Francisca y que su vida quede en el recuerdo”.

Francisca Misa Busheroy

La marquesa viuda de Bertemati, dama benefactora de la ciudad, e Hija Adoptiva y Predilecta, de Chiclana y de la provincia de Cádiz, nació en Londres el 28 de enero de 1852, de padre español y madre británica. Contrajo matrimonio en la misma ciudad con Manuel José de Bertemati y Pareja, el 13 de agosto de 1874.

Sus primeros años de matrimonio los vivieron en Jerez. En 1908 se trasladaron a su Colonia Vitícola de Campano, a excepción de los años que compaginaron con su residencia en Lausana. En la ciudad suiza murió su marido, el marqués de Bertemati, en agosto de 1935. Desde entonces  Francisca Misa vivió en Campano, salvo algún viaje a Londres para visitar a su familia.


Aunque de nacimiento y cultura británica, siempre sintió predilección por la gente sencilla de nuestra tierra. Tanto su marido como ella fueron benefactores de causas sociales en la provincia, sobre todo en Jerez. Ella creó en dicha ciudad el entonces llamado Asilo de la Infancia (la Santa Infancia de Jerez) de la que ella fue presidenta. Mientras, en Campano, otorgaba a cuantos se acercaban solicitando de sus favores la ayuda necesaria para resolver sus problemas, donativos silenciosos, sin llamar la atención, pero que todos cuanto la conocían sabían de ellos.

Tanto ella como el marqués, ambos cristianos convencidos de la doctrina de justicia social de la Iglesia propugnada por el Papa León XIII, dieron muestras de su solidaridad y magnanimidad para con los más necesitados, a lo largo de sus vidas.

Una vez fallecido su marido, la marquesa continuó son dicha labor benefactora concluyendo su obra con la donación de la Colonia Vitícola de Campano, en 1937, a la Congregación Salesiana. Pero su compromiso fue más allá, cuando de su propio capital, inició a la edad de noventa años, la construcción del colegio, la Escuela Agrícola Salesiana, una gran obra educativa, religiosa y cultural de la que muchos chiclaneros y chiclaneras se han beneficiado, al margen de muchísimos otros de diversos lugares de Andalucía. Porque fueron los chiclaneros los primeros en obtener las becas de la marquesa para poder estudiar en aquella incipiente escuela.

“No es obra mía. No hago más que cumplir las disposiciones de mi difunto marido”. Esta fue la respuesta que dio cuando le preguntaron por el interés de fundar una escuela práctica de Agricultura.

En septiembre de 1950 la Corporación municipal, por unanimidad, le otorgó los títulos de Hija Adoptiva y Predilecta “por haber sido aquí, en Chiclana, donde con mayor prodigalidad se ha mostrado (…) pudiéndose afirmar sin eufemismos que ha vivido todas las vicisitudes de nuestro querido pueblo, como una chiclanera más”.

En 1951, recibió del Gobierno de la nación la Gran Cruz de Beneficencia con distintivo blanco. En 1952 también recibió el título de Hija Predilecta de la provincia otorgado por la Diputación Provincial de Cádiz.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Los usuarios de Brake ya disponen de un nuevo servicio de wifi gratis
chevron_right
La cadena hotelera Hipotels presenta su nueva imagen corporativa