Actualizado: 19:27 CET
Sábado, 21/09/2019

Cádiz

Verdad, justicia y reparación desde San José

Más de 200 personas acudieron al cementerio gaditano para conocer las tareas de exhumación

  • Visita a la fosa norte del cementerio de San José.

Lo que en su día fueron unos zapatos, herramientas de trabajo, botones, peines, balas y una larga lista de nombres. Se dispone todo sobre una mesa, como si tanto vacío y tanto dolor cupiera en un espacio tan reducido. La arqueóloga Fátima Barreiro explica a los asistentes qué es lo que tienen ante sus ojos. Un adolescente reconoce en voz alta haber sentido un escalofrío. Previamente, el historiador José Luis Gutiérrez Molina ha puesto en contexto al primer grupo en acceder al cementerio de San José contando qué fue lo que pasó hace ochenta y tres años.  

Hoy, 18 de julio, concluían los actos por la dignidad y la memoria de las personas represaliadas durante el franquismo con motivo del aniversario del golpe de Estado de 1936, organizados por la Plataforma de Memoria Histórica y el Ayuntamiento de Cádiz. Han sido más de 200 las personas que han acudido para visitar la fosa norte del camposanto gaditano, teniendo que formar hasta cuatro grupos; una fosa que se construyó en 1912 y que acoge restos de todo tipo —un total de 39.000 cuerpos—, entre ellos los de las víctimas del franquismo, que según los datos rondan los 150. Hasta el momento han sido localizados nueve de ellos. “¿Cómo se sabe que se trata de un represaliado?”, pregunta uno de los asistentes. La respuesta de Francisco Moncayo, otro de los arqueólogos, es clara: “heridas de bala en la cabeza”.

Una fosa común, además, castigada por una estructura de hormigón proyectada a finales de los años setenta. Por si no fuera poco el peso de la injusticia y de la muerte, también se arrojó sobre sus cuerpos el del cemento. A la visita en el cementerio le precedió, en la tarde de ayer, una ruta histórica sobre Milagros Rendón a cargo del doctor en Historia y especialista en Memoria Histórica Santiago Moreno Milagros Rendón Martell, mujer activista de la época, militante del PCE y de las primeras víctimas de la represión, que desde esta semana cuenta con una calle con su nombre junto a la Cárcel Vieja, lugar donde permaneció arrestada por los sublevados.

Un día antes, el martes, se presentó el catálogo de simbología franquista de la ciudad. Los actos concluyeron con varias actuaciones musicales, poesía e intervenciones de algunos familiares, en homenaje a las víctimas del franquismo y para reivindicar el apoyo de las instituciones en las tareas de exhumación. La plaza Santo Ángel de la Guarda se durmió este 18 de julio al son del himno de Riego. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Andaluc�a Informaci�n
chevron_left
Ascenso administrativo del Cádiz CF Femenino a Primera Nacional
chevron_right
Teresa Rodríguez y Colau se unen a Errejón en el Senado