HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 15:52 CET
Sábado, 22/09/2018

Campillejos

De Paradores y fantasmas

El pasado sábado tuve el acierto de apuntarme a una visita de la nueva iniciativa “Conoce Degusta Jaén en su origen”. Como es evidente por su nombre...

El pasado sábado tuve el acierto de apuntarme a una visita de la nueva iniciativa “Conoce Degusta Jaén en su origen”. Como es evidente por su nombre se enmarca en el proyecto “Degusta Jaén”, una iniciativa de la Diputación Provincial de Jaén que tiene como objetivo promocionar los productos de Jaén como fuente de riqueza y empleo en la provincia. Así pues pudimos conocer dos empresas agroalimentarias y un establecimiento hostelero que forman parte de la iniciativa Degusta Jaén. Primero fuimos a LEVASA, cuyo nombre significa “Leche de Vaca Sana”. Una vaquería familiar, de una familia de ganaderos, los Martínez, con varias generaciones dedicadas al oficio, en las últimas décadas con vacas y desde mucho antes, ya con su bisabuelo, con otras ganaderías. Conocimos las instalaciones en las que se envasa la leche fresca que allí producen y también la fabricación de quesos. En ambos casos de primera calidad y, sinceramente, es un lujo tener en Jaén la posibilidad de poder consumir leche fresca como la de LEVASA, una leche que se ordeña y envasa en apenas pocos metros, garantizando en todo momento la máxima calidad y donde, hasta el forraje que consumen las vacas, es recolectado por ellos mismos. Por cierto, la limpieza de las instalaciones, a un servidor, me pareció exquisita. De allí nos desplazamos a la empresa Patatas Fritas Santo Reino, otro nombre tan de Jaén como el anterior. Una industria, también familiar, que tiene como singularidad el uso del Aceite de Oliva en la mayoría de sus productos alimenticios. Una fábrica muy moderna, con las últimas tecnologías, en la que se fabrican unas exquisitas “patatillas” (que así las llamamos en Jaén), y otros muchos aperitivos y frutos secos. Y para terminar el Parador Nacional, también adherido al programa Degusta. Fue una verdadera sorpresa poder conocer la parte de los huéspedes del mismo. Tantos años en Jaén y nunca había entrado. La Sala de TV, preciosa, una de las habitaciones de lujo, con magnífica terraza hacía la serranía giennense e, incluso… la habitación de la célebre “Fantasma del Castillo”. Se trata de la habitación número 23, que se ubica a mayor altura que el resto, en una especie de torre. Fue toda una sorpresa. Para finalizar, y entre otros platos, Ajoatao con crema de ajo negro y bacalao, Revuelto de morcilla en caldera, Estofado de jabalí al estilo de Baños de la Encina con Ajocolorao y Leche frita con carpaccio de piña y salsa de chocolate. Nos acompañó Ana María Gutiérrez, del blog “Cocinando entre Olivos”, que comparte con un servidor el nombramiento como Comendadora de la Muy Ilustre y Noble Orden de los Caballeros de la Cuchara de Palo. Nos dejó muy buen sabor de boca esta experiencia.

COMENTARIOS

chevron_left
San Blas en la Magdalena
chevron_right
Jaén (Perú)