Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 27/07/2021

Cádiz

“Tener una buena formación no es importante, es importantísimo”

En tiempos de crisis, el desempleo se dispara, pero es también en estos tiempos, cuando la demanda de formación aumenta casi al mismo ritmo que el paro. Con el responsable regional de Forja XXI hemos hablado precisamente de este tema...

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n
Publicidad Ai
  • Juan José Ruiz Márquez , director general de la Fundación Forja XXI

Si en algo coinciden casi todo el mundo, es en el hecho de que es más fácil acceder al mercado laboral si el demandante cuenta con una buena formación. Y sobre formación y empleo hablamos esta semana con el director general de la Fundación Forja XXI, Juan José Ruiz Márquez, quien además relata las acciones y programas que se están llevando a cabo en la provincia de la mano de esta fundación, así cómo la forma de acceder a los mismos. Tal y como explica el director general de la Fundación Forja XXI, “aquí no juega el color político”, y sí la aptitud y la actitud de los que solicitan entrar en sus programas, ya sea como parte del alumnado o del cuerpo docente y administrativo.

—¿Dónde surge Forja XXI y cuáles son sus objetivos primordiales?
—La Fundación Forja XXI inicia su actividad en octubre de 1992 y fue constituida a partir de la Sociedad Estatal Expo 92. En concreto fue una idea del presidente de la Sociedad Estatal, Jacinto Pellón, el cual consideró importante que una vez finalizada la Expo no se perdieran las actividades que desarrollaba el área de formación de esa sociedad, de la que fui director. Por lo tanto, con esa base se formalizó esta fundación. El objeto de Forja XXI, aunque es muy amplio y abarca muchas actividades, pero resumiendo mucho, la mayoría de ellas están encaminadas hacia la formación hacia el empleo. Es mejorar la’ empleabilidad’. Este es fundamentalmente nuestro objetivo, mejorar la formación hacia el empleo. Naturalmente, dentro de estas actividades hay muchos programas desde talleres de empleo, escuelas taller, cursos de formación para el empleo, e incluso contamos con una escuela de jardinería de formación reglada en Sevilla. El proyecto se inicia en Sevilla pero actualmente estamos en toda las provincias. En Cádiz llevamos 15 años, y nuestras instalaciones están en la calle Parlamento. Tenemos sede en todas las capitales, en Ceuta y en Melilla, y también en el norte de Marruecos.

—¿El ámbito de actuación es regional?
—Exactamente. Aunque en concreto, estamos muy implantados en la provincia de Cádiz, con actuaciones en muchos municipios y fundamentalmente en La Janda.  Como toda fundación, contamos con un patronato con una composición muy variada, con miembros permanentes, como algunos catedráticos o presidentes de cajas de ahorro, y otros que llegan a través del cargo de ocupan de forma temporal, como el alcalde de Sevilla o rectores de universidad. Se da la circunstancia que algunos patronos que estuvieron por razón de su cargo, pero como han trabajado bien y mucho por la Fundación, una vez que ya no estaban en el cargo en cuestión, han pasado a ser miembros permanentes del Patronato, como Soledad Becerril, exalcaldesa de Sevilla, que bajo su periodo se puso en marcha la citada escuela de jardinería. Es un Patronato muy amplio, muy plural, que se reúne para fijar las directrices de la Fundación.

—¿La cuestión política, o el color político, aquí no entra en juego?
—No, evidentemente no, la cuestión política no entra en juego, aunque naturalmente los cargos lo ocupan personas de diferentes partidos políticos. Una vez que deja el cargo, entra su sustituto, sea del partido que sea. Tenemos el caso del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que es del Partido Popular, pero si fuera de IU también estaría. Ocurre lo mismo con el presidente de la Diputación que es del PSOE. El resto no tiene una afiliación política, son en su mayoría abogados, empresarios, catedráticos. Por lo tanto, es un patronato plural.

—¿Cómo se financia la Fundación Forja XXI?
—Pues fundamentalmente se financia a través de las aportaciones tanto públicas como privadas. Sobre todo, de todas las administraciones públicas. Tenemos convenios con todas las instituciones como ayuntamientos, diputaciones, la Junta de Andalucía y con el Gobierno de la Nación, dependiendo del programa que se determine. Por ejemplo, en Ceuta la fundación se financia a través de la propia ciudad autónoma como por el Ministerio de Empleo. También tenemos convenios de colaboración con cajas de ahorros y con algunas entidades privadas que también aportan fondos para el mantenimiento de la fundación.

—Son veinte años que se cumplen el día 15 de octubre del inicio de las actividades de la Fundación Forja XXI… ¿se nota la crisis económica en estos últimos años?
—Naturalmente que se nota, y lo hace en varios aspectos. En primer lugar, hay muchísimos más demandantes que acuden a informarse, a orientarse, a la Fundación, a través de Andalucía Orienta, implantada en todas las provincias. Los cursos de formación, los talleres de empleo, las escuelas taller, tienen una mayor demanda. Por otra parte, también se nota ya no tanto en la aprobación de programas, sino en la agilidad en el pago. Es algo que no estoy descubriendo, pero es verdad que los pagos se retrasan, aunque todavía nosotros no tenemos restricciones de programas.

—¿Ha variado la temática de los cursos de formación?
—Sí, sí. En estos veinte años ha habido cambios en todo, desde el funcionamiento de las escuelas taller, de los cursos de formación, hasta Andalucía Orienta, todo ha evolucionado intentando mejorar el servicio que se presta.  Por ejemplo, Andalucía Orienta en la provincia de Cádiz atienda anualmente a unas 850 personas que acuden a nuestras sedes en busca de orientación en técnicas de búsqueda de empleo de forma individualizada.

—¿Ha aumentado el número de jóvenes demandantes de estos servicios?
—Ha aumentado en general todos los sectores de la sociedad. Ha aumentado la demanda para los cursos de formación. Por ejemplo, la Escuela de Jardinería tiene cubierta su ratio y hay colas para entrar. Ocurre lo mismo en los cursos. Hace años había dificultades para cubrir las plazas de los cursos, hoy para todos los programas hay que realizar previamente una selección.

—¿Es importante la formación, aún más en tiempos como los actuales?
—Yo creo que no solamente es importante, sino que es importantísimo. Creo que en eso coincidimos todos. Desde todas las administraciones públicas, sus responsables siempre dicen que  la mejor inversión es en formación. Por lo tanto, mientras más formada esté una persona, más oportunidades de empleo tendrá. También es importante diversificar la formación, no podemos encasillarnos en un sector. Naturalmente la formación que ofrecemos se adapta a las necesidades del mercado de trabajo, y está claro que el turismo es uno de los sectores que no está actualmente en crisis. Por eso tenemos en marcha muchos proyectos que están enfocados en el sector turístico, como atención al público, información turística, restauración, animadores socioculturales, etcétera.

—En la provincia, ¿qué proyectos hay en marcha?
—Actualmente llevamos en la provincia la formación profesional para el empleo (FPE), que son cursos de formación ocupacional, y que se celebran tanto en Cádiz capital, Medina Sidonia, Alcalá de los Gazules y San Fernando. Contamos también con el servicio de Andalucía Orienta. Tenemos proyectos de apoyo al autoempleo, para aquellas personas que quieran crear una empresa. En este caso, nuestros técnicos les asesoran. En este año se han asesorado a 170 emprendedores, de los cuales 92 han creado su propio negocio.  Por lo tanto, es un porcentaje alto. Llevamos las Experiencias Profesionales para el Empleo (EPES), que son proyectos dirigidos a alumnos para que hagan prácticas en empresas privadas. Suele ocurrir que si el alumno es disciplinado, normalmente se quedan a trabajar allí. Contamos también con una Escuela Taller en Vejer de la Frontera, de Audiovisuales, donde estamos formando a 30 jóvenes en imagen y sonido. Después existe un proyecto, el Plan+18, para chicos y chicas que han estado tutelados por la Junta y al cumplir los 18 tienen que salir de los centros. Es un programa voluntario donde los chicos residen en pisos que tenemos, y lo damos los medios, desde el sustento hasta el apoyo económico, además de ayudarles en la formación y en la búsqueda de empleo. Algo que suele ocurrir tras apenas un año con nosotros. Este proyecto ha cambiado de nombre porque antes incluía la palabra extutelado, y hay quienes la relacionan con delincuencia, nada más lejos de la realidad. Que un joven esté tutelado por la Junta puede ser por millones de motivos, como por quedarse sin familia, o que sus padres tengan problemas. Pero no son delincuentes, y por eso le hemos cambiado el nombre.

—¿Hay una futura Escuela Taller en Medina?
—Sí, se está finalizando una Escuela de Hostelería y Turismo en Medina. Nace en colaboración con el Ayuntamiento, el cual nos cede un antiguo matadero que estaba en ruina. Comenzará a funcionar pronto aunque no está inaugurada todavía. Es una escuela muy moderna, con excelentes instalaciones, y la actividad comenzará en breve, puesto que ya están aprobadas por la Junta 13 especialidades formativas. Será permanente y está homologada por Empleo, y estamos pendientes de Educación porque será de formación reglada, además de contar con formación profesional para el empleo.

—¿Qué tiene que hacer un ciudadano para acceder a estos programas y proyectos?
—Vamos a ver. Hay diferentes maneras de llegar hasta la Fundación. En primer lugar, todos los proyectos y programas que se llevan a cabo, son aprobados por las diferentes administraciones y por lo tanto, se hacen siempre a través de una oferta pública, a través del Servicio Andaluz de Empleo. El SAE es quien nos remiten unos candidatos adaptados al perfil de la oferta pública lanzada, y a partir de ahí, realizamos una selección basada en su currículum y en la entrevista personal realizada. Ahí tenemos en cuanta la aptitud y la actitud, sin tener en cuenta otros factores. Siempre, siempre se hace a través de oferta pública, tanto para el alumnado como para los docentes y administrativos. También hay proyectos que cuentan con unas características determinadas, por ejemplos que se ofertan sólo a mujeres, por lo tanto, el SAE nos remiten personas adaptadas al perfil genérico de la oferta pública.

—¿Y en cuanto a la asistencia para el autoempleo?
—Aquellas personas que quieran montar su pequeña empresa o cualquier tipo de negocio, deben dirigirse a la sede de nuestra Fundación en Cádiz, en la calle Parlamento, y allí unos técnicos le asesorarán y le harán un estudio de viabilidad del proyecto en cuestión de forma gratuita.

—Forja XXI participó en los cursos de formación de los extrabajadores de Delphi… ¿Qué tal esa experiencia?
—Fue una actuación puntual que llevamos a cabo dentro de un programa de acciones mixtas de formación y empleo. Este programa estaba dirigido a un grupo de extrabajadores de Delphi, los cuales realizaron acciones formativas fundamentalmente en el sector de la iluminación y las energías renovables. No sólo realizamos los cursos, sino que también se benefició la ciudad de Puerto Real, puesto que la iluminación del Ayuntamiento, que es preciosa, la llevaron a cabo estos trabajadores. Actualmente no tenemos ninguna acción formativa con este colectivo.

—¿Qué se está haciendo en el Norte de Marruecos?
—En el Norte de Marruecos llevamos desde 1998, cuando, a solicitud de las autoridades marroquíes que habían visitado nuestra sede en Sevilla, nos propusieron trasladar esta experiencia en el país vecino. Estudiamos las posibilidades, y decidimos poner una sede en Tetuán, en territorio español, dado que está dentro del Hospital Español. Allí había un pabellón derruido, que hemos restaurado y ahora es una de nuestras mejores sedes. Allí realizamos cursos de formación ocupacional, dirigido a los jóvenes para darles un oficio. En un principio, esa formación, cuando en España había trabajo, luego repercutía aquí porque venían a trabajar con su contrato de origen, evitando así tragedias en El Estrecho. Actualmente aquí hay demasiados desempleados como para traer parados de fuera, aunque seguimos con la formación, pero no ya para venir a España, sino para que desarrollen su actividad allí.

—¿Hacía dónde se dirige Forja XXI y cuáles son sus objetivos para los próximos años?
—En principio, seguir en la misma línea. Lo que sí es cierto es que nos vamos a adaptando a los nuevos tiempos. Las administraciones y las empresas acuden a nosotros solicitándonos formación, y nosotros tratamos de dar respuesta a estas necesidades. Por lo tanto, en la misma línea de los objetivos de la Fundación, que es mejorar la ‘empleabilidad’, debemos adaptarnos a las nuevas necesidades.

 

{Nota: En la edición de papel la última pregunta no corresponde con esta entrevista}

COMENTARIOS