Cartas a Nacho

Invisibles

Son ellos, los negros de Sevilla, los que hablan en este texto de más de doscientas páginas, de sus quehaceres diarios, sus preocupaciones y sus sueños...

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Publica Jesús Cosano en el sello editorial Aconcagua, dentro de la colección “Los invisibles”, el libro “Hechos y cosas de los negros de Sevilla”. Son ellos, los negros de Sevilla, los que hablan en este texto de más de doscientas páginas, de sus quehaceres diarios, sus preocupaciones y sus sueños y lo que hacían cuando no eran vigilados por sus dueños.

Es una mirada distinta, atrevida y nueva, dice Aconcagua. Una necesaria en estos convulsos tiempos de supuesta superioridad racial, creo yo. Cientos de años, los negros fueron conciudadanos nuestros. Los de la piel del demonio, como eran conocidos, llegaron por la vía de Portugal. La mayoría procedían de Guinea o Etiopía y nos servían de esclavos. Según “estadísticas” de la Iglesia, el 7% de la población sevillana era negra, es decir, uno de cada catorce. Y contrariamente a lo que pudiera parecer, tener un esclavo negro no era un lujo. Los comerciantes podían tener uno o dos a su cargo.

En el libro de Cosano, más de cien imágenes ilustran las narraciones del relato. Algunas realizadas expresamente para esta obra. Una exhaustiva documentación que nos permite transportarnos al siglo XVI y ver una ciudad con la mirada de los negros que, en el fondo, no ha cambiado mucho

Jesús Cosano Prieto lleva más de treinta años dedicado al estudio de la población negra en nuestra ciudad y es un reconocido creador, productor y gestor de la cultura. Sólo Cosano podía escribir un texto como el que ahora nace gracias a Ángel del Pozo, el editor de Aconcagua.

Ángel, por su parte, es un auténtico aventurero del mundo del libro en Sevilla. Bueno en Sevilla, en la provincia y en Andalucía diría yo. Es artífice de muchas ferias del libro. Pionero en abrir nuevas vías en el sector editorial y por tanto, merienda y cena perfecta. No sé si hay “retranca” pero esta colección no puede tener mejor título y el primer volumen no puede estar dedicado a un tema más apropiado.

Los “Hechos y cosas de los negros de Sevilla” llegó a mí en una tarde otoñal cuando disfrutaba de los salazones que ofrece el mercado de la calle Feria. Un almuerzo regado por vino blanco de Cádiz entre gentes del mundo de la cultura, del periodismo y de los libros que se hacen invisibles entre tanta exquisiteces del Atlántico. Del tan lejano y próximo estrecho de Gibraltar. El mismo paso que cruzaron los negros de Sevilla. El mismo camino que siguen atravesando las gentes de África. La única diferencia que encuentro es que en el siglo XVI los negros y nosotros intuíamos nuestro futuro. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN