Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

Inteligencia artificial para acabar con la PCR

Los hospitales de Cádiz y Puerto Real están inmersos en una investigación para dar con una manera menos molesta y costosa de confirmar los casos de Covid

Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Una PCR. -

A todo al que se le hace una PCR en los hospitales Puerta del Mar de Cádiz y de Puerto Real desde enero de este año se le ofrece participar en una investigación. En estos centros sanitarios se está intentando encontrar una alternativa a las molestas pruebas para detectar el Covid. Son incómodas para el paciente, son costosas y, además, la mayoría de ellas, tardan entre cuatro y seis horas en dar resultados. Lo que se está tratando de conseguir es que una prueba de antígeno y un cuestionario supervisado por una inteligencia artificial sea capaz de confirmar la infección por coronavirus.“Lo que hace la inteligencia artificial es analizar miles de respuestas a miles de preguntas procesadas previamente para predecir con seguridad si el paciente está infectado o no”, explica el jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Puerto Real, Alberto Romero Palacios. El proyecto se llama D&SAI y su meta principal es acelerar el proceso de cribado de pacientes con sospecha de infección por SARS-Cov-2.

El interés en obtener unos resultados ha hecho que este proyecto de investigación iniciado en el arranque de 2022 haya conseguido una de las seis ayudas financiadas en el marco de la colaboración público-privada que tiene la Consejería de Salud, de forma que colaboran en él el Instituto de Investigación en Innovación Biomédica de Cádiz (INiBICA) y la empresa E-PROCESS-MED S.L.E.

“Queremos comparar la eficacia de una PCR, que es la principal vía ahora mismo de confirmación de los casos, con una combinación del test de antígenos y un test epidemiológico, apoyado con inteligencia artificial”, detalla Romero Palacios. “Si conseguimos en estos meses de investigación, que ambos tests sean tan eficaces como la PCR habremos conseguido un método de detección de la infección más rápido y barato, con el consiguiente ahorro de tiempo y de costes”, añade.  El proyecto consiste en un “estudio clínico prospectivo multicéntrico”, en la que los sujetos seleccionados son sometidos a las pruebas necesarias para confirmar la hipótesis planteada, que pretende equiparar la eficacia de un resultado negativo en la prueba PCR con la obtenida a través de un test de antígenos junto con la herramienta tecnológica de la empresa, D&S-COVID. 

Esta herramienta emplea un algoritmo predictivo elaborado mediante inteligencia artificial, basado en la anamnesis (interrogatorio) y cuestionarios epidemiológicos, que actualmente permite detectar pacientes COVID-19 con alta sensibilidad, aunque baja especificidad.

De demostrarseque ambas estrategias son equiparables, los resultados del proyecto supondrán una importante ayuda en el manejo de los pacientes con sospecha de infección por SARS-CoV-2. Es la razón por la que desde enero de este año a cada paciente que acude a los hospitales de Cádiz y Puerto Real para realizarse una PCR se le ofrece participar en este cuestionario. “Necesitamos hacer miles de cuestionarios para comprobar su eficacia y fiabilidad”, señala. De esta manera, si funciona, el cribado de positivos y negativos sería mucho más rápido que ahora. “En tres minutos tendríamos los resultados del antígeno, y en cinco, los del cuestionario, frente a las cuatro o seis horas que tarda una PCR normal”. El estudio, además de por Alberto Romero Palacios, está coliderado por José Antonio Girón González, jefe de Servicio de Medicina Interna del HospitalPuerta del Mar. Con este nuevo proyecto, las Unidades de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Puerto Real y de Medicina Interna del Hospital Puerta del Mar refuerzan su intensa trayectoria investigadora ascendente. Cuentan ya conuna decena de estudios y ensayos clínicos nacionales e internacionales sobre diagnóstico y terapias dirigidas a pacientes con infección por SARS-CoV-2 en los que han participado desde el inicio de la pandemia. “Tenemos la suerte de habernos subido al tren de la investigación sobre medicamentos, uso de plasma, nuevas estrategias de tratamientos, lo que implica mucho esfuerzo, pero también muchas satisfacciones”.

Según ha explicado, Romero Palacios, el proyecto, iniciado en enero de 2022, debe concluir, como máximo, en dos años. Ahora mismo se está reclutando a pacientes para seguir realizando cuestionarios durante los próximos seis o nueve meses. Después habrá que procesar todos estos datos. Y, finalmente, llegar a las conclusiones definitivas para concluir el trabajo. Preguntado por si, para entonces, continuaremos necesitando PCRs para cribar a pacientes de coronavirus, el doctor es claro. “Esto va implícito en el proyecto. Esta infección ha venido para quedarse. No es algo pasajero. Nos queda mucho por saber. Otra cosa es cómo estemos dentro de dos años. Puede que se haya convertido en algo estacional, o en algo que crezca puntualmente con aglomeraciones… pero debemos estar preparados”. Una de las dificultades añadidas al proyecto es la mutación del virus, que complicará la obtención de unos resultados certeros. “El tiempo nos despejará todas estas incertidumbres”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN