Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 20/04/2021

Campo de Gibraltar

Laya insiste en que "no hay plan B" posible y defiende un acuerdo en torno a Gibraltar

La ministra sostiene que España ha explorado todas las posibilidades para facilitar la movilidad en la Verja y apela a la voluntad política de Reino Unido

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • González Laya, en rueda de prensa.

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha subrayado que “no hay plan B posible” en torno a la Verja de Gibraltar, que será una frontera exterior de la Unión Europea si no se alcanza un acuerdo bilateral con Reino Unido, ya que el acuerdo del Gobierno británico con la UE “no se aplica a Gibraltar”, ha insistido.

“El acuerdo entre el Reino Unido y UE no se aplica a Gibraltar. Está expresamente excluido del campo de aplicación de este acuerdo”, indica la ministra, que añade que “quedan también excluidos los ciudadanos gibraltareños de aquellos beneficios atribuibles a las personas físicas de ese acuerdo”.

“Hay una declaración unilateral por parte de la Comisión Europea que dice que solo actuará en lo relativo a Gibraltar si España se lo pide. Estas cláusulas están en consonancia con lo indicado en el acuerdo de retirada”, subraya.

Eso quiere decir, añade Laya, que “para cuestiones relativas a Gibraltar es necesario tratarlas en un acuerdo separado, que es el que está negociando España con el Reino Unido y que no ha concluido”.

“España desea concluir este acuerdo, porque nos parece que sería una verdadera lástima que Gibraltar fuese el único lugar donde se diese un Brexit duro en toda la UE”, ha manifestado.

La titular de Exteriores ha indicado que “sabemos que si no hay acuerdo, para el cual hace falta también el Reino Unido, Gibraltar se convierte en la frontera externa de la UE, no solo de España, sino de la UE, con todo lo que eso supone en términos de necesidad de observancia escrupulosa de la legislación comunitaria en materia de fronteras con países terceros, como sería el caso de Gibraltar”.


“Para los trabajadores transfronterizos, tanto españoles en Gibraltar como gibraltareños en España, que se hayan registrado antes del 1 de enero de 2021, podrán moverse identificándose con un documento preparado a tal efecto”, ha recordado.

“Ahora bien -advierte-, todos los demás ciudadanos que deseen atravesar lo que sería esta nueva frontera externa necesitarán un sellado de pasaporte como ocurre con cualquier Estado, siempre que no estén amparados por las necesidades de visados de corta duración, para las cuales hay una excepción”.

“Ser territorio tercero significa que Gibraltar dejaría de tener acceso a la Seguridad Social española, quedaría fuera del espacio aéreo europeo, necesitaría de un reconocimiento específico de los carnés de circulación y necesitaría de un complemento para el seguro de vehículos. Es un ejemplo de lo que ocurre con un país tercero, es solo un recordatorio de qué ocurriría, no estamos inventando nada nuevo”, recalca.

González Laya insiste en que España busca “un acuerdo con el Reino Unido en lo relativo a Gibraltar que facilite la movilidad, que favorezca la prosperidad compartida en la zona alrededor del Campo de Gibraltar, simplificando al máximo los procedimientos relativos a movilidad, con la posibilidad, incluso, de levantar la Verja. Esa es la visión española”.

“Sabemos que, evidentemente, hay un gran desacuerdo entre España y Reino Unido en lo relativo a la soberanía. Sabemos también que ambas partes tenemos pretensiones irrenunciables. España las tiene y Reino Unido también las ha expresado claramente”, señala.

La titular de Exteriores cree, “humildemente, que un acuerdo reflejaría la voluntad de los gibraltareños, que masivamente votaron a favor de quedarse dentro de la UE en el referéndum que se realizó en el Reino Unido”.

“Deseamos y pensamos que se pueden resolver las cuestiones relativas a la movilidad sin renunciar a nuestras pretensiones relativas a la soberanía. Es decir, que en temas de soberanía podemos acordar estar en desacuerdo sin que eso sea un obstáculo para simplificar la movilidad en la zona alrededor de Gibraltar”, incide.

Pero insiste Laya en que “no basta con que España lo quiera. Por eso estas conversaciones siguen a nivel técnico y a nivel ministerial. Seguiremos intentándolo hasta el último segundo de 2020”.

La ministra es optimista y cree que “se puede llegar a un principio de acuerdo de aquí a final de año. Lo que hace falta es voluntad política. La mejor señal de que España desea un acuerdo y se lo está tomando en serio es no discutir los términos públicamente, sino con el Reino Unido”.

En el paquete de medidas que el Gobierno aprobará mañana hay “un par de cuestiones menores relativas a Gibraltar en las que hay un principio de acuerdo”, ha avanzado.

“Nosotros vamos a arbitrar todo tipo de medidas para facilitar los trámites en fronteras y afrontar esos nuevos trámites, algo que forma parte de las medidas de adaptación que se adoptarán mañana, tanto en lo relativo al acuerdo de Reino Unido y la UE como en el caso de Gibraltar si llegase a darse esta frontera externa. Ahora sabemos que hay que ser un poco más precavidos de lo que hemos visto estos días en la frontera de Dover”, explica.

“Nuestro objetivo es la máxima fluidez en la frontera y hemos explorado todas las opciones técnicas. Ahora falta una decisión de orden político para cerrar este acuerdo. Por ello seguiré conversando con mi homólogo británico”, insiste.

Laya advierte de que “ser frontera externa significa muchos más controles, más tiempo de espera, colas y costes para las empresas y para los ciudadanos. Por eso me da la impresión de que es una de las razones fundamentales por las que los gibraltareños votaron a favor de quedarse en la UE y por la que España desea que haya un acuerdo en lo relativo a Gibraltar. Pero insisto en que no basta con que España lo desee. Hay una contraparte, que es el Reino Unido. Por España no va a ser”.

Una de las consecuencias que ha señalado es que “puede ser que se formen colas y se creen dificultades prácticas parecidas a las que hemos visto en Dover estos últimos días, aunque a menor escala”.

Por ello insiste en que “vamos a seguir conversando en el mejor interés de los ciudadanos del Campo de Gibraltar, que está también en el centro de las preocupaciones del Gobierno de España. Por eso, en el plan de recuperación del Gobierno español hay un capítulo dedicado a esa comarca, a mejorar su conectividad, a mejorar la conexión del Puerto de Algeciras por ferrocarril hacia Europa. Es una zona prioritaria. Lo dije cuando visité la zona hace cinco meses. Va a tener una atención prioritaria, con o sin acuerdo con el Reino Unido sobre Gibraltar, porque es una zona que necesita ser particularmente potenciada dado su potencial”.

“El primer objetivo es evitar una frontera dura en Gibraltar, porque eso sería ir hacia atrás”, aunque indica que “no hay plan B porque no puede haberlo. O hay un acuerdo entre Reino Unido y España o una frontera externa de la UE”.

Sobre el periodo de transición ha dicho que “lo marcó el Reino Unido, que ha sido bastante claro al respecto”, en referencia a que no habrá más prórrogas.

COMENTARIOS