Quantcast
El tiempo en: Andalucía
14/08/2022  

Cádiz

“Nacer en el barrio de La Viña, en la calle de La Palma, te da un lustre especial”

Paco Leal, activista, creativo, intenso, sensible, moderno y muy, muy gracioso, acaba de publicar ¡Ay, Omaíta! (Q-book Cultura Integral)

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad Ai
  • Paco Leal, activista, creativo, intenso, sensible, moderno y muy gracioso, ha publicado el libro ‘¡Ay, Omaíta!’.

Inconfundible con su barba blanca y sus gafas de pasta, Paco Leal es de esas personas imprescindibles en una ciudad. Activista, creativo, intenso, sensible, moderno y muy, muy gracioso, creador de un lenguaje propio que a nadie que le haya conocido le ha pasado desapercibido.

La última de Paco Leal es un libro, titulado ¡Ay, Omaíta! (Q-book Cultura Integral), una amalgama de textos cotidianos, cuajados de ingenio y vida. Omaíta es su alter ego, el significante y el significado vivencial donde habitan todos y nadie.

Paco Leal ha tocado con maestría todos los palos de  gaditanismo, el Carnaval, el teatro, y conoció de primera mano a la intelectualidad de la época. Esto es lo que nos ha contado.

¿Cómo le surge la idea del libro ‘¡Ay, Omaíta’?

–Cuando me jubilé, al contar con más tiempo libre, me decidí a escribir, pero no con la pretensión de escribir un libro. Así fue como fui dándole forma a unos personajes que habían sido creados hace ya tiempo tanto en radio como en mis actuaciones en las noches de carnavales, que se celebraban en el Teatro Pemán y que representaba en forma de sketch, junto a Salvador Fernández Miró. Las fui escribiendo en mi muro con buena acogida en forma de likes, varios me indicaron que esas crónicas tan gaditanas, me decían, no deberían perderse y algunos las fueron recogiendo y mi amigo Pepe Rodicio me dijo que las tenía todas pasadas a papel, así fue como se fue construyendo.

Paco, ha sido y es un personaje de la ciudad de Cádiz muy valorado y muy querido por los vecinos... ¿A qué cree que es debido?

–Tengo muchos amigos. Me jubilé con 47 años cotizados ejerciendo muchos y variados trabajos, empecé como administrativo en una agencia de Aduanas, a la vez que hice el bachillerato nocturno en el Instituto del Rosario, lo hice todo, hasta cuarto y reválida, luego para entrar en Magisterio, me exigieron sexto y la reválida y por último COU; entré en Magisterio y lo acabé en 1981.

No es baladí que siempre ha sido una persona diferente en todo lo que ha hecho, creativa... E incluso en su manera de hablar…

–Sí, mientras tanto, con Paquito Rosado, hicimos radio en Radio Cadena de Radiodifusión y en Radio 5 de Radio Nacional de España, luego intervenciones en Onda Cádiz y Canal Sur Radio. Alternando con retransmisiones desde el Teatro Falla,  Teatro Andalucía y maquillando a cientos de agrupaciones, participando como componente en coros, chirigotas y también como autor, si.... Monté el Bar La Perola, donde me jubilé. Pues por todo esto la gente me conoce y sé que me aprecian.

¿Cuál es la anécdota más divertida que ha vivido?

–Anécdotas tengo muchas, no acabaríamos, pero recuerdo que me dio un día por subirme en el Freidor de Las Flores, vestido de la pequeña Melody y ponerme a bailar...

¿Cuál de todas esas anécdotas le ha causado más dolor traerla a la memoria?

–Sí, también tengo malos ratos por los que he pasado, y han sido la ausencia de seres queridos, muchos amigos que ya no están y los echo de menos.

¿Qué hay de Cádiz en Paco y viceversa?

–Me siento muy gaditano, nací en el barrio de la Viña, calle de La Palma, allí me hice y nacer en la Viña te da un lustre especial.

¿Cuál es su lector y su lectora ideal?

–No sé si tengo muchos o pocos lectores, pero me hacen feliz los que dicen que se han jartao de reír con Omaíta, Antonia, etc.

Paco, ¿qué espera de la vida y de la muerte?

–Tanto de la vida, cómo de la muerte quiero tener paz.

¿En qué momento vital está Paco actualmente, ante una circunstancia histórica tan convulsa?

–Bueno ahora mismo nos toca seguir tirando para adelante con todas las fuerzas que nos restan y esperar que todos estos dramas que han venido como cogiditos de la mano en los últimos tiempos pasen pronto. 

TE RECOMENDAMOS