Cádiz

Arreglada la escalera de caracol de la playa Victoria

El acceso, al que se le han instalado escalones de madera, estará operativo a partir de hoy

Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Escalones de madera para salvar el desnivel. -

El teniente de alcalde del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cádiz, José Carlos Teruel, da cumplida cuenta de su actividad municipal en Twitter. Activo en redes sociales en la oposición en su labor de oposición, ha mostrado por medio de vídeos y fotografías los resultados del plan de choque de limpieza, ha informado del incremento de contenedores en las playas o de los primeros trabajos de asfaltado en varias calles, iniciados a principios de esta semana.

Este jueves, se congratulaba en un tuit de una actuación de urgencia en la escalera de caracol del tramo final de la playa Victoria, próxima a Santa María del Mar, precisamente, para que garantizar “una bajada segura para los usuarios” a partir de este viernes.

En conversación telefónica con VIVA CÁDIZ, Teruel reconoce que el arreglo de esta infraestructura “era una obsesión personal” y que “tenía claro que había que intervenir cuanto antes”. De hecho, asegura que uno de los primeros decretos firmados hace una semana y media daba luz verde a la actuación para evitar que los bañistas tuvieran que salvar la distancia entre la escalera, en la zona de Asdrúbal, y la playa con un salto  peligro, “que ha provocado daños a más de uno”.

De este modo, se ha instalado un suplemento de madera de cinco escalones para prolongar la bajada y salvar el desnivel provocado por la erosión. Garantizada la estabilidad de la estructura, habrá que acometer una nueva obra en el futuro. Pero, por el momento, se ha solucionado el problema para este verano.

No era el dinero, sino “voluntad política”

El arreglo de la escalera de caracol de la playa Victoria, junto a la de Santa María del Mar, a la altura de Asdrúbal, ha costado en torno a unos 2.000 euros. “No era una cuestión económica, sino de voluntad”, lamenta José Carlos Teruel.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN