Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 14/05/2021

Arcos

Detenido un vecino de Arcos por abusar de dos menores de 13 y 14 años

Captaba a sus víctimas mediante una app del móvil

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • La Guardia Civil ha bautizado la operación como 'Gabis'.

En el marco de la operación denominada ‘Gabis’, la Guardia Civil ha detenido en Arcos a un depredador sexual de 41 años de edad que contactaba con menores a través de una app de citas para adultos homosexuales. Se ha acreditado que este depredador sexual abusó de al menos dos menores de 13 y 14 años, aunque la investigación determinará si existen otras víctimas. Al detenido, que ya ha ingresado en prisión,  se le imputan los delitos de abuso sexual a menores. Los hechos ocurrieron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que un menor de Arcos podría haber sido abusado por parte de un adulto, utilizando para captar al joven una aplicación de contactos para terminales móviles cuyo objetivo es concertar citas de carácter homosexual entre mayores de 18 años.

Así comenzó la denominada operación ‘Gabis’, que suponía un auténtico desafío, dado que este tipo de delincuentes se muestran sumamente activos a la hora de captar a sus víctimas, y más aún cuando de menores de tan corta edad se trata. Este caso se convirtió en absolutamente prioritario, no escatimando esfuerzos ni recursos en llevar a buen puerto las diligencias a la mayor brevedad.

El conocimiento que los investigadores poseían de la aplicación utilizada para captar a sus víctimas, era amplio ya que se trataba de la misma que se utilizaba durante la investigación de la operación denominada “Promises”, por la que recientemente se desarticulaba una organización criminal dedicada a la trata de seres humanos.   La investigación reveló que el presunto autor de los hechos es un varón de 41 años de edad y vecino de Arcos, el cual mediante engaño y abuso de situación de superioridad, contactaba con los jóvenes a través de esta aplicación, sumamente peligrosa cuando se trata de menores que se dan de alta mintiendo sobre su edad, dado que permite geolocalizar a los usuarios de la misma.

Lo sensible de los datos que se desprendían de la manifestación del menor, unido al exquisito tacto con el que se condujo el trabajo de guardias civiles, permitió identificar a otro menor que habría caído en manos de este auténtico depredador, el cual elegía a sus víctimas por su aspecto aniñado, y que no se frenaba una vez conocía que tenían 13 y 14 años, manteniendo encuentros con sus víctimas tanto en descampados como en su propio domicilio, llegando a facilitar el consumo de estupefacientes en el domicilio para vencer posibles reticencias de sus víctimas.

COMENTARIOS