Actualizado: 01:24 CET
Miercoles, 13/11/2019

Campo de Gibraltar

“El desarrollo portuario sostenible será un eje de mi presidencia"

Landaluce: "Seguiremos siendo reivindicativos para que nos den el sitio que nos corresponde a Andalucía, a los puertos andaluces y, especialmente, a Algeciras"

  • Gerardo Landaluce.

El mismo día que Gerardo Landaluce concedía esta entrevista a VIVA, ayer lunes, cumplía 54 años, 50 de los cuales los ha pasado en Algeciras y 23 en la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA), cuya presidencia heredó hace un mes de su antecesor en el cargo, Manuel Morón.

—Su currículum es impresionante. ¿Qué cree usted que puede aportar a la presidencia de la institución portuaria?

—El haber llevado la Subdirección General de Desarrollo de Negocio y Comercial permite tener una visión de 360 grados de las necesidades de clientes, proveedores y todos los actores y usuarios del puerto. Con esa nueva responsabilidad, lo que planteamos es poner al cliente en el primer lugar de nuestra actuación y toma de decisiones.  

—Hoy -por ayer- cumple un mes al frente de la APBA. ¿Cuáles son sus primeras sensaciones?

—Las sensaciones son positivas en el sentido de haber tenido buena acogida por parte de los compañeros, las empresas de la comunidad portuaria, los clientes en general, y a la vez un sentimiento de responsabilidad. Uno ya conoce por la trayectoria profesional de 23 años en el sector, pero cuando se accede a esta responsabilidad se acrecienta ese sentimiento acerca de la importancia que tiene hacer una buena gestión y tomar buenas decisiones para, con ello, facilitar labor del día a día de nuestro puerto. De una correcta actuación por parte de todos nosotros depende una buena parte del  la actividad del puerto, de sus empresas y de sus trabajadores.

—¿Qué lecciones se lleva de su antecesor en el cargo, Manuel Morón?


—Fundamentalmente, el trabajo en equipo, la honradez y la humildad.

—Él insistía mucho en que las tasas del puerto de Algeciras son las más baratas. ¿Pretenden seguir en esa línea?

—Algeciras tiene una trayectoria de precios muy competitiva. En esa misma línea debemos continuar y es fundamental estar alineados con el mercado. Habrá que ver qué tráficos son más susceptibles de ser sensibles a esas tasas y cuáles no.

—En 2018, Algeciras movió 106,8 millones de toneladas, un 5,2% más que en 2017 y superó los 100 millones por tercer año consecutivo. ¿Dónde está el límite?

—En consolidar nuestra posición de liderazgo. Todos somos conscientes de la competencia tan fuerte en cuanto a puertos, cadenas logísticas y territorios en la actualidad, y nosotros debemos mantener esa capacidad y competitividad del puerto en todos los ámbitos, tanto en lado mar como en lado tierra. Debemos seguir diseñando ese futuro de forma conjunta y viendo también muy claramente la situación real del mercado y las potencialidades. Tenemos también un amplio campo de desarrollo de infraestructuras desde un punto de vista terrestre, tanto de comunicaciones como también de zonas logísticas e intermodales anexas al puerto. Si bien en los últimos años hemos hecho un gran esfuerzo desde el lado mar, debemos en los próximos años desarrollar labor importante hacia el interior del territorio.

—Para ello es importantísimo el tren...

—Para nosotros, es fundamental una visión macro de la estrategia del puerto. Ya tenemos un proyecto concreto en intermodal en la ZAL, en el sector 2 de Guadarranque, en un proyecto conjunto con Red Logística de Andalucía y en colaboración con ADIF. El primer paso es el desarrollo terrestre hacia el interior. Es fundamental acometer de una vez por todas la Algeciras-Bobadilla, pero también de Bobadilla a Córdoba, de ahí a Madrid y de ahí a Zaragoza, y de Zaragoza a la frontera sur con Francia, para dar profundidad a esos tráficos. Solo un apéndice no es suficiente. La mercancía tiene que tener origen y destino. Es fundamental desarrollar la estrategia con otros ámbitos logísticos potentes de España y también a nivel internacional. Ya se ha dado primer paso con el grupo de trabajo conjunto entre Aragón Plataforma Logística, ADIF y el Puerto de Algeciras para desarrollar la potencialidad de todos los tráficos ferroviarios del lado carretera, todo lo que es tráfico roro. La semana pasada, hubo una reunión del grupo de trabajo y en principio yo soy bastante optimista con este proyecto, ilusionante para todos nosotros.

—Hace un año, empresarios y representantes del ‘lobby’ en favor del Corredor Mediterráneo se reunían en Los Barrios y no todo el mundo salió contento. Hubo quien interpretó que de los dos ejes considerados prioritarios por la UE solo se estaba favoreciendo una opción, y no precisamente la que más favorecía a Algeciras. Además, la dudosa estrategia del Gobierno respecto al puerto de Sines y la conexión ferroviaria con Sevilla desde el puerto luso hicieron sonar algunas alarmas. ¿Es Sines un peligro ya para Algeciras?

—Evidentemente, todo lo que son puertos internacionales donde se maneje el trasbordo, son competencia directa de nuestro puerto, pero tanto en el sur, como en el este y el oeste. Hay que ser conscientes de la situación actual y ser muy realistas y dar nuestros pasos para consolidar nuestra posición y ganar más competitividad en el futuro. Nadie mejor que nosotros mismos conocemos la competencia de otros entornos, la necesidad de seguir trabajando de manera conjunta para consolidar nuestra situación actual y ganar en competitividad. Insisto, ya no se compite solo entre puertos, sino también en cadenas logísticas y, más allá, entre territorios. Hay que diseñar estrategias con una visión amplia de conectividad, origen y destino. El puerto, en definitiva, es un nodo de tránsito de esa cadena logística.

—¿Cree que el nombramiento de Salvador de la Encina como presidente de Puertos del Estado es una garantía?

—Para nosotros, Salvador es una muy buena noticia por muchas razones. Conoce bien el puerto, nuestro entorno, nuestras necesidades y déficits. Desde el puerto seremos leales y colaboradores y lo mismo pedimos también en otros ámbitos institucionales, incluyendo Puertos y Presidencia. Hay que ser conscientes de que puerto de Algeciras es uno de los principales motores de actividad del Campo de Gibraltar, y es importante apoyar y alegrarse de los pasos adelante que se dan, pero también ser conscientes de que en época electoral hay que ser extremadamente prudentes con los comentarios que se puedan realizar.

—¿Asegura el decreto de la estiba la paz social en este sector?

—Al final, es un paso más en un largo proceso que dura cuatro años y medio. Hay que finalizar con el desarrollo del reglamento y con el acuerdo marco, así como los acuerdos puntuales a nivel local. Es un paso importante, pero un paso más. La relación interna con la estiba es positiva, siempre intentado mantener un clima de  entendimiento, y es el mismo que creemos que debe imperar por el bien de todos. Esto es un proyecto de conjunto. Todos tienen que aportar y nadie sobra.

—Recientemente, se ha celebrado en Algeciras la jornada ‘Argus Bunker Fuels’. ¿Qué ha significado para Algeciras?

—Ha sido fruto del trabajo conjunto con nuestra comunidad portuaria desde hace casi dos años para ganar mayor cuota de mercado y visibilidad en el mercado internacional. Para ello, vimos la importancia de desarrollar un evento de carácter internacional con sede en la bahía, nos pusimos a trabajar conjuntamente con todas las empresas del sector, y buscamos quién era el socio para desarrollar la logística de la conferencia internacional y vimos a Argus, líder internacional, todo, además, con la colaboración de Aesba y Comport. Creo que es un buen ejemplo de ese trabajo colaborativo que desde el puerto de Algeciras queremos seguir desarrollando. Al final, han participado 175 profesionales a nivel mundial de 256 nacionalidades y a la semana siguiente grandes medios -Bloomberg, Argus-, en sus cotizaciones diarias incorporaban Algeciras como marco de referencia a nivel mundial.

—¿Qué lugar ocupa China en esa estrategia internacional?

—Como puerto global, tenemos que desarrollar alianzas estratégicas con puertos de referencia. No es solamente un análisis puro de que la mercancía pase lo más rápido posible, o  mejoras de las condiciones de calidad y precio, sino que también es fundamental trabajar con los orígenes y grandes puertos que concentran esos volúmenes de tráfico. Nosotros venimos trabajando en el Área de Desarrollo y Comercial desde hace tiempo por el protagonismo de Algeciras en la Ruta de la Seda, en su dimensión marítima y portuaria, y participado ya en varias ediciones de conferencias internacionales importantes de referencia en China. Venimos poniendo en valor a Algeciras como nodo concentrador de tráfico y actividad con la perspectiva, no solo de penetrar en el norte de Europa y hacia el sur, sino de ser también un concentrador de volúmenes hacia África y hacia el oeste de África, así como canalizador de tráficos hacia Asia y Sudamérica. Una vez hecho este análisis macro, había que buscar el partner que mejor se adapta, y nadie mejor que Ningbo, que es líder mundial en  tráficos, con más 1.000 millones de toneladas. Mueve casi 1,5 veces todo el tráfico del sistema portuario español.  En cuanto a Centroamérica y Sudamérica, representa un nicho de mercado importante el producto refrigerado; el mercado lo valora y paga más, y para nosotros es un tráfico estratégico.  

—Acostumbramos a ver a Tánger-Med como una amenaza, pero, ¿puede ser también una oportunidad?

—Es un prisma con varias caras. Es la única manera de entenderlo. Se pueden ver posibilidades de colaboración actuales en relación a pasajeros y mercancías rodadas, y también supone una competencia muy directa para ver cómo es el ámbito del contenedor. Nuestra estrategia es optimizar y aprovechar tráficos norte-sur, pasajero y mercancía rodada, consolidar nuestra posición y ganar tráficos al este y el oeste asociados al contenedor.

—¿En qué situación están las gestiones para la 2ª fase de Isla Verde Exterior?

—La dirección de TTI-A  trabaja de forma intensa para hacer posible la ampliación de su terminal sobre la fase B. El Consejo de Administración de la APBA ahondó en las condiciones que habría que cumplir a tal fin. Asimismo, esa ampliación la venimos apoyando de forma activa con acciones comerciales en diferentes países y en Corea. Es importante para crecer y mantener los tráficos actuales, y se trata de una labor de todos.

—El asunto del fondeadero exterior permanece atascado. ¿Ha habido nuevas conversaciones? ¿Qué pasará si no se consigue este objetivo?

—La necesidad de crecer es importante en el lado marítimo, en tanto que los tráficos asociados a buques así nos lo demandan y para favorecer labor de conectividad. En ello debemos trabajar todos, empresas y trabajadores vinculados de forma directa a la actividad portuaria y también el entorno de municipios de la bahía. Habrá que tener mucho diálogo. Debemos entender esa relación puerto-ciudad. Uno de los ejes de la labor de esta presidencia va a ser la búsqueda de un desarrollo sostenible. En los tiempos actuales, es el marco en el que se deben basar las relaciones puerto-ciudad. Todo lo que sea limitar posibilidades en el ámbito mar es limitar las posibilidades del puerto. El estancamiento ya sabemos a qué nos lleva. También es importante que si esos espacios no los ocupamos nosotros, los pueden ocupar vecinos como Gibraltar, que fondeaderos no existían antes ya los utilizan y de forma expansiva. En principio, nosotros apostamos por que el conjunto de los puertos que trabajamos en el Estrecho colaboremos en seguridad o asuntos ambientales.

—¿Qué va a suponer para Algeciras el proyecto del Llano Amarillo?

—Para nosotros es un proyecto muy ilusionante. El llano amarillo siempre ha sido una gran asignatura pendiente y ha sido siempre vinculada a la OPE. Con fórmulas nuevas e imaginativas, tal vez podamos desarrollar a medio plazo usos complementarios a la situación actual. No es la solución final, pero se pueden seguir dando pasos positivos para el futuro de la ciudad y el puerto.

—¿Qué garantías producen las mejoras en las infraestructuras eléctricas ?

—Asegura el presente y especialmente el futuro. Ahora mismo venimos trabajando en unos proyectos y cuando analizas con potenciales inversores las posibilidades de implantación es la potencia eléctrica que tengan para desarrollar sus proyectos. Ahora, evidentemente, cumplimos con esas expectativas.

—En definitiva. ¿Cuál es el futuro del puerto algecireño?

—Nosotros tenemos que avanzar en el modelo de desarrollo sostenible y en el desarrollo de la planificación logística intermodal aguas arriba y tierras adentro. Es muy importante el  enclave estratégico, pero no es suficiente. Partimos con una gran ventaja, pero la competitividad actual no es suficiente, y hay que desarrollar esa planificación en el interior y ser muy conscientes de la importancia de dar la batalla en el marco de las redes transeuropeas del transporte, mediterráneo y atlántico en su parte central. Vamos a seguir siendo reivindicativos para que nos den el sitio que nos corresponde a Andalucía, a los puertos andaluces y, especialmente, a Algeciras. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Gibraltar anuncia un nuevo proyecto urbanístico con rellenos
chevron_right
Sergio Pelayo será el candidato de Ciudadanos en Algeciras