Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 05/07/2022  

Chiclana

Detenidas cuatro personas por conducir bajo los efectos del alcohol

A uno de ellos se le imputa además un delito de desobediencia, dado que quitó manualmente el cepo que los agentes colocaron a su vehículo.

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La Policía Local de Chiclana ha detenido durante el fin de semanas que conducían bajo los efectos del alcohol, según el oportuno test que se les efectuó. A varios de ellos se les imputa, además, delitos de desobediencia a agentes del autoridad o procedimientos administrativos por carecer de permiso de conducción o del seguro obligatorio.

El primero de los sucesos ocurrió sobre las 22,00 horas del pasado sábado, cuando se recibió un llamada en la Jefatura de la Policía Local alertando de que un vehículo había golpeado a otro en los estacionamientos de una conocida venta de la localidad. Al parecer, el conducto se había marchado del lugar sin pararse, a gran velocidad y con las luces apagadas, por lo que se dio aviso vía radio a las patrullas para su localización.

Paralelamente a lo anterior, otra llamada avisaba de un individuo ebrio molestando a los clientes y golpeando los cristales de un pub situado en el litoral de la ciudad. Personados los agentes, y con la descripción facilitada por el requirente, el individuo fue localizado por las inmediaciones junto a un vehículo, reconociendo ser su conductor, siendo además este coche el que había golpeado a otro y se había dado a la fuga. Cuando procedían a su identificación, observaron en él claros síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, por lo que se dio aviso al grupo de atestados de esta Policía Local, para la realización de las correspondientes pruebas de detección alcohólica, las cuales dieron resultado positivo.

Debido a lo anterior, como medida cautelar y al objeto de evitar que dicha persona pudiera conducir el turismo, se le informó que se iba a inmovilizar el vehículo mediante la colocación de un cepo mecánico,. En ese momento, el sujeto adoptó una aptitud desafiante y de falta de respecto hacia los agentes. Más tarde sobre las 01,30 horas, los policías realizaron una patrulla por la zona donde quedó inmovilizado el vehículo. El mismo no se encontraba en el lugar y en la calzada había unos arañazos recientes de contacto de las piezas metálicas con el asfalto. Tras varias gestiones, se localizó al individuo, el cual negó los hechos, si bien el vehículo presentaba daños en el cubre ruedas y neumático delantero izquierdo, apareciendo el cepo con importantes desperfectos unos metros más adelante. Finalmente se procedió a la detención de F. J. V. V., de 25 años, vecino de Chiclana, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial, delito de daños y de desobediencia grave a agentes de la autoridad. El detenido casi quintuplicaba la tasa de alcohol permitida para conducir.

Poco después de la media noche, una patrulla de agentes que se encontraba realizando servicio de vigilancia de población por la carretera de La Barrosa a la altura del Centro Comercial Miramar, observó un vehículo que circulaba hacia la segunda pista a gran velocidad. La patrulla siguió a dicho vehículo y puestos al habla con su conductor, apreciaron en él claros síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, por lo que una vez informado, realizó el alcohotest, arrojando este un resultado positivo. Consultada la base de datos de la Dirección General de Tráfico, al conductor le constaba vigente una retirada cautelar judicial del permiso de conducir, por lo que fue informado verbalmente de su detención como responsable de dos presuntos delitos contra la seguridad vial. El detenido fue identificado como E. C. G., de 41 años, con domicilio en la ciudad.

Por su parte, el domingo, sobre las 20,00 horas, y también a través de aviso telefónico, se alertó a la Policía Local de una reyerta en un chiringuito situado en el poblado de Sancti Petri. Personados los agentes, observaron a varias personas discutiendo entre ellos, indicándoles una de las personas allí presentes que uno de los implicados se intentaba marchar de lugar conduciendo un turismo, por lo que los agentes se dirigieron hacia él y le dieron el alto. Cuando procedían a su identificación, observaron que presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, por lo que una vez informado de los derechos y obligaciones que le asisten, le realizaron las pruebas de detección alcohólica, dando positivo. En vista del resultado obtenido y de los síntomas que presentaba, se llevó a cabo la detención de F. J. R. R., de 37 años, vecino de Puerto Real, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

 

Además, poco antes de las 04,00 de la madrugada del lunes, cuando agentes de la Policía Local realizaban un servicio de patrulla por la Carretera de La Barrosa, se cruzaron con un vehículo que circulaba con las luces traseras apagadas, por lo que realizaron un cambio de sentido para interceptarlo. Durante el recorrido, vieron que circulaba a velocidad excesiva y realizando maniobras en zig-zag, por lo que los agentes procedieron a activar las luces prioritarias del vehículo para darle el alto. Éste hizo caso omiso y los agentes tuvieron incluso que ponerse en paralelo a él, consiguiendo finalmente que se detuviera. Puestos al habla con su conductor, observaron que pudiera encontrarse en estado ebrio, por lo que procedieron a la realización de las pruebas de alcoholemia, las cuales resultaron positivas. Además, al revisar la documentación personal, los agentes comprobaron que tenía el permiso de conducir intervenido judicialmente, por lo que se procedió a la detención de F. A. V., de 56 años, vecino de la ciudad, como responsable de dos presuntos delitos contra la seguridad vial. Asimismo, se le formularon sendas denuncias administrativas por carecer de seguro obligatorio y no haber pasado al inspección técnica ordinaria en el tiempo estipulado.

 

TE RECOMENDAMOS