Actualizado: 11:58 CET
Martes, 18/09/2018

Cádiz

"La balanza no es poner el empleo o el derramamiento de sangre"

Los trabajadores de los astilleros de la Bahia de Cádiz reciben el encargo de las corbetas saudíes como un "balón de oxígeno"

  • Navantia San Fernando.

Los trabajadores del astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz), en el que se construirán las corbetas contratadas por Arabia Saudí, esperan "con muchísima ilusión" empezar a trabajar en este encargo que definen como "un balón de oxígeno" para su planta y para toda la compañía pública.

Así lo ha indicado Jesús Peralta, el presidente del comité de empresa de este astillero, que, junto con el de Ferrol, se hará cargo de construir las cinco corbetas encargadas a Navantia por Arabia Saudí y una base naval para estas naves en su país, un contrato que supondrá unos 2.000 millones de euros,

"Tenemos muchas ganas de empezar a trabajar, de ver entrar por esas puertas a 3.000 personas en los momentos más álgidos de la construcción", ha indicado el representante de los trabajadores, que destaca además la repercusión económica y en el empleo indirecto en la zona.

Con este contrato San Fernando acogerá también durante unos dos años a alrededor de 500 ciudadanos de Arabia Saudí que harán en la localidad gaditana una formación militar, en colaboración con la armada española, y naval para familiarizarse con los sistemas de las nuevas corbetas, según destaca el representante sindical.

Esto será "un valor añadido" a este contrato con Arabia Saudí, por las repercusiones económicas en la Bahía de Cádiz.

"Vamos a volver a ver caras alegres en este astillero y en el sector industrial de la bahía de Cádiz", subraya el sindicalista, que recuerda que dentro de dos meses entregarán el Buque de Acción Marítima (BAM) que construyen para la Armada española y que es el único encargo que la planta tenía hasta ahora.

"Estábamos bajo mínimos, con un nivel de subactividad bastante alto", ha añadido.

El presidente del comité de empresa dice que no ve "con buenos ojos" las críticas a este contrato de varias ONG, que acusan a España de vender armamento a un país sobre el que pesan acusaciones de crímenes contra la población civil.

"La balanza no es poner el empleo en Cádiz o el derramamiento de sangre en Yemen, la balanza es empleo en Cádiz, la zona con mayor tasa de desempleo de Europa, o empleo en Alemania o en Italia", explica.

"Para Cádiz este contrato es como agua de mayo. No estamos de acuerdo con derramamientos de sangre, pero llevamos 300 años construyendo barcos militares, es nuestra manera de vivir. De nosotros no depende que el adjudicatario lo utilice de una forma otra, los pueden usar también para misiones humanitaria o para rescates", añade.

Los trabajadores esperan que la actividad para la fabricación de estas corbetas en el astillero empiece a primeros de octubre.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nAndaluca InformacinAndaluca InformacinAndaluc�a Informaci�n Publicidad Ai