Quantcast
El tiempo en: Andalucía
03/07/2022  

Campo de Gibraltar

La muerte de un niño en Algeciras en un incidente entre embarcaciones en 2018, a juicio

La Audiencia Provincial acoge desde el lunes la vista. La Fiscalía pide quince años de prisión para el piloto de la embarcación que golpeó al menor

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Las embarcaciones implicadas.

El juicio contra el presunto responsable de la muerte de M. M., el niño de nueve años que falleció trágicamente el 14 de mayo de 2018 cuando la embarcación de recreo en la que iba el pequeño fue abordada violentamente por una lancha neumática cuyo conductor realizaba maniobras supuestamente temerarias da comienzo este lunes en la sección algecireña de la Audiencia Provincial de Cádiz.

La Fiscalía pide 15 años contra el acusado, el piloto de la goma, por homicidio doloso, bajo la premisa de que, conociendo y siendo advertido de los riesgos que conllevaban las maniobras imprudentes que realizaba en presencia de otras embarcaciones en la playa algecireña de Getares, continuó en su irresponsable actitud hasta que su embarcación golpeó contundentemente al menor, causándole la muerte en el acto. El suceso conmocionó a todos los presentes en la citada playa, empezando por su padre, un joven de 28 años que se encontraba pescando con el niño en la embarcación de recreo, y que precisamente había estado recriminando su acción al presunto agresor antes de que sucediera la desgracia.

La primera intención del presunto homicida, que en el momento de suceder el hecho iba acompañado por otra persona en la lancha, fue huir del lugar. No le dejaron. Entre los que estaban en el lugar consiguieron reducirle hasta que llegó una patrulla de la Guardia Civil. Allí, in situ, le hicieron una prueba de alcoholemia que dio positivo. En aquel momento, fue también detenido momentáneamente su acompañante en la lancha, pero poco después este último salió en libertad sin cargos. El ahora acusado, por contra, ingresó en prisión preventiva, donde ha permanecido años en espera del juicio que ahora comienza.

Los hechos no terminaron allí. Desde que ocurriera el suceso, ha habido posteriores rencillas entre los clanes a los que pertenecen presunto agresor y víctima, lo que obligó, en los días posteriores a la muerte del niño, a establecer un fuerte dispositivo de control policial para evitar represalias.

Todo ello no pudo impedir que, varios meses después, en octubre, el padre del menor fallecido propinase supuestamente una puñalada en el pecho al dueño -que no al piloto, que estaba en prisión- de la embarcación. No quedó herido grave, pero se llevó el susto de su vida.

El suceso causó una gran consternación en toda la ciudad. El propio alcalde, José Ignacio Landaluce, al igual que el primer edil linense, Juan Franco, mostraron su dolor y solidaridad con la familia. Se produjeron, igualmente, tensiones con la familia del menor después de que se relacionase inicialmente el incidente con el narcotráfico. No en vano, las primeras informaciones apuntaban a detenciones anteriores de los ocupantes de la lancha por este motivo y que la lancha con la que se cometió la imprudencia que acabó en desgracia había sido previamente intervenida cargada de combustible para surtir a las que transportan droga.

El entonces comisario de la Policía Nacional en Algeciras, Luis Esteban, en declaraciones a Onda Cero recogidas por la agencia Europa Press, aseguraba que la muerte del pequeño Manuel fue “una imprudencia”, desvinculándola de rumores sobre presuntos ajustes de cuentas, si bien confirmaba que la lancha fue requisada hace una semanas por abastecer, con gasolinas, a las que trafican con hachís.

Tras el suceso, se abrió un largo y tedioso proceso judicial a través del Juzgado de Instrucción número 4 de los de Algeciras, que culmina hoy.

TE RECOMENDAMOS