Ditecsa, a la huelga por las pruebas médicas que reclama a Acerinox

Publicado: 05/09/2018 · Rubén Rosón
Sostienen que la empresa acerera se había comprometido a realizarlas por los posibles problemas respiratorios que causan sus cenizas
El comité de empresa de la empresa Ditecsa DSM Acerinox, que se encarga del tratamiento de las cenizas que se producen en la planta de la acería de Palmones, en Los Barrios, ha convocado una huelga indefinida a partir de día 11 de este mes de septiembre, entre otros motivos, por la negativa de Acerinox, según aducen, a practicar unas pruebas para determinar si dichas cenizas son la causa de los problemas respiratorios detectados en miembros de la plantilla.

Esas pruebas formaban parte del acuerdo dimanado de la reunión de mediación que tuvo lugar en el Sercla de Algeciras el pasado 4 de junio y que, según el comité de empresa, Acerinox ha incumplido.

Dicho acuerdo recogía pactos “de gran importancia para la salud y el medio ambiente”, explicó el comité de empresa en una nota, tales como “la aplicación de exámenes específicos con pruebas de placas de tórax a toda la plantilla, al haber un reconocimiento por parte de la Autoridad Laboral a causa de la exposición continua a las cenizas vertidas por el proceso de Acerinox, ya que éstas contienen elementos químicos nocivos y metales iónicos pesados en suspensión aérea”.

Un representante del comité de empresa ha explicado a VIVA que Acerinox posteriormente “se ha negado a cumplir” y muestra una especial preocupación por el caso de esas pruebas médicas.

Por ello, salvo que en una nueva reunión en el Sercla prevista para el día 10 (el próximo lunes) la empresa de acero inoxidable acepte cumplir estos compromisos, la plantilla de Ditecsa comenzará una huelga indefinida.

Este diario contactó ayer con Acerinox para que ofreciera su versión de estos hechos, pero desde la empresa no se pronunciaron sobre los mismos.

Deficiencias
Del mismo modo, desde el comité de empresa explican que en las instalaciones de Ditectsa en la planta de Acerinox existen deficiencias.

A pesar de que la Junta de Andalucía exigió en su día una serie de medidas para evitar que las cenizas se esparcieran, un integrante del comité de empresa ha explicado que “se colocaron unas pantallas de doce metros, que era la altua que exigían. Esas pantallas evitan que las cenizas se vean desde el exterior, así como los movimientos de la grúa de vuelco, pero no garantizan que no se esparzan”.

Sin embargo, añade, “las instalaciones de Ditecsa son las únicas que no están techadas en toda la fábrica y con el viento, las cenizas se esparcen por encima de las pantallas”.

En torno a las montañas de cenizas, alega que “la única preocupación que tienen es que no superen los seis metros de altura, que es lo que se les exige legalmente”, pero que se filtran por varios puntos de las instalaciones.

Según esta fuente, los filtros de uno de los hornos no funcionan. Además, la planta de Ditecsa por la que pasan estas cenizas, residuos de Acerinox, “no está encapsulada”, lo cual supone otra de las vías para que las cenizas se filtren al exterior.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información