Actualizado: 19:34 CET
Jueves, 17/10/2019

Campo de Gibraltar

A prisión la responsable de un punto de venta de cocaína y hachís

La Policía Nacional ha detenido en La Línea de la Concepción a una mujer de 51 años como presunta autora de un delito de tráfico de drogas

  • material incautado.

La Policía Nacional ha detenido en La Línea de la Concepción a una mujer de 51 años como presunta autora de un delito de tráfico de drogas que utilizaba su domicilio como punto de venta de cocaína y hachís.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, la investigación se inició tras informaciones que señalaban la existencia de un activo punto de venta en la calle Olvera, el cual podía estar dirigido por una mujer desde su propio domicilio. Las primeras pesquisas realizadas permitieron detectar un "notable trasiego de toxicómanos" en torno a su domicilio.

De esta forma, los agentes se encontraron con la dificultad de que la regente de este punto de venta era una mujer que gozaba con gran simpatía por parte de sus vecinos, lo cual facilitaba las medidas de protección frente a cualquier actividad policial en la zona. De esta forma, se interceptaron a varios compradores incautándose de diversos tipos de sustancias estupefacientes, entre ellas cocaína.

Los datos recabados fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número uno que autorizó la ejecución de un mandamiento de entrada y registro sobre el domicilio de la mujer investigada en el que el se intervinieron bolsitas de hachis y papelinas de cocaína listas para su venta, así como 1.500 euros fruto de las supuestas ganancias diarias de su actividad ilícita.

Una vez finalizado el atestado policial, la detenida fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia cuyo titular decretó su su ingreso en prisión.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Verdemar exigirá "un planeta vivo y un mundo justo" en Algeciras
chevron_right
El Audaz llevará a Algeciras a los migrantes rescatados del Open Arms