Publicidad Ai
Publicidad Ai

Campo de Gibraltar

Crean una mesa de negociación para el ERTE de Acerinox en Los Barrios

La compañía insiste en plantear un ETOP, pero mantiene conversaciones con el Comité de Empresa por si no le fuese autorizado

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Planta de Acerinox en Los Barrios. -

Responsables de la planta de Acerinox en Palmones y del Comité de Empresa han establecido una mesa de negociación de cara al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) planteado por la compañía. Ambas partes han quedado emplazadas a una nueva reunión este jueves para intentar avanzar en ese asunto.

Durante la mañana de hoy se han mantenido diversos encuentros, en los que la empresa ha insistido en plantear un ERTE que afectará a la totalidad de la plantilla. La intención de la compañía es aplicarlo por causas ETOP (económicas, técnicas, organizativas o de producción), conocido como un ERTE por causas de fuerza mayor, para lo cual, en caso de ser autorizado por las autoridades laborales, no sería necesario ni siquiera un acuerdo con el comité de empresa.

Para ello, la empresa argumenta el incremento del precio del níquel y las restricciones al comercio con Rusia, uno de los principales exportadores de dicho producto, supone un coste inasumible para continuar con su producción. Igualmente, alegan que el incremento del coste de la energía también hace inviable la misma.

Sin embargo, ante la posibilidad de que este tipo de ERTE no le fuese autorizado, se ha establecido la mesa de negociación para comenzar a abordar el asunto con el Comité de Empresa. Al igual que sucedió durante los primeros meses de la pandemia, la empresa pretende que el ERTE se aplique a un número de trabajadores que vendrá determinado por la demanda de producción.

La compañía ya ha apagado la acería, que es la primera etapa en la producción del acero, y ahora está pendiente de cerrar también la actividad de laminación en caliente y, posteriormente, la de laminación en frío, que es la última de las tres etapas del proceso de producción.

A medida que se vayan apagando esas dos actividades, el expediente de regulación temporal de empleo irá aplicándose a más trabajadores, con la esperanza de que el Gobierno apruebe un paquete de medidas para contener los precios energéticos para la gran industria.

Fuentes de la compañía precisan a Europa Press que se trata de la única fábrica de todas las que tiene en el mundo que se ha visto obligada a cerrar temporalmente, ya que a la coyuntura actual del precio del níquel y la guerra en Ucrania se suma el ya de por sí alto precio en España de la energía frente al resto de países.

En concreto, Acerinox estima que el gasto adicional que tendrá que afrontar la compañía a nivel mundial por el incremento actual de la energía será de 90 millones de euros anuales, de los que el 80% corresponde a España, un porcentaje que contrasta con el 30% de producción que representa su actividad en el país.

La compañía confirma que el resto de sus fábricas en otros países podrá hacer frente a los movimientos especulativos del precio del níquel, por lo que no prevé más cierres, si bien en España no puede seguir manteniendo la actividad con los precios actuales, que derivan de un entorno regulatorio vinculado al precio más alto que en esos otros países.

Por todo ello, Acerinox defiende estar preparada para volver a activar su fundición y sus otras dos plantas, en caso de que lleguen a cerrarse, en cuanto se tomen las medidas necesarias para paliar los efectos del precio de la energía o vuelvan a estabilizarse los precios.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN