El tiempo en: Andalucía
Viernes 04/12/2020

Cádiz

Hostelería y ocio nocturno de Cádiz: tocados por el toque de queda

Los bares de música son los más perjudicados con la limitación de los horarios

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Rollin’Rock Pub, uno de los bares de ocio nocturno del centro de Cádiz.
  • Los restaurantes optan por adelantar su hora de apertura para el turno de cenas
  • Lamentan que esta medida no venga de la mano de algún tipo de apoyo económico

Un nuevo varapalo para los hosteleros y, en mayor medida aún, el ocio nocturno. La implantación del toque de queda ha vuelto a condenar a este sector, uno de los más golpeados por las restricciones del coronavirus desde que comenzara la pandemia. Cada otoño la ciudad se queda un poco más deshabitada después de la habitual ocupación foránea del verano. Este año todo apunta que además de frías las calles quedarán desiertas.

Con la nueva medida del Gobierno central, aún a falta de conocer la hora establecida para ese toque de queda por la Junta de Andalucía y si habrá otras restricciones, los restaurantes verán alterados sus horarios por la noche, algo que repercutirá también en los hábitos de los clientes. El Faro ya anunció desde el domingo que adelantarán su apertura para el servicio de cenas a las 20.00 horas tanto en barra como en salón. Gades Tapas y Abastos Multibar anunciaban lo mismo en sus redes sociales, y la Tapería de Columela abrirá aún antes, a las 19.30 horas.

El gerente y propietario de La Tapería, Francisco Renda, asegura no saber si van a poder sobrevivir a la situación, “tengo muchos empleados, la mitad de ellos en ERTE; ya estábamos en la cuerda floja y esto es un pequeño batacazo más”. Cree que hay que “intentar sobrevivir”,  toca reinventarse y “promocionar este adelanto de hora de la cena, un cambio de costumbre en la gente y concienciar de que no se puede hacer las cosas como hace un año en este momento”. Para ello está barajando establecer algún tipo de promoción para que la cena temprana tenga algún tipo de beneficio para los clientes.

El Mesón Cumbres Mayores tiene pensado abrir a las 19.00 horas, una hora antes que hasta ahora. “No sabemos si la decisión tendrá éxito, porque cuando hay extranjeros seguro que lo agradecen incluso, pero la gente en Cádiz no estamos acostumbrados”, nos cuenta Jesús Ramos.

Castigo al ocio nocturno

Aunque sin duda los más perjudicados con el toque de queda son los locales dedicados al ocio nocturno. Este sector ya viene denunciando su deporable situación en los últimos meses. “Ya con el aforo y la reducción de horarios estábamos funcionando a menos del 50% de ingresos respecto al año pasado”, comenta Daniel Gallardo, gerente del Rollin’Rock Pub. Este negocio lleva una semana abriendo a las 17.00 horas, “en previsión a esta medida”. De bar de copas ha tenido que ampliar su horario y ofrecer también cafés en la tarde. “Si cerrando a la una de la madrugada estábamos a menos del 50%, reduciendo el cierre a las diez o las once vamos a hacer un 20 o 25 por ciento”. A Gallardo le parece “increible” cerrar una actividad “sin ningún tipo de apoyo económico ni previsión de ayudas”.

Desde el karaoke Las 3 Decadas su propietaria y gerente, Amalia Llamas lamenta también la falta de respaldo por parte de las instituciones. “Nosotros seguimos pagando lo mismo de agua, luz y basura estemos abiertos o cerrados; y las tasas son mayores por ser empresa” sin embargo “no nos han dado ningún tipo de ayuda”. Este local abrió sus puertas hace tres semanas adelantando también su horario a las 18.00 horas porque el limitado horario nocturno no le resultaba rentable. Llamas siente que se han “olvidado” del ocio nocturno y cree que va a desaparecer “porque es inviable” y “cuando esto pase nos habremos quedado en el camino”.

Tanto Gallardo como Llamas consideran que el cierre de este tipo de bares va a fomentar  que la gente se reúna sin ningún tipo de control en casas o botellones. “En los locales velamos porque los grupos sean reducidos, usen las mascarillas y se respeten las normas y la higiene”, señala el gerente del Rollin’Rock Pub.  Pero por contra “con amigos o conocidos en una casa cuando llevas dos copas sí que se desmadra el tema, porque se cogen los hielos con la mano, se intercambian los vasos, no se desinfecta nada, etc.”, apunta la propietaria de Las 3 décadas. 

La Junta de Andalucía aprobó hace un mes una medida para ayudar a los autónomos a pagar el alquiler de sus locales. Establecía que podrán cobrar 1.200 euros si tienen un negocio de ocio nocturno o infantil o 900 euros si pertenecen a cualquier otro sector. Aunque los requisitos para optar a ella limitaban mucho a los demandantes. “Exigía, por ejemplo, que el propietario del local tenía que haber depositado la fianza en el registro de la Junta en el momento de formalizar el contrato de alquiler; esto responsabiliza al inquilino de lo que haga el propietario con el dinero de la fianza. Muchos no han podido acceder a la ayuda por esto por lo tanto al final no es real lo que se anuncia”, señala Gallardo.

Además no podemos olvidar que el sistema conecta a varios sectores que se ven perjudicados como consecuencia de las desventajas del ocio nocturno. Por ejemplo los taxis, que ofrecían un gran número de servicios durante los fines de semana de aquellas personas que salían de copas. O los repartidores de hielo, que al bajar la demanda ven peligrar sus puestos.

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca Andalucía) ha pedido a la Junta que retrase el toque de queda hasta las 0.00 horas para poder dar servicio hasta esa hora o las 23.30 horas, pues reclaman “que nos igualemos” a otras regiones como Madrid o País Vasco, donde hasta ahora la hostelería puede estar en activo hasta la medianoche. También la Federación Nacional de Empresas de Ocio y Espectáculos, España de Noche, ha reclamado una reunión con los distintos ministerios económicos del Gobierno "con carácter urgente", con el objetivo de poder abordar un plan de rescate que permita proteger 25.000 empresas y 200.000 trabajadores del sector.

COMENTARIOS