HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 15:52 CET
Miercoles, 18/07/2018

Campillejos

Residencia Virgen de Alharilla

La Asociación Mensajeros de la Paz fue fundada en el año 1962 por el Padre Ángel García Rodríguez. Se trata de una ONG que ha recibido...

La Asociación Mensajeros de la Paz fue fundada en el año 1962 por el Padre Ángel García Rodríguez. Se trata de una ONG que ha recibido, entre otros, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y que en sus inicios tuvo como principal actividad la atención a niños y jóvenes con determinadas problemáticas. El tiempo haría que ampliaran sus objetivos, atendiendo de ese modo a discapacitados o personas mayores, entre otros.


Desde la creación de la Asociación Edad Dorada dan atención, con residencias y centros de Día, a gran cantidad de personas mayores, en torno a 11700 personas, según informan en su página web.
Mi tía paterna, Ana Cámara, falleció el pasado 2 de febrero. Una mujer sencilla que vivió especialmente apegada a sus sobrinos y cuñada en las últimas décadas. El deterioro físico que conlleva una edad avanzada, unido a diversas enfermedades, agravadas en los últimos meses, dieron al traste con su vida independiente y tuvo que trasladarse a una residencia de mayores, la  Residencia Virgen de Alharilla, en Porcuna, de la Asociación Edad Dorada.


Con interés, al principio, y sin experiencia alguna en estas lides, fui conociendo la residencia en cuestión. Desde el principio sentí que la atención a los residentes trascendía las obligaciones propiamente laborales, alcanzando un trato de familiaridad con ellos. Familiaridad que, significativamente, alcanzaba a sus parientes más cercanos. Tal fue mi caso. Un trato exquisito, facilidades y comprensión ante las dificultades que pudieran surgir fruto de la distancia o cualquier otra eventualidad, además de  diversas acciones concretas que, no por sencillas, han dejado de ser sumamente valiosas y que hicieron que, en todo momento, nos sintiéramos tranquilos de que nuestra familiar estuviera en esa residencia o, mejor, en esa casa.


Lamentablemente sólo ha podido disfrutar de ese lugar poco más de tres meses, pero me siento en la obligación de ensalzar públicamente la labor tan necesaria, valiosa y extraordinaria que desarrollan todos los trabajadores que se dedican al cuidado y atención de las personas mayores y, en particular, la de la directora y todo el personal de la Residencia Virgen de Alharilla de Porcuna. De corazón, muchas gracias.

COMENTARIOS