HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 20:11 CET
Viernes, 07/08/2020

Arcos

Arcos Lake ofrece acción y diversión en el embalse del Guadalete

La empresa nació hace cuatro años y ve con optimismo el futuro del sector de turismo activo y naturaleza

La “banana” se ha convertido esta temporada en la actividad acuática más celebrada por los usuarios.

1

El "disco loco" tampoco se queda atrás en diversión y alegría para sus practicantes.

2

El kayak también es una de las opciones más solicitadas entre los clientes de Arcos Lake Activities.

3

El páddle surf se ha convertido en todo un clasico en la oferta de turismo activo veraniego.

4

Las nuevas modalidades de esquí acuático combinan la habilidad y el equilibrio con las olas.

5

Arcos Lake Activities es una joven empresa arcense de turismo activo que se dedica a desarrollar actividades de naturaleza o aventura. Su centro principal de operaciones está en el lago de Arcos, en concreto, en el Centro Municipal de Deportes Náuticos. Los deportes que comprende su radio de acción son muy extensos y van desde el kayak o el paddle surf hasta el buceo, el snorkel o el snowboard durante el invierno. Su personal está especializado en el monitorizaje náutico y ofrece clases de windsurf, vela, paddle, etc., además de contar con una lancha de arrastre, en la especialidad de patronaje y socorrismo, que permite disfrutar en el embalse arcense de la ya popular “banana” de seis plazas o del “disco loco” de tres. También ofrece la iniciación y el perfeccionamiento en el esquí acuático y diversas modalidades más recientes como el waveboard o el wavesurf, que se practican con la ola que produce la lancha en su recorrido.

En la costa gaditana, Arcos Lake Activities opera como escuela de surf bajo las reglas de la Federación Española de Surfing tanto en iniciación y perfeccionamiento como en formación de monitores a nivel nacional e internacional, recorriendo todo el territorio nacional e incluso las Islas Canarias. El buceo es otra de sus ofertas más jugosas, que se lleva a cabo en Tarifa o también en piscina a través de acuerdos con el Ayuntamiento y el Club de Buceo Poseidón. En montaña, se practica el barranquismo, el senderismo y la escalada. En invierno se suele ir a Sierra Nevada o Huesca con grupos de grado medio o superior de Educación Física dentro de su “semana blanca”.

Como se ve, no hay actividad relacionada con el entorno natural que no se contemple en Arcos Lake Activities, centrada principalmente en Arcos de la Frontera, aunque sin dejar a lado cualquier otro lugar. “Utilizamos las redes sociales (Instagram o Facebook) además de la página web, pero el “boca a boca” sigue siendo la mejor arma para dar a conocer nuestra oferta. Al ser profesor de Educación Física, tengo muchos compañeros que dirigen centros o dan clases (tutores) que nos ayudan a captar clientes. Gracias a la formación de monitores y jefes de escuelas podemos recibir público interesado en nuestra oferta de turismo activo”, explica Jonathan Venegas, cabeza visible de Arcos Lake, que opina que centrar su empresa en Arcos “fue un reto y un sueño para todos aquellos que hemos tenido que irnos de aquí a trabajar fuera durante varios años, ya que no había infraestructura suficiente para llevar a cabo este tipo de actividades relacionadas con la naturaleza. Después de estar fuera tantos años me dije: ¿por qué no intentarlo? y es que a veces no valoramos lo que tenemos y lo buscamos en otro sitio cuando aquí tenemos eso y más”, nos comenta ‘Jony’, como le conoce todo el mundo, que insiste en que “en el lago de Arcos se pueden hacer actividades deportivas no solo en verano sino todo el año. Es verdad que en invierno el agua está más fresquita, pero te pones tu neopreno y ya está. Esa es la idea que tenemos, la de que esto funcione todo el año. Llevamos un par de años haciendo cositas, pero vamos a intentar que el Ayuntamiento nos deje explotar las instalaciones del Club Náutico para que todo el público pueda practicar estas actividades”, añade Jony.

El reto al que alude Jonathan Venegas es el hecho de que antes casi todo era gratis. Por un lado, está bien porque se ayuda mucho al pueblo, pero, por otro, no se valora y si no ibas a jugar con tu equipo de fútbol o de baloncesto un fin de semana, no pasaba nada, lo que iba en detrimento de tu responsabilidad. “Estas actividades no son baratas porque requieren de materiales nuevos de última generación. Son chulas y atractivas, pero hay un gasto mínimo que hay que cubrir y de ahí el reto que supone llevarlas a cabo”. En ese sentido, las más caras suelen ser los cursos de buceo y los saltos de avión a 3.500 o 4.000 m de altura. “Es como todo. Quien lo valora y sabe lo que cuesta, a veces ve los precios de aquí y no les parecen caros. Intentamos llegar a todo tipo de público y si alguien no se lo puede permitir, le damos facilidades o buscamos alguna subvención o ayuda para poder cubrir el coste. A la gente del pueblo o de su alrededor la intentamos ayudar de alguna manera”, afirma Jony, que también aconseja hacer reserva con antelación, “porque a pesar del coronavirus, la gente tiene ganas de naturaleza, de actividades al aire libre, de disfrutar y de salir de casa y parece que está viniendo bastante gentecilla, de ahí que aconsejemos reservar con antelación al número de WhatsApp 659 317 975”.

Jony comenta que la actividad acuática de la “banana” es lo más novedoso y lo que más gusta al público. “Se parece a un plátano hinchable de seis plazas que va arrastrado por una lancha. Aquí no había y lo hemos introducido en el lago de Arcos desde el año pasado con su embarcación adecuada. Es un paseo de unos 25-30 minutos donde hay que llevar chaleco y casco. Se dan unas indicaciones previas de seguridad y se hace una progresión de menos a más según lo que quieran los clientes, pero la mayoría se lo pasa muy bien. Aparte está el “disco loco”, una especie de donut plano en el que caben tres personas. Otras actividades muy demandadas son los cursos de waveboard, el esquí acuático, el wavesurf, etc. Por supuesto que está también lo típico: una ruta en kayak o paddle con la familia, un hidropedal, etc., pero también la gente quiere probar cosas nuevas como el supyoga, que es hacer yoga en el agua encima de una tabla de paddlesurf y también en tierra antes de salir. Es algo que sirve para la rehabilitación y el fortalecimiento al ser un ejercicio en una superficie inestable”, detalla el empresario arcense.

Finalmente, sobre el panorama que se le presenta a este tipo de empresas de turismo activo con la irrupción de la pandemia, Jony señala que “este año ha sido difícil porque teníamos muchos proyectos con colegios, institutos y centros de formación deportiva y desgraciadamente se han tenido que cancelar, pero año tras año se nota un aumento de la demanda y un interés mayor, y cada vez se acerca más gente a nosotros y a este tipo de actividades de turismo activo en la naturaleza, que hasta no hace mucho era algo desconocido, pero las redes sociales ayudan bastante porque muchos clientes vienen por la foto de la cámara acuática como recuerdo para subirlo a su página o muro. Vienen, prueban, le cogen el gusanillo y suelen repetir, lo que alegra tanto a ellos como a nosotros, un tipo de actividad diferente y que hoy en día no se ve en muchos sitios”, concluye Jonathan Venegas, la voz cantante de una joven y pujante empresa que está dinamizando la práctica deportiva en el paradisiaco entorno del embalse de Arcos de la Frontera.


 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Arcos, sede de la asamblea de la Gallina Sureña
chevron_right
La Policía ya dispone de cuatro nuevos vehículos