Actualizado: 12:11 CET
Domingo, 05/07/2020

Cádiz

Arrían la bandera pero la lucha del colectivo LGTBI+ seguirá ondeando

La concejala Lorena Garrón asegura que el Ayuntamiento seguirá “defendiendo los derechos del colectivo y peleando contra cualquier muestra de opresión”

  • El Ayuntamiento de Cádiz arría la bandera Lgtbiq+.

“¿Qué significa para ellos quitar una bandera? Una bandera que es orgullo; cuando la portamos por las calles en nuestras manifestaciones, en segunda fila vemos a personas de 80 y 90 años con las lágrimas en los ojos recordando lo que han pasado. Ese es el verdadero orgullo de lo que hemos logrado”. Con esta reflexión rompía el hielo en la plaza de San Juan de Dios en la tarde de este lunes el que fuera líder vecinal del barrio del Pópulo, Antonio Gallardo.  

Detrás de esta entidad, como de otras muchas, está Vox, la ultraderecha, los que intentan coartarnos la libertad, que son los mismos que van abanderando la Constitución”,

El Ayuntamiento gaditano arriaba, ante la mirada de más de cien personas, la bandera LGTBIQ+ del cuarto mástil de la Casa Consistorial siguiendo la resolución del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Cádiz que dispone la retirada de la misma, como medida cautelar y tras la denuncia presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos. “Detrás de esta entidad, como de otras muchas, está Vox, la ultraderecha, los que intentan coartarnos la libertad, que son los mismos que van abanderando la Constitución”, expresaba Jaime Zamora, presidente de Aghois Cádiz.

La bandera fue izada hace una semana con motivo de la Semana del Orgullo. Este lunes tuvo que ser arriada ante la atenta mirada de colectivos, asociaciones, entidades, familias con niños, jóvenes y mayores que quisieron estar presentes para manifestar su apoyo. Tras ser retirada fue entregada a los colectivos sociales asistentes a la concentración.

“Que estemos aquí arriando la bandera no demuestra otra cosa que el hecho de que tenemos que seguir dando pasos, caminando hacia la construcción de una sociedad diversa e igualitaria, donde todo el mundo pueda sentirse como quiera. Es un camino lleno de piedras, porque una orden judicial y una denuncia fascista y LGTBIfóbica nos sigue dificultando que podamos crear esa sociedad”. Eran las palabras de la concejala de Feminismos y LGTBIQ+, Lorena Garrón, quien se mostraba firme ante su convencimiento, y del resto del equipo de gobierno, de no dar ni un paso atrás. La edil animaba a los vecinos y vecinas de la ciudad a colgar banderas arcoíris en sus balcones como muestra de apoyo, al igual que lo hacen desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA).

“Nosotros vamos a personarnos en el procedimiento porque la decisión tomada nos parece absolutamente abusiva; no existen intereses reales en juego para obligar a tomar esta medida”, apuntó Diego Boza, delegado de la APDHA. “No podemos aceptar que quienes generan odio y están en contra de la igualdad traten precisamente de gobernar esta ciudad usando  a los jueces para ello”, añadía.

No obstante, a pesar del apoyo demostrado, Abogados Cristianos volvía a presentar nuevamente una querella contra el alcalde de Cádiz, José María Gónzález, “por desobediencia al no haber retirado pasadas 72 horas la bandera LGTBi de la fachada del Ayuntamiento pese a la orden judicial”. La presidenta de esta asociación, Polonia Castellanos, añadía que “sabiendo que realiza algo ilegal, además se resiste a cumplir una sentencia judicial.Está claro que el alcalde de Cádiz tiene que ser inhabilitado”.

Sin embargo, Diego Boza, quien además de miembro de la APDHA es profesor de Derecho Penal en la Universidad de Cádiz, apunta que “el izado de la bandera se trata de un acuerdo de pleno, por lo tanto es un acuerdo de la ciudadanía de Cádiz que es abierta y tolerante”. Apunta que, además, “forma parte de la obligación de un ayuntamiento, que es impulsar la igualdad. No existe ningún posicionamiento político, sino que hablamos de una obligación constitucional derivada del Art. 9 y el Art. 14 de la Constitución que establece la necesidad de eliminar las trabas para la igualdad, también por razones deorientación sexual”.

Y es que, en definitiva, el Tribunal Supremo no ha dicho que no se cuelguen banderas no oficiales, sino que existe un deber de neutralidad política. “La bandera arcoíris se coloca en una situación de igualdad, y lo que hace es visibilizar la necesidad de igualdad por razones de orientación sexual, y precisamente en esa lucha no existen colores políticos”, sentencia. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n
chevron_left
Auténtica final en Elche
chevron_right
Bruno García es elegido como secretario general del PP de Cádiz