Actualizado: 13:40 CET
Sábado, 07/12/2019

Mundo

Fernández se sienta ante el juez a días de jurar como vicepresidenta

En el que volvió a acusar al Gobierno saliente de Mauricio Macri de impulsar una persecución judicial contra ella

  • Cristina Fernández de Kirchner

Por primera vez en Argentina, una vicepresidenta electa, Cristina Fernández, se ha sentado en el banquillo de los acusados para declarar en su primer juicio por presunta corrupción, en el que volvió a acusar al Gobierno saliente de Mauricio Macri de impulsar una persecución judicial contra ella.

La expectación que rodea siempre la llegada a los tribunales de la líder kirchnerista, que está procesada en varias causas por presuntos delitos durante su mandato como presidenta (2007-2015), se acrecentó este lunes al ser la primera vez que acude tras ganar el 27 de octubre las elecciones junto a su candidato a presidente, el también peronista Alberto Fernández.

"Esta causa no tiene sustento", aseveró la imputada ante los magistrados del Tribunal Oral Federal 2 de Buenos Aires, en una exposición que duró más de tres horas y que contó entre el público con simpatizantes como algunas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.


En el juicio, que comenzó el 21 de mayo pasado -apenas tres días después de que Cristina anunciara su candidatura electoral- y en el que la exmandataria no había sido citada a declarar hasta hoy, Fernández hizo una férrea defensa de su gestión y la de su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007).

Ambos están acusados, junto a otros imputados, de encabezar una asociación ilícita y de fraude en la concesión de obras, por supuestamente direccionar contratos a un amigo de Kirchner, el constructor Lázaro Báez, ya detenido desde 2016, para "apoderarse ilegítimamente" de millonarios fondos mediante licitaciones irregulares.

NEGACIÓN DE LAS IMPUTACIONES

"Un mes antes del cierre de listas me sentaron en el juicio oral por corrupción por la obra pública, 'lawfare' (judicialización de la política) puro", expresó en su disertación, en la que insistió que es víctima de un "plan sistemático" de persecución judicial y mediática.

La vicepresidenta electa refutó las acusaciones y reiteró que en múltiples audiencias y escritos ha pedido que se audite toda la obra publica del país, algo que se le denegó "sistemáticamente".

La causa que la sentó hoy en el banquillo tiene como origen una denuncia en 2008 de la entonces diputada opositora y aliada de Macri Elisa Carrió, aunque tomó impulso definitivo con una denuncia en 2016 del exdirector de Vialidad Nacional Javier Iguacel.

La investigación apunta a que se pergeñó un plan en la provincia de Santa Cruz -de la que Kirchner fue gobernador de 1991 a 2003- para el manejo "fraudulento" de fondos en favor de las empresas de Báez, que resultaron adjudicatarias de casi la totalidad de las obras viales licitadas en esa provincia durante los 12 años en que se extendieron los Gobiernos nacionales kirchneristas.

El expediente se relaciona con otros dos en los que se investiga si se usaron dos sociedades inmobiliarias de los Kirchner para recibir, mediante arrendamientos de propiedades, transferencias millonarias de parte de empresarios como Báez, que a su vez habrían recibido adjudicaciones con sobreprecios.

FUERTES ACUSACIONES AL GOBIERNO DE MACRI

Como ya realizó por escrito cada vez que fue convocada a declarar como imputada en la instrucción de los casos, la expresidenta apuntó contra Macri, su principal rival y sucesor en la Jefatura de Estado.

Para Fernández, el "gobierno que se va" tenía una "mesa judicial" donde decidían "quién iba preso, quién no iba preso, a qué empresario había que apretar para sacarle empresas".

"Primero fueron por uno, luego fueron por otro, y cuando fueron por mí ya era demasiado tarde", aseveró la vicepresidenta electa, que habría sido detenida si no contase con los fueros que tiene desde que fue elegida senadora, a finales de 2017.

La expresidenta criticó que cuando se dictó el primer arresto ya era legisladora, tras haber estado dos años, desde que dejó la Presidencia, sin fueros "por decisión propia".

"¿Qué buscaba el Gobierno? (decir) 'no puede ir presa porque tiene fueros, se ampara en los fueros'(...) Todos sabemos que el Gobierno debe haber decidido, por alguna razón, que no les convenía (la detención)", continuó.

EN DEFENSA DE SUS HIJOS

La acusada reprochó las medidas judiciales en su contra, como la intervención de sus empresas, los registros en sus casas, embargos de sus cuentas y la intervención de la herencia de su fallecido esposo.

"Ni qué hablar de la persecución a mis hijos, a Máximo y a Florencia, que cometieron un delito terrible; ser los hijos de Néstor y Cristina Kirchner", enfatizó.

Se da la situación de que Florencia, de 29 años, que junto a su hermano está acusada en dos de las causas contra los Kirchner, lleva varios meses recibiendo tratamiento médico en Cuba, aquejada de diversas dolencias, entre ellas estrés postraumático, que según su madre fue generado por la presión de la Justicia.

LA POSICIÓN DEL NUEVO PRESIDENTE

En numerosas oportunidades, Alberto Fernández, que fue jefe de Gabinete de Ministros de los Kirchner y se distanció de ellos desde 2008 hasta que el año pasado se reconcilió con Cristina, ha cuestionado el papel de algunos jueces federales respecto a los presos del kirchnerismo.

"En la Argentina que vamos a construir entre todos y todas se van a acabar los "operadores judiciales", los "operadores mediáticos" y los jueces y fiscales que "operan" para poderes mediaticos, corporativos o políticos sin impartir justicia como deben", escribió hoy en Twitter, al responder a un periodista que deslizó que podía haber incurrido en un delito de tráfico de influencias.

En la audiencia de este lunes, Cristina hizo referencia a que el jefe de gabinete es en el Gobierno el responsable de la ejecución del presupuesto, y recriminó que no se haya citado a ninguno de ellos.

"Van a tener un problema, porque si citan al jefe de la banda, de asociación ilícita, citarán al presidente de la república, que fue jefe de 2003 a 2008, pero será interesante escuchar lo que tiene para decirles, pero esta es la realidad", afirmó.

LA POLÉMICA CON LA TRANSMISIÓN

Al comienzo de su declaración, la expresidenta criticó que el tribunal no hubiera aceptado su petición de televisar la audiencia y que la opinión pública no pudiera escucharla. Pero por la tarde, en Twitter, la exmandataria colocó el vídeo con su dIsertación íntegra.

"Seguramente este tribunal, que es un tribunal del 'lawfare', tiene la condena escrita. No me interesa. He elegido la historia antes de que ellos me declaren absuelta. A mí me absolvió la historia y me va a absolver la historia y a ustedes seguramente les va a condenar la historia. Nada más y muchas gracias", concluyó, para levantarse sin aceptar responder preguntas de los jueces. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El alcalde inaugura el Belén Municipal en el patio del ayuntamiento
chevron_right
El Festival Internacional de Navidad se prolongará tres jornadas