Quantcast
El tiempo en: Andalucía
17/10/2021

Chiclana

Detenido un joven por un delito de desobediencia grave

Un agente le estaba redactando un boletín por beber en la vía pública cuando intentó quitárselo y huir, mientras que el resto de sus acompañantes se abalanzaron sobre los policías.

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La Policía Local de Chiclana ha procedido durante el pasado fin de semana ha detener a cinco personas por conducir bajo los efectos del alcohol, desobediencia grave a la autoridad y robo con fuerza, respectivamente.

El primero de los sucesos ocurrido durante la madrugada del sábado, cuando agentes de la Policía Local detuvieron a un joven en La Barrosa por consumir bebidas alcohólicas en la vía pública. En concreto, los efectivos policiales se encontraban realizando un servicio de vigilancia por la zona de La Barrosa y observaron cómo a la altura del centro comercial Miramar estaban unos jóvenes consumiendo bebidas en la vía pública, por lo que se dirigieron al grupo para su identificación. En ese instante, uno de ellos de forma desafiante se negó a facilitar su identidad, aunque finalmente fue convencido por sus acompañantes. No obstante, cuando uno de los agentes estaba cumplimentando el boletín de denuncia por el hecho antes descrito, el citado joven se acercó al efectivo policial y le quitó el documento de la mano, a la vez que lo empujó tratando de huir, momento en el que el resto de acompañantes se abalanzaron sobre los agentes. Los policías se vieron obligados a controlar a los jóvenes para realizar la intervención. Una vez identificados, se procedió a la detención de A. J. C. G., de 18 años, como responsable de un presunto delito de desobediencia grave, siendo también denunciado administrativamente por consumo de bebida en la vía pública. Al detenido le constan antecedentes por una falta de lesiones.

Asimismo, en la tarde del domingo, una patrulla de la Policía Local que realizaba un servicio por la calle Fierro observó sobre el acerado varios objetos antiguos que, de manera extraña, se encontraban allí. Una vez detenido el vehículo municipal,  los agentes escucharon voces que procedían del interior de una vivienda abandonada, cuya puerta se  hallaba semiabierta. Tras identificarse como policías, ordenaron a las personas que estaban en el interior salir a la calle, tratándose de tres menores de edad, los cuales, al ser preguntados, no supieron explicar la razón de su permanencia en el interior de la casa. Una vez identificados, se procedió a informarles verbalmente de su detención como responsables de un presunto delito de robo con fuerza.  De este hecho se dio conocimiento a los padres y  a la Fiscalía de Menores de Cádiz. El domicilio colindante también había sido forzado.

Por último, el lunes sobre las 04,00 horas, durante un control preventivo de alcoholemia y documentación llevado a cabo en uno de los accesos a la ciudad, agentes de la Policía Local dieron el alto de forma aleatoria a un vehículo. Puestos al habla con su conductor para informarle de los motivos del control, observaron que presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, por lo que una vez informado de los derechos y obligaciones que le asistían, fue sometido al test de alcoholemia. Éste arrojó un resultado positivo y en vista de lo anterior, se procedió a la detención de A. M. F., de 40 años, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

 

COMENTARIOS