Convento de San Antonio, de Jaén

Publicado: 30/05/2018 ·
Hace pocos días saltaba la noticia en los medios de comunicación de que las religiosas del Convento de San Antonio, en Jaén, se veían obligadas a dejar...
Hace pocos días saltaba la noticia en los medios de comunicación de que las religiosas del Convento de San Antonio, en Jaén, se veían obligadas a dejar la capital giennense en próximas fechas. Aunque, en principio, no renuncian a la posibilidad de volver a nuestra ciudad y, por ende, a su convento, caso de que se produzca finalmente ese traslado.

Esta noticia me invitó a buscar datos sobre dicha fundación y su iglesia, así como a publicar algo al respecto. Según se indica en el Catálogo Monumental de la Ciudad de Jaén y su Término, editado por el Instituto de Estudios Giennenses, del convento de San António se conserva su iglesia, o ermita, que así se nombra en las fuentes documentales. Como todos ustedes saben, ubicada en la popular Plaza de Los Jardinillos.

Ya en el año 1528 el Deán Martínez de Mazas decía que se había fundado un “Refugio de pobres ancianos que llaman de San Antonio de Padua”, por parte de Alonso del Salto. La iglesia parece ser que fue fundada por el capitán Hernán Pérez Muriel y su esposa, Aldonza de Funes, en el año de 1458, “para que oiesen Misa los pasajeros y vecinos de dho templo...”.

El templo, que como decimos es lo único que se conserva del primitivo Convento de San Antonio, cuenta con bóveda de cañón con lunetos y yeserías barrocas de guirnaldas y frutos, a la moda del XVIII. Del mismo siglo es el gusto de su portada exterior.

No sigue contando el Catálogo Monumental que contó esa iglesia con “una caja de camarín sobresaliente, idéntica a la del Camarín de Jesús...” que, lamentablemente, fue suprimida al cambiar de lugar el presbiterio y dado que se abriría en ese lugar una puerta moderna.

Desde 1887 se instalan en dicho convento las Siervas de María, aunque a Jaén llegaron un poco antes. Según indican estas religiosas la fundación se lleva a efecto a instancias del Obispo Manuel González Sánchez, que ofrece casa e iglesia a la Madre Soledad.

Es la Madre Soledad Torres Acosta, fundadora de las Siervas de María, la que da nombre a la calle  donde se ubica este convento, desarrollando desde entonces en Jaén su impagable labor de asistencia a los enfermos.

Ojalá puedan volver las Siervas de María, las “Monjas de San Antonio”, en el futuro, a Jaén a desarrollar su labor. Pero caso de que no fuera así, es importante que se plantee dar utilidad a su iglesia, que cuenta con un valor singular y una historia que seguir contando a esta ciudad de Jaén.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información