Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 19/08/2022  

España

Ardanza lamenta que Aznar no tratara de "dar una salida" a ETA tras secuestro

Se ha preguntado si hubiera sido tan tajante si el cautivo hubiera sido su hijo

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • José Antonio Ardanza.

José Antonio Ardanza, lehendakari cuando ETA secuestró y asesinó a Miguel Ángel Blanco hace 25 años, ha lamentado que el Gobierno de José María Aznar no hiciera "ningún tipo de esfuerzo para dar una salida" a ETA tras ese secuestro y se ha preguntado si hubiera sido tan tajante si el cautivo hubiera sido su hijo.

En Radio Euskadi, Ardanza ha lamentado la actitud personal de Aznar, presidente del ejecutivo entonces, que acudió a la manifestación en Ermua (Bizkaia) para exigir la liberación del edil del PP y no saludó a la familia del secuestrado que esperaba para hablar con él.

Aznar se sumó a la marcha tarde, no al inicio junto a las instituciones vascas, sino más atrás en otra pancarta, y al terminar la marcha, cuando los padres y la hermana del edil secuestrado le esperaban en el Ayuntamiento, se marchó "sin darles un abrazo ni saludarles, ni hablar con ellos" que pedían conocer qué iba a ocurrir, ha contado.

Ardanza ha explicado que, a través del exconsejero de Interior Juan María Atutxa que tenía relación permanente con el exministro Jaime Mayor Oreja, propuso al Gobierno hacer una declaración pública señalando que la demanda de ETA del reagrupamiento de los presos a cambio de la vida de Blanco era "imposible de cumplir en 48 horas, pero no aceptó".

"Yo sí creía que algún gesto de ese tipo podía ayudar" aunque "no tenía mucha confianza", pero "la reacción de Mayor Oreja fue rotunda en el no: el Gobierno de la nación no negocia con terroristas", ha manifestado.

"Ya me gustaría saber si el hijo secuestrado fuera el de Mayor Oreja o de Aznar, qué hubiera ocurrido", se ha preguntado.

"Fue muy triste", ha opinado sobre su relación con el Gobierno, que estaba "como obsesionado".

Además, ha denunciado que aún a día de hoy "ETA no es consciente del daño tan enorme que ha causado a este pueblo, en su imagen, su prestigio, en su ruptura interna" y ha denunciado que "su mundo civil no quiera reconocer públicamente el daño que han hecho". 

"A los vascos les costó reaccionar ante ETA" por "miedo" y "a la sociedad española también le cuesta todavía romper con 40 años de dictadura de Franco, con cientos de miles de muertos en la guerra y civil" y después "suprimiendo libertades, suprimiendo democracia y con más asesinatos y torturas. Hoy estamos deseando que en Rusia haya una reacción social contra Putin, pero el miedo es muy poderoso", ha reflexionado.

TE RECOMENDAMOS