Actualizado: 09:14 CET
Miercoles, 22/01/2020

Cádiz

Playa, olas y surf: la mejor terapia

Arranca el Programa de Verano de SoloSurf con casi dos centenares de participantes

Cargando el reproductor....
  • iños y niñas con TEA practican el surf como terapia en la playa gaditana de La Cortadura

Son casi una decena, marchan hacia el agua con diligencia y seguridad, enfundados en sus licras rojas. Algunos de ellos apenas levantan el metro de altura pero parecen no temerle al mar. Caminan de la mano de sus monitores, que les enseñan a mantener el equilibrio sobre una pelota, el movimiento del remo y de ponerse en pie sobre la tabla aún en tierra. Pronto parecen haber dominado las nociones básicas y se enfrentan a las olas en la orilla para intentar cabalgarlas. No desisten si no llegan a levantarse o si se caen. Lo vuelven a intentar una y otra vez. Son niños y niñas con TEA (Trastorno del Espectro Autista), una enfermedad que entre sus síntomas recoge el tener poca interacción social, falta de comunicación, desinterés por su entorno y  ser poco hábil en las destrezas motoras finas. Sin embargo, cuando están en la playa con la mente en el surf eso queda aparcado a un lado.

Este lunes comenzaba el Programa de Verano de SoloSurf, con casi dos centenares de participantes entre usuarios, trabajadores y monitores. Este programa se desarrolla en los meses de julio y agosto, (de lunes a jueves en horarios de mañana y tarde), tanto en playa, donde los usuarios practican el surf como terapia con los fundamentos que la asociación ha venido poniendo en práctica en sus diez años de existencia, como en las instalaciones que la Residencia Militar cede cada año de manera desinteresada y en apoyo a los programas de SoloSurf, en concreto para las actividades de piscina.

“Aquí estamos en un proceso de estimulación, en el que todo lo que se hace desde el punto de vista de la psicomotricidad y de la pedagogía aplicada redunda en un comportamiento terapéutico en los niños, sobre todo porque mejora mucho el concepto de su esquema corporal y la conexión del niño con el medio”, explica Jesús Borrego, director técnico de SoloSurf. Dentro de lo que se considera ‘surf terapéutico’, esta asociación son especialistas en autismo, aunque trabajan con diversidad funcional de carácter mental, física y neurológica. “Lo que a nosotros nos marca la diferencia es la cantidad de personas con las que trabajamos al mismo tiempo, sobre todo en etapa infantil con diagnósticos muy tempranos o con afectaciones graves en algunos de los casos”, apunta Borrego.

La mejoría de estos niños y niñas son más que notables para sus progenitores. “Han llegado algunos padres contándonos que sus hijos no saben andar de la mano, pero nosotros a través de varias técnicas conseguimos no sólo que el niño ande de tu mano, sino que además son ellos mismos los que te buscan, comienzan a hablar y te reconocen. Es algo que los padres agradecen mucho”, señala Laura Heredia, monitora de SoloSurf.

Para el Programa de Verano está previsto que participen ocho trabajadores y unos 60 monitores entre alumnos de cursos impartidos por SoloSurf y voluntarios de los programas de voluntariado organizados. Así, el total de participantes previsto entre usuarios, monitores y trabajadores para este verano asciende a casi los dos centenares. Un año más la playa de Cortadura ofrecerá una imagen que ya se ha convertido casi una seña de identidad de esta parte del litoral gaditano de cada verano, en la que personas con diversidad funcional aprenden y disfrutan de la práctica del surf.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Andaluc�a Informaci�n
chevron_left
Abierto el plazo para las oposiciones de Policía Local en Cádiz
chevron_right
Los jefes de Gabinete en el Ayuntamiento rechazan subirse el sueldo