Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

“Nos equivocamos si pensamos que el PP es la vacuna contra la extrema derecha en España”

l europarlamentario Miguel Urban analiza las causas de la “ola reaccionaria global” en su nuevo libro, ‘Trumpismos’, presentado esta semana en Cádiz

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Miguel Urban, con Teresa Rodríguez y David de la Cruz, en Cádiz. -

Solo 48 horas después de que Donald Trump allanara el camino judicial y político para optar a la candidatura a la Presidencia de Estados Unidos al frente del Partido Republicano, Miguel Urban, eurodiputado y miembro de Anticapitalistas, recaló en Cádiz para presentar en la sede de Adelante su libro ‘Trumpismos’, un ensayo político que reflexiona sobre la extrema derecha internacional.

“Era previsible”, apunta en conversación telefónica con INFORMACIÓN, que el magnate despejara los obstáculos para volver a la Casa Blanca. “La mala noticia” tras el Supermartes, clave para determinar las candidaturas de las dos principales estadounidenses en la vetusta democracia norteamericana, “es que se mida a Joe Biden”. El líder demócrata, sostiene, “ha desmovilizado a su electorado en sus años” al frente del Gobierno y “su apoyo a Israel” le inhabilita como muro de contención y alternativa al populismo.

Urban, vinculado originalmente al 15M y a Podemos, sabe de lo que se habla tras desentrañar los entresijos de la política internacional como miembro del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica.

“Las crisis de la gobernanza neoliberal y ecológica han generado mucha frustración y figuras como Trump se nutren de esa inseguridad para ofrecer una falsa seguridad en el futuro recuperando los viejos valores del pasado”, explica. El modelo tuvo éxito y ahora “sufrimos una ola reaccionaria en todo el mundo”.

 La reciente victoria de Milei en Argentina constata la gravedad del fenómeno, que en amenaza también con hacerse fuerte ahora en Portugal. “En España, la extrema derecha nunca ha tenido tanta influencia y poder como en la actualidad”, sostiene, hasta el punto de que la izquierda tradicional ha asumido planteamientos ultras en políticas migratorias.

 “Que Fernando Grande-Marlaska mantenga que se actuó adecuadamente pese al asesinato de 40 personas en la valle de Melilla” es una cesión intolerable. Y advierte de que Vox le marca la agenda al PP, algo similar a lo sucedido en Italia, donde los de Meloni apoyaron primero a Berlusconi hasta alcanzar el poder, de “modo que nos equivocaríamos si pensamos que es la vacuna”.

Para Urban, los medios de comunicación, tanto situados a una lado u otro del espectro ideológico, han sido claves para este crecimiento. “Le han dado altavoz incluso antes que tuvieran representación en las instituciones porque generaba expectación”, afirma.

También imputa responsabilidad a la izquierda, “que ha actuado con cierta condescendencia y le ha faltado entrar en la dinámica de la contrapropuesta” ante las fake news o las contradicciones de la extrema derecha en su defensa del sector primario, “cuando apoya al sector primario pero aprueba tratados comerciales” con terceros países en Bruselas que perjudican al campo español.

No hay respuestas “ni fórmulas mágicas”, admite. No obstante, en el libro refiere tres casos en los que se ha frenado a los ultras: el movimiento Black Lives Matter, el movimiento contracultural en Inglaterra a finales de los 70 y 80 y la derrota de Amanecer Dorado, en Polonia, “desconocido aunque ejemplar”.

 

 

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN