Actualizado: 15:40 CET
Sábado, 20/07/2019

Campo de Gibraltar

El FCAT recibe el premio González Sinde de la Academia de Cine

El Festival de Cine Africano de Tarifa se reivindica en Madrid, donde su directora, Mane Cisneros, recoge el galardón de manos de Rossy de Palma

  • Entrega del premio González Sinde al FCAT.

“A través de esta maravillosa herramienta que es el cine conocemos otras realidades que están ahí y que si no nos damos cuenta nos va a pasar por delante. África es el continente más joven del planeta y con más crecimiento”, manifestó Mane Cisneros, la fundadora y directora del Festival de Cine Africano de Tarifa Tánger (FCAT), en el emotivo discurso que pronunció tras recibir el Premio González Sinde 2019 por su labor de difusión de las cinematografías africanas en España.

Arropada por Marion Berger y Gaetano Gualdo, dos de los miembros históricos del certamen, Mane Cisneros recogió este jueves, Día Mundial del Refugiado, el galardón creado en honor del que fue el primer presidente de la institución, y con el que la Academia reconoce el trabajo de aquellas personas o instituciones que, valiéndose del medio cinematográficos, lo emplean para la consecución de fines sociales.

“Es uno de los galardones más queridos porque siendo nuestra herramienta el cine, es especialmente emocionante que venga de la Academia de Cine”, destacó la máxima responsable del FCAT, que recibió el premio de manos de la actriz Rossy de Palma, embajadora de honor del que es el único festival que se celebra simultáneamente en dos continentes.

“Antes era madrina, ahora soy embajadora”, declaró De Palma, que lleva muchos años vinculada al FCAT. “Le debemos tanto a África que en realidad es un trabajo de reconstruir todo lo que le hemos robado en inspiración, talento, no solo en materias primas. Eres una heroína Mane, sin ti este festival no sería posible”, manifestó la conocida intérprete.

Y a las sentidas palabras de Rossy de Palma, Cisneros añadió que estaba al frente de un proyecto “hecho por seres humanos que sacrifican mucho para hacer lo que hacemos. Hay mucho amor, mucha humanidad y mucho conocimiento de que nuestro trabajo es necesario. Este festival, además de ser mi proyecto de vida, es un festival que construimos en familia,

Gracias al trabajo de Mane Cisneros y de su equipo, este festival lleva 16 años enseñando unos cines tan cercanos geográficamente y tan lejanos a la vez, y poniendo en contacto directo, sin intermediarios, a los creadores africanos y al espectador español. “Llevamos 16 años para deconstruir un imaginario colectivo que está ancorado en la memoria de este planeta. Es muy difícil levantar un proyecto así porque va en contra de ese paternalismo…África no nos necesita, sino que necesita que le dejemos en paz para crecer ella”, subrayó la directora del FCAT, que recordó que en las primeras ediciones de la muestra muy pocas personas habían visto una película africana en España. “Mucha gente no quería porque pensaba que todas las imágenes de ese continente eran para llorar y de guerra. Pero África sonríe mucho más que nosotros”.


En su objetivo de normalizar la imagen de África a través de sus cine, el FCAT cuenta en la actualidad con un fondo fílmico que supera los mil títulos subtitulados al español y es el marco de más de 200 proyecciones al año. “Además, estamos poniendo en marcha una plataforma de cine africano y de su diáspora”, añadió Cisneros, que dedicó el González Sinde a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) –su directora, Aina Calvo asistió a la entrega- y al alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz Giráldez, también presente en este acto.

“Este es un proyecto que ha representado a España en el ámbito de la cooperación internacional en muchos foros mundiales. En Europa, estar presentes en actividades africanistas es algo raro porque nos vinculan a América Latina, pero no a África”, señaló.

Y desde ese lugar único que es Tarifa, “con vuestro festival, nos hacéis sentir con cada proyección que tan sólo con correr un fino visillo ya estamos en ese otro continente”, expresó Iván Aledo, miembro de la Junta Directiva de la Academia en la especialidad de montaje, en el acto al que asistieron directores y actores afrodescendientes –“desde el festival queremos estar con ellos para su lucha, su normalización”, resaltó Cisneros– y que tuvo como broche de oro la actuación musical del dúo Juno & Darrell, que interpretaron ‘Butterflies’, un sonido único en el que confluyen Guinea Ecuatorial, Egipto y España.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Sanz anuncia una batería de proyectos para Algeciras
chevron_right
Los Barrios pide a la Junta desbloquear el PGOU