El tiempo en: Andalucía
17/01/2021

Provincia de Cádiz

Démosle una oportunidad al Tratado 

Como Secretario Principal de cuatro ministros principales entre 1986 y 2007, Montado participó directamente en asuntos del Reino Unido, España y Gibraltar

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai

Ernest Montado

El Acuerdo Marco de Año Nuevo alcanzado entre Gibraltar, el Reino Unido y España tiene un potencial sin precedentes para un futuro más normalizado, estable y próspero para Gibraltar y el Campo vecino. Es irónico que tal resultado potencial surja tras nuestra salida de la UE como consecuencia de la decisión del Reino Unido de marcharse, en contra de los deseos abrumadores del pueblo de Gibraltar de quedarse.

Es más que irónico que el Acuerdo Marco abarque esto, previendo su consolidación en forma de un Tratado. Además, no prevé un tratado (o acuerdo) bilateral entre el Reino Unido y España, sino, lo que es más importante, entre el Reino Unido y la Unión Europea. Queda mucho por hacer y no es en absoluto seguro que ese tratado se materialice a mediados de este año.

Lo que sí es seguro es que hay quienes en ambos lados tratarán de hacer ese camino más difícil, incluso imposible. Las opiniones divergentes en España son previsibles, testimonio una vez más de una anacrónica obsesión por las banderas, el orgullo y el simbolismo muy por encima del bienestar y los intereses de las personas, en particular los suyos propios, que han soportado el impacto de tan equivocado pensamiento. Sólo los ministros de Asuntos Exteriores españoles Morán, Moratinos y ahora Laya rompieron el molde y merecen nuestra gratitud, soberanía aparte.

Sin embargo, existe el riesgo de que un tipo de pensamiento estrecho y obsoleto similar pueda impregnar a quienes en Gibraltar se limitan a sacar conclusiones sin siquiera esperar a ver el texto del Tratado propuesto. Tienen derecho a expresar sus opiniones, pero estas reacciones instintivas carecen de la sustancia y la visión que debemos mostrar ahora colectivamente. Es un cabildeo egoísta que no va a ninguna parte.

La cuestión que se ha planteado surge de los comentarios sobre la presencia de las autoridades españolas o la responsabilidad española en nuestras fronteras, ahora o en el futuro. Independientemente de los acuerdos formalizados, un acuerdo que permita el acceso directo a Schengen, por definición, significaría que los países de Schengen, incluyendo España, tienen un papel o grado de responsabilidad para llevar a cabo controles sobre quién entra o sale del territorio Schengen.  Será el detalle de estos acuerdos el que determinará cómo funciona la mecánica de los controles de acceso a Schengen. Hasta entonces, no se sirve ningún propósito real tratando de agitar la opinión desde el sillón o detrás de la cortina de los medios sociales.

Aparte de eso, no hay que olvidar que la cuestión de los dobles controles no es nueva en Gibraltar.Los funcionarios de inmigración marroquíes estuvieron presentes tanto en el buque como en la terminal del transbordador de Gibraltar en el propio puerto cuando el transbordador Mons Calpe solía operar durante los años setenta y ochenta.

Esto no se hacía entonces en virtud de ningún tratado u otra obligación internacional, sino que representabaun arreglo sensato y práctico que permitía mejorar el proceso en beneficio de los pasajeros de ambas partes. Puede argumentarse que Marruecos no tiene ninguna reivindicación de soberanía sobre Gibraltar, por lo que es una práctica aceptable. Pero tampoco el grupo de países de Schengen tiene un reclamo de soberanía sobre Gibraltar. Por lo tanto, la importancia de cubrirse bajo un tratado entre el Reino Unido y la Unión Europea, no un tratado entre el Reino Unido y España.

Nos ha llevado casi 70 años a los gibraltareños eliminar los grilletes del colonialismo británico, ver a Gran Bretaña como un socio y no como un amo y mejorar nuestras relaciones con España, habiendo logrado un autogobierno casi completo y un crecimiento económico sin precedentes. Estamos en una encrucijada. Nos enfrentamos a los daños de COVID pero tenemos una oportunidad de transformación para crear un mejor crecimiento económico sostenido. Nos enfrentamos al daño y a la incertidumbre de un Brexit duro con nuestra movilidad severamente restringida como alternativa al Tratado que se está negociando. Nos encontramos en el umbral de una verdadera normalidad que se nos negó en el pasado...

Debemos recordar que nos oponemos a la reclamación española, pero no a la relación normalizada con España que durante mucho tiempo hemos argumentado que debería tener con nosotros. Este no es el momento ni el lugar para la habitual política pueblerina. Debemos aprovechar el momento, todos nosotros, juntos. Después de eso, nuestros políticos pueden volver a discutir tanto como quieran sobre sus temas favoritos como de costumbre. Pero primero démosle una oportunidad a este Tratado.

 

* Artículo publicado en el Gibraltar Chronicle por Ernest Montado, alto funcionario jubilado.Como Secretario Principal de cuatro ministros principales entre 1986 y 2007, Montado participó directamente en asuntos del Reino Unido, España y Gibraltar durante ese período, incluida la respuesta de Gibraltar al Proceso de Bruselas, la fórmula de "dos banderas, tres voces", la fallida propuesta de soberanía conjunta y el proceso trilateral que condujo al Acuerdo de Córdoba.

COMENTARIOS