Actualizado: 14:47 CET
Domingo, 17/11/2019

Campo de Gibraltar

Alivio contenido en el Campo de Gibraltar ante el acuerdo del Brexit

La permanencia de los memorandos sobre el Peñón tranquiliza a la comarca, aunque esperan que se refrende el pacto alcanzado

  • La frontera entre La Línea y Gibraltar.

El acuerdo sobre Brexit alcanzado entre la Unión Europea y el Reino Unido ha suscitado una sensación de alivio contenido en el Campo de Gibraltar. El pacto mantiene los memorandos en torno al Peñón, que permiten garantizar el flujo normalizado en la frontera, la prioridad para la comarca por los en torno a 10.000 trabajadores transfronterizos.

Sin embargo, el hecho de que el Parlamento británico, en su actual situación de incertidumbre, tiene aún que refrendar este acuerdo en la votación prevista mañana, con lo que no está garantizado todavía que no se produzca un Brexit duro, con las consecuencias que ello acarrearía en la comarca.

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, espera que “lo que sea sensato y lo menos dañino posible sea refrendado en los parlamentos”, aunque cree que “lo mejor sería una patada hacia delante, una prórroga a largo plazo. Lo suyo sería una patada hacia delante, una prórroga a largo plazo, porque salga lo que salga, si al final se produce el Brexit es un daño para todos, y para el Campo de Gibraltar también”.

No obstante, manifiesta que “en un tema tan complicado para todos como es el Brexit, que haya cuatro memorándum firmados entre España y el Reino Unido y ahora un posible acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido hace tener más posibilidades de buscar algún tipo de acuerdo que sea lo menos dañino posible por esta situación provocada por los ingleses”.

Por su parte, el alcalde de La Línea, Juan Franco, se toma “con cautela” el acuerdo, aunque confía en que permita una situación de normalidad en la frontera con Gibraltar.

Franco expresó su confianza en que “reine la cordura” para que el Parlamento británico ratifique el acuerdo, del que considera que la “consecuencia más importante” es que se aplicarían los protocolos firmados sobre la situación de Gibraltar.


Con ello se garantizarían, a su juicio, las demandas de “mantenimiento del status quo” en la Verja y la “permeabilidad” de la misma.

A la espera de la ratificación definitiva del acuerdo, Franco cree que “la normalidad puede seguir reinando de cara al futuro, con garantías para los ciudadanos de ambos lados de la frontera”.

El Grupo Transfronterizo, entidad que integra a la patronal y los sindicatos de Gibraltar y de la comarca, entiende que “todavía hay que ser cauteloso” con el acuerdo, indicó su portavoz, Lorenzo Pérez Periáñez, que celebra, eso sí, que “se le va viendo un poco de luz a este largo y tortuoso proceso del Brexit. Vamos a estar expectantes a esta jornada y a ver si todo sale como todos esperamos”, dijo.

En cuanto a la Subdelegada de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Eva Pajares, valoró el acuerdo “positivamente”, aunque eso sí, “con toda la cautela que tenemos que tener hasta que se apruebe en el Parlamento británico”.

“El Brexit va a tener consecuencias duras para Andalucía en cualquiera de los casos y por eso la Junta se ha preparado con ese paquete de 112 medidas, con especial atención a la comarca”, dijo.

La situación de Gibraltar se mantiene
España se ha sumado al nuevo consenso europeo sobre el Brexit que, como ha subrayado el Gobierno, “no es incompatible” con sus intereses nacionales, mantiene intacto su derecho de veto sobre Gibraltar y ofrece garantías para la futura relación entre la UE y el Reino Unido.

“Los 27 hemos aprobado el acuerdo con Reino Unido, una nueva oportunidad para que el Brexit se produzca de forma ordenada. Aunque desde el Gobierno de España trabajamos para que así sea, estamos preparados para afrontar cualquier tipo de Brexit”, dijo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tras alcanzarse el consenso en el Consejo Europeo de ayer.

Con el mensaje en las redes sociales -no hizo declaraciones a los medios- Sánchez valoró el consenso alcanzado entre los Veintisiete y el Reino Unido, que como recalcan en el Gobierno español es “muy satisfactorio” y da una nueva oportunidad a que la salida británica no sea abrupta.

España subraya que el nuevo acuerdo no cuenta con nada que sea “incompatible” con los intereses nacionales y porque resuelve “correctamente” cuestiones que le preocupaban referentes a la integridad del mercado único y el IVA, dicen fuentes del Gobierno.

Recuerdan asimismo que nada cambia en lo referente a Gibraltar. El acuerdo no incluye ninguna referencia adicional al estatus de Gibraltar, por lo que España seguirá manteniendo el derecho a veto sobre cualquier negociación futura en relación a este territorio.

España entiende que con el nuevo acuerdo no hay ningún cambio sustancial salvo la salvaguarda irlandesa y por eso considera que “nadie ha renunciado realmente a nada”.

Por otro lado, defiende que tiene que haber “confianza” mutua entre las normas aduaneras acordadas, por las que Irlanda del Norte hará los controles de entrada de mercancías en lugar de hacerse en la frontera entre este territorio y la República de Irlanda.

La Comisión Europea explicó ayer que “todos los elementos del Acuerdo de Retirada permanecen sin cambios, conforme al acuerdo alcanzado el 14 de noviembre de 2018”, dice el comunicado, que precisa que ese acuerdo de retirada aporta certidumbre legal allí donde el Brexit creaba incertidumbre: los derechos de los ciudadanos, el acuerdo económico, un periodo de transición hasta el final de 2020, gobernanza, protocolos sobre Gibraltar y Chipre y otra serie de asuntos de la separación.

El sábado, la votación en el Parlamento británico
El nuevo acuerdo del Brexit alcanzado por Londres y Bruselas se enfrenta todavía al espinoso proceso de ratificación en el Parlamento británico, que ya tumbó en tres ocasiones el anterior pacto y donde tampoco ahora hay una mayoría clara que lo respalde.

El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), clave para formar mayorías en la Cámara de los Comunes, ha avanzado que no apoyará el texto. Su negativa ha evaporado parte del optimismo que había generado el anuncio de un nuevo tratado de salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La cotización de la libra esterlina se disparó tras conocerse que había un acuerdo, algo que se consideraba improbable hace apenas una semana, pero perdió el terreno ganado cuando el mercado comprobó que el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, no tiene asegurado el respaldo parlamentario.

El nuevo pacto prevé controles aduaneros para las mercancías que crucen entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Los unionistas se oponen a esa solución porque consideran que pone en jaque la “integridad” territorial del país.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Caixabank sella un convenio con el Algeciras CF
chevron_right
La Balona, a un paso de la Copa