El tiempo en: Andalucía
Viernes 04/12/2020

Campo de Gibraltar

La pandemia deja en cuarentena los divorcios, que bajan un 42,3% en la comarca

La paralización de los juzgados durante el estado de alarma y otras medidas reducen las disoluciones matrimoniales en el segundo trimestre a 116

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Anillos.

El impacto de la crisis sanitaria del Covid-19 también se ha hecho notar en las demandas de disolución matrimonial presentadas en el segundo trimestre de 2020, el más afectado por la declaración del estado de alarma y la consiguiente paralización de la actividad judicial. El número de total de demandas de disolución matrimonial -tanto separaciones como divorcios- se redujo en el Campo de Gibraltar un 42,29% respecto al segundo trimestre el año anterior, una disminución superior a la media andaluza, que es del 39,1%, según los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial.

Esos datos indican que entre abril y junio se presentaron 116 demandas de disoluciones matrimoniales en la comarca (fueron 201 en 2019), el dato más bajo de los últimos años para un trimestre. Como ejemplo, la cifra reciente más baja para un periodo trimestral fue la del tercer trimestre de 2019, con 135 demandas.

De este modo, el acumulado hasta mitad de año en la comarca se sitúa en 292 demandas de disoluciones matrimoniales, un 22,96% menos que el pasado año (379). De ellas, 74 se interpusieron en el partido judicial de Algeciras, otras 31 en La Línea y 11 en San Roque.

Un fenómeno curioso que deja este extraño segundo trimestre del año es una ruptura respecto a la tendencia que venía mostrando el consenso entre las partes. Desde 2016 año a año aumenta el número de disoluciones matrimoniales no consensuadas, que han sido mayoritarias los dos últimos años. Sin embargo, en lo que va de año 158 son consensuadas y 134 no consensuadas.

La desescalada, por fases, también en la administración de justicia, la necesidad de adoptar medidas de seguridad e higiene en los juzgados y la persistencia de la incidencia de la pandemia han hecho que las características de la disminución de todos los indicadores en ese trimestre sean tan diferentes a las de cualquier otro periodo anterior. Por ello las conclusiones de los datos que se presentan han de tomarse con cautela respecto a las variaciones interanuales.

COMENTARIOS