Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 20/10/2021

Cádiz Suena Bien

Pájaro no defraudó anoche en Chambala

Repertorio basado en las canciones de Silvio Fernández Melgarejo y los temas propios de Pájaro

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Actuación.

Actuación.

  • El Palmar recibió y despidió a los sevillanos con sonoros aplausos

Comenzó el concierto con Andrés Herrera  y Raúl Fernández sentados en sus sillas de escenario, guitarras acústicas de madrea en mano, con uno de los temas más señeros del Silvio Fernández Melgarejo, Las Criaturas, incluido en el álbum de debut de Pájaro en solitario, Santa Leone, con el titulo Las Criaturas II.

Le siguieron algunos lances instrumentales, dejando patente la calidad indiscutible de este formato acústico con el que Pájaro deleitó a los asistentes anoche a Chambala.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Después llegó una canción muy especial, que Silvio popularizo bajo el nombre de El Pudridero, un tema sombrío y profundo que Pájaro también incluyó en su segundo trabajo de estudio,  He Matado al Ángel.

Le siguió Lágrimas de Plata, incluido en su tercer disco, y último hasta la fecha, Gran Poder. Al terminar este tema una de las cuerdas de la guitarra de Pájaro dijo basta y se quebró, pero lejos de cortar el concierto y con una celeridad propia de un gran profesional, Raúl le cedió su guitarra a Pájaro, que mientras su compañero reponía la cuerda, entonó un Aunque no seas virgen, canción que Silvio publico en su LP En Misa y Repicando en 1990, que el público, agradecido, aplaudiendo con fuerza por el saber estar en el escenario del artista en tan complicada situación.

 

En ese momento se produjo el primer paréntesis en un repertorio, eminentemente Silviano, para hacer una espectacular Danza del Fuego, a dos guitarras, que fue recibida por el respetable con admiración, y algo de sorpresa. Le siguió un brillante Misirlou, de Dick  Dale, que Quentin Tarantino hizo famoso al incluirlo en su película Pulp Fiction.

Y vuelta a las canciones de Silvio, con entre otras, Tri, Tri, Tristeza, La Pura Concepción, “Swing María”, Sureños, Rezaré y Margarita Margueró, canción en la que una vez más salto por los aires una de las cuerdas de la guitarra de Pájaro, esta vez al igual que en el anterior percance, mientras Raúl arreglaba el desaguisado, Pájaro se decantó por tocar una versión de la Marcha Procesional, Amargura, solo y con la guitarra de su compañero.

A partir de ahí, y ya con el público totalmente entregado y acompañando al dúo con coros en las canciones más conocidas, se fueron desgranado temas de los discos en solitario del de Parque Alcosa. Canciones como Tres pasos hacia el cielo, Guarda Che Luna, Viene con mei, Perché y un sabroso A Galopar, presente en su último trabajo discográfico, que puso fin al concierto, entre la algarabía generalizada de un público que les pidió insistentemente un último regalo musical.

Y como no, los músicos accedieron y Pájaro preguntó a la gente si les gustaba Pata Negra, recibiendo por respuesta un sonoro sí.  Tras comentar brevemente con Raúl, presentó el tema de la mítica banda de las Tres Mil viviendas, Juan Charrasqueado, incluido en el disco Guitarras Callejeras, que esta vez sí, puso el punto y final a un concierto que fue de menos a más y acabó encandilando a cada uno de los presentes.

Swing Cofrade, Rock sevillano y altas dosis de calidad, en la actuación que nos brindó en la noche de ayer el Chiringuito Chambala, en El Palmar.

COMENTARIOS