Actualizado: 21:16 CET
Miercoles, 21/11/2018

Cádiz

Continúa la polémica de los chiringuitos en Cádiz

El Ayuntamiento cree que se ha prescindido del procedimiento en la transmisión de las conesiones. Acota, en base al PGOU, la ocupación a 150 metros cuadrados

  • Hay pendiente una reunión entre Aecca y el Consistorio.

La polémica sobre los chiringuitos continúa. El Ayuntamiento insiste en que no se ha llevado a efecto la transmisión, mientras que la Junta da el proceso por culminado. Y ahora se suma el articulado del Plan General que no permite una ocupación en la playa de más de 150 metros cuadrados. El Consistorio pide el archivo inmediato del expediente.

El Ayuntamiento respondía en el trámite de audiencia previa que abordaba la modificación sustancial de la concesión de los chiringuitos. Ha emitido un informe técnico, al que ha tenido acceso Andalucía Información en el cual, en sus alegaciones al procedimiento, advierte de que la resolución que reconocía como titular a los concesionarios de los chiringuitos “es un trámite previo que debe realizarse antes del negocio jurídico de la transmisión”. Se trata de una “autorización”. El Ayuntamiento indica que “siempre han sido titulares de las instalaciones, son sus legítimos dueños y propietarios, siguiendo el pliego de condiciones, por lo que “el hecho de entender que estas autorizaciones son firmes, al no haber sido recurridas por el Ayuntamiento, no implica que conlleve una transmisión efectiva y real de los títulos”.

Haciendo uso del Informe del Servicio de Calidad Hídrica, el Consistorio pone de manifiesto que es necesario presentar un documento “donde conste la transmisión y a partir de ahí se emitirá la resolución del cambio de titularidad de los chiringuitos”. El equipo de Gobierno indica en su escrito que aún alegando y demostrando este Ayuntamiento que ese acto no se ha producido, “se sigue adelante con el procedimiento, despojando al Consistorio de sus derechos de ocupación y explotación, ocasionando unos perjuicios económicos de muy difícil reparación”, como sería, por ejemplo, privarle de la percepción de los cánones en concepto de explotación. Recuerdan también cómo la competencia del mantenimiento de las playas recae en los municipios.

Añade que los efectos de la resolución de autorización previa a la concesión, sin culminarse el procedimiento, “son absolutamente injustos y están fuera de toda legalidad”. Advierten también que se están tramitando expedientes sancionadores por nuevos incumplimientos que se producen por parte de determinados establecimientos.

La resolución que se atiende hace efecto sobre tres cuestiones concretas: permanencia durante todo el año, sin necesidad de desmontaje; aumento de la superficie de la instalación y ampliación temporal de la concesión hasta un total de 30 años. Ante este asunto, el Ayuntamiento considera que debería haberse atendido al Reglamento de Costas y haberse aprobado los pliegos de condiciones y el concurso para garantizar la publicidad, imparcialidad, transparencia y concurrencia competitiva. De ahí que consideren que se “ha prescindido del procedimiento totalmente, tanto en su causa como en las formas y trámites”.

Por otro lado, tal y como indicó en su momento el edil de Urbanismo Martín Vila, el Plan General y el pliego son “cuestiones insalvables”. De ahí que en referencia al informe relacionado con el documento urbanístico por el que se rige la ciudad se insiste en el articulado que hace referencia a las clases de suelo y a la ocupación tanto de playas como de otros espacios libres.

La interpretación del artículo del PGOU es clara “en playas se limita la ocupación, no en la superficie construida, entendiendo por ocupación el espacio realmente ocupado por un uso distinto al del espacio libre y en que se incluye tanto la superficie edificada como las terrazas”. En conclusión, el PGOU se refiere a la totalidad de la superficie que ocupa la instalación en la playa.

En resumen, este hecho colisiona con la intención de poder ampliar las instalaciones de los chiringuitos, que era una de las modificaciones sustanciales. Y no sólo afectará a los que en su día solicitaron la transmisión, sino que también afectará a los que ya existen, e incluso podría verse afectado el plan de explotación de playas con la celebración de eventos deportivos en la ciudad.  

Desde la Asociación de Empresarios Costa de Cádiz (AECCA) indican que no tienen aún información oficial y que están pendiente una reunión con el Ayuntamiento para clarificar la situación en referencia a los chiringuitos. Mientras tanto, desde la Junta llevan meses insistiendo en que el asunto de las “transmisiones está cerrado y más que cerrado”, por lo que se desestimaban las alegaciones presentadas Ayuntamiento.  

COMENTARIOS

Publicidad Ai Andaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�n Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La UCA se "desvincula" del trabajo del Observatorio de Carlos Guillén
chevron_right
Cádiz acoge la XXIV Copa de España de Fútbol Sala Femenino