Cádiz

La Escuela de Ingeniería Naval de Cádiz cumple seis décadas aprendiendo del mar

Las instituciones destacan la importancia de esta formación para el futuro de la Armada y la industria de la Bahía de Cádiz

Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Foto de familia del 60 aniversario de la Escuela de Ingeniería Naval. -

La vicerrectora de Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Cádiz, Mª Jesús Mosquera, acompañada por el vicealmirante y director de Ingeniería y Construcciones Navales de la JAL (ADIC), Manuel Antonio Martínez Ruiz, el secretario General de Investigación e Innovación de la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía, Pablo Cortés, la directora de la Escuela de Ingeniería Naval y Oceánica, Victoria Redondo, y la decana del Colegio Oficial de Ingenieros Navales y Oceánicos de España, Pilar Tejo, ha presidido hoy, en el salón de Grados de la Facultad de Medicina, este acto institucional de agradecimiento a la colaboración de instituciones y empresas en el marco del 60º aniversario de su creación.

Mª Jesús Mosquera ha dado la enhorabuena a la Dirección de la Escuela por esta actividad, que se celebra en el Campus de Cádiz para recordar sus primeros 30 años de historia vinculadas a la capital gaditana: “nuestra reconocida Escuela de Ingeniería Naval y Oceánica singulariza de forma especial el evidente potencial académico y científico de la Universidad de Cádiz en todo lo relacionado con los estudios marinos y marítimos”. Este carácter único y especial que tiene la provincia gaditana al estar bañada por el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, que también se refleja en su Universidad con su desarrollo en cuatro campus pegados al territorio y en su particular evolución histórica: “celebra el aniversario de un centro con 60 años de historia de una Universidad que acumula 44 años de actividad formal desde su creación. Como pueden comprobar, la UCA nació antes de nacer. Más que una contradicción, es una realidad y una fortaleza. Una evidencia que resalta y atestigua actos como el de hoy”. Por último, la vicerrectora ha felicitado a todas las personas, instituciones, empresas y colectivos que han trabajado junto a la Universidad de Cádiz en el afianzamiento de este relevante centro académico.

Manuel Antonio Ruiz ha comentado que es primordial la formación en ingeniería para poder desarrollar proyectos importantes que actualmente se plantean a largo plazo en el presente de la provincia, impulsados por la Armada y las grandes tractoras del sector con el apoyo de las administraciones públicas y las universidades. Les ha animado a reforzar la relación transversal con las empresas para que el alumnado tenga una relación directa con la realidad profesional desde las prácticas y les ha asegurado que “la Armada confía en las universidades y en particular, en la Universidad de Cádiz y su Escuela, para crear ese talento, esa masa crítica que es tan necesaria para nosotros y para la industria”.

Por su parte, Pablo Cortés ha señalado el compromiso que tiene la provincia con su apertura y vínculo al mar, citando al CEI·Mar o Innovazul como proyectos visibles de la UCA. Del mismo modo, el representante de la Junta de Andalucía ha recordado el papel clave de su Campus de Puerto Real, donde se halla uno de los principales centros científicos de investigación y tecnológico en el CASEM, único en el ámbito español donde se ubica la Escuela” y ha coincidido en afirmar que “es fundamental darle un impulso a las ingenierías, éstas hacen desarrollo económico de los países robustos porque crean industrias y empresas que hacen que las sociedades sean más resilientes a cambios y llegadas de diferentes crisis económicas”.

Victoria Redondo ha confesado sentirse emocionada al celebrar este acto de reconocimiento,  en el que “miramos nuestro origen e historia que nos alumbra el camino para saber dónde estamos y a dónde nos dirigimos”. Una ceremonia, en la que se pone cara a “los magníficos profesionales del sector naval, mejor ejemplo de calidad humana y del talento de nuestro centro”.

Pilar Tejo ha felicitado a la Escuela y les ha agradecido su labor docente e institucional durante todas estas décadas y ha aprovechado para lanzar un mensaje a las jóvenes generaciones: “necesitamos más ingenieros navales, que el mercado lo demanda según los estudios últimos; por lo que os recomiendo que no os conforméis con el grado sino que hagáis el máster habilitante para poder ejercer lo antes posible”.

El perito Naval, economista e historiador Antonio Ramos Gil, egresado de la primera promoción de esta Escuela, ha inaugurado las sesiones de ponencias, con su conferencia titulada Navegando por la vida. En su intervención, se ha centrado en la dimensión humana, según sus palabras especialmente dirigida a los estudiantes: que debe primar en todas las facetas de la vida. Además, de la técnica. Y en “ese periplo, hablaremos de la importancia de la navegación en la historia de la humanidad”.

Posteriormente, el capitán de Navío del Cuerpo de Ingenieros de la Armada y subdirector General de Sistemas Navales del INTA, Centro de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR), Francisco Javier Pérez, junto al ingeniero Técnico Naval, jefe del área de Producción en la Subdirección General de Sistemas Navales del INTA, CEHIPAR y antiguo alumno de esta Escuela, Juan Carlos de la Rosa, han tratado sobre el transporte marítimo y la transición energética, a través del ejemplo concreto del CEHIPAR del Ministerio de Defensa.

El evento ha finalizado con la entrega de más de una veintena de menciones honoríficas a personas, entre ellas sus directores y profesorado, entidades y empresas relevantes, como la Armada, Navantia o Siemens, en la historia de la Escuela.

Seis décadas aprendiendo del mar

La Escuela de Peritos Navales, germen de la actual Escuela de Ingeniería Naval y Oceánica, inicia su funcionamiento en octubre del año 1962 (curso académico 1962/63). La enseñanza Técnica de Grado Medio en su especialidad de Perito Naval fue creada por Ley de 20 de julio de 1957, implantándose en Cádiz por Orden Ministerial de 31 de enero de 1962, siendo por tanto esta Escuela la primera en España en impartir dicha titulación. Inicialmente, dependía de la Universidad de Sevilla, pasando a la Universidad de Cádiz, tras su creación, en el año 1979. Su ubicación primera fue en la calle Benito Pérez Galdós (Cádiz), edificio que luego acogió la Escuela Superior de Ingeniería.

Desde el curso académico 1992/93, la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Naval se encuentra situada en el Campus universitario de Puerto Real, en el Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos (CASEM), donde tienen además su sede la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales y la Escuela de Ingenierías Marina, Náutica y Radioelectrónica. Se trata, por tanto, del único centro integrado de España que alberga enseñanzas superiores que tienen como eje común la mar y la industria marítima y marina.

La Escuela oferta, desde 2010, el grado en Arquitectura Naval e Ingeniería Marítima, que permite el acceso a las atribuciones profesionales del ingeniero Técnico Naval. Asimismo, este centro académico imparte desde 2016 el máster universitario en Ingeniería Naval y Oceánica, en español e inglés, que habilita para la profesión de ingeniero Naval y Oceánico.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN