Actualizado: : CET
Martes, 24/04/2018
ESTÁS EN:

Cartas a Nacho

Palmaditas

Algunas de estas tertulias son un clásico en una fiesta ya de por sí eterna

En estos días de Cuaresma, multitud de entidades con formato de tertulias se dan a conocer y difunden carteles anunciadores de la Semana Santa. Son gritos en la pared, los carteles, que intentan dar la visión que particularmente tienen esas entidades de nuestra Semana Mayor.

Algunas de estas tertulias son un clásico en una fiesta ya de por sí eterna. La elección del cartel, en alguna de ellas, es esperada por los cofrades con auténtica impaciencia y devoción.

Estas tertulias, aunque compuestas por distintas personas, tienen un perfil semejante. Muchos no nos planteábamos siquiera que pudieran diferenciarse. El objetivo viene a ser el mismo.

Sin embargo, desde hace unos cinco años, viene cobrando fuerza una que por su originalidad se está convirtiendo en referente. Se trata de “La soga de Judas”. Compuesta por algo más de una veintena de miembros y presidida por Pedro Rincón, en “La soga” esto de la Semana Santa se lo toman con cierta ironía que, sin duda, no sólo ayuda a comprender lo que supone la celebración, sino que destapa alguna verdad que permanece oculta en el mundillo cofrade.

Los carteles que eligen los miembros de la tertulia para anunciar la Semana Santa, no es que sean gritos en la pared, son auténticos editoriales de la realidad y la vivencia de las hermandades en particular y “de lo sevillano” en general.

El año pasado, en el cartel elegido, podíamos ver el paso de “la canina” en su entrada en La Campana, donde una pareja de policías municipales se cuadraban y en la parte superior del plano, la estampa se ampliaba hasta recoger el rótulo de “Ocaso” que la aseguradora tiene en sus oficinas de la céntrica plaza. Eso es “wasa” sevillana.

Recomiendo que se hagan con el de este año. La fotografía recoge la palmada que Judas da a Jesús momentos antes de traicionarlo. Es un plano tomado de las imágenes del paso de la Hermandad del Beso de Judas. Toda una declaración de intenciones conociendo las famosas “palmaditas cofrades” que mejor huir de ellas.

Los miembros de “La soga de Judas” afirman que todo lo hacen desde el más absoluto respeto a la Semana Santa y, por supuesto, a nuestras tradiciones. Y que es “de hombres serios y cabales tomarse algunas cosas con cierta sorna e ironía”. Al fin y al cabo también es tradicional la “wasa sevillana”.

Auguro para esta tertulia un gran futuro, ya que como ellos reconocen, lo que empezó siendo una reunión de amigos se está convirtiendo en una referencia cofrade en la ciudad.

No soy miembro de “La soga de Judas”, aunque todo se andará.

COMENTARIOS