Actualizado: 13:32 CET
Martes, 02/06/2020

Jerez

Joaquín Marín y el ciclismo, eternamente unidos

Su pasión por el ciclismo le hizo estar en todas las competiciones apoyando a los equipos y a los eventos de la provincia

  • Joaquín Marín y el presidente de la RFAC, con Pepe Fernández y Fernando Sáez el día de la presentación del Ciclos Cabello-Mesón La Cueva MTB.

El pasado martes 28 de abril fallecía a los 82 años uno de los más grandes mecenas y patrocinadores que ha tenido el ciclismo de la provincia, Joaquín Marín Naranjo, conocido por haber sido el gerente del Hotel Mesón La Cueva, establecimiento situado entre Arcos y Jerez -muy cerca de Torre Melgarejo y algo menos del Circuito de Jerez-, del que recibió una gran afluencia de clientes relacionados con el mundo del motor y el deporte en general, desde los equipos más modestos hasta las figuras más deslumbrantes del panorama internacional.

Joaquín era generoso y agradecido y no reparaba en agasajar a todos los que nos movíamos en el mundo de la prensa deportiva, a los que trataba a las mil maravillas. El que esto escribe tuvo la dicha y el privilegio de poder vivir y disfrutar de su compañía en la última y decisiva etapa de la Vuelta a España del año 1986, la contrarreloj de 22 km disputada entre el Circuito y Jerez de la Frontera que, además de servir para certificar el dominio del líder de la general sobre el escocés Robert Millar, significó el espaldarazo definitivo para que el gallego de Ponteareas, Álvaro Pino, se adjudicase el triunfo en una Vuelta legendaria. En todo momento, Joaquín estuvo al tanto de las necesidades de los periodistas, entre los que destacaba José María García al frente de Antena 3 de Radio, y todos nos llevamos un inmejorable sabor de boca del trato que nos dispensó en una jornada simplemente memorable.

Como patrocinador y mecenas, Joaquín Marín sostuvo durante muchos años al equipo Mesón La Cueva, que luego pasó a llamarse Ciclos Cabello-Mesón La Cueva, y en el que entró el gran corredor arcense Pepe Fernández en la especialidad de MTB en el 2002. “Yo entré de prestado en la categoría élite. El Mesón La Cueva era un equipo grande, en el que solo se podía entrar siendo fichado. Fernando Sáez Valdivieso fue quien me dio el empujoncito que yo necesitaba para poder federarme, ya que entonces había que formar parte de un club para poder conseguir la licencia, y estuve hasta el 2006”, nos cuenta Pepe Fernández, el ciclista más destacado que ha habido en Arcos a lo largo de la historia. “De pequeños, todos teníamos la ilusión de pertenecer a este equipo y Joaquín siempre estaba cerca de nosotros siguiendo nuestras actuaciones. Era la típica persona que iba a todas las carreras, apoyándonos en todo momento gracias a su enorme afición por las dos ruedas. Luego, en el 2003, fiché por el Ciclos Cabello-Mesón La Cueva y en la presentación del equipo a primeros de año coincidí con él en su restaurante, al que asistían Antonio Cabello, propietario de Ciclos Cabello, y José Mariano Sánchez, presidente de la Federación Andaluza de Ciclismo, además de todos los corredores del equipo. En aquellos almuerzos se disfrutaba de una comida espléndida. La verdad es que estábamos todo el año esperando que llegase el día de la presentación del equipo para ir a comer a su restaurante”, comenta extasiado Pepe Fernández. La antigua Vuelta a Cádiz recibió un gran espaldarazo gracias a él, que apoyaba a muchos equipos”, recuerda el corredor arcense, que considera que el de entonces “era un ciclismo de otra época, más sano y menos comercial, más de sufrir que de tecnología punta aplicada a la bici. Había que machacarse y el que hacía ciclismo era un tipo duro, no un tiquismiquis dominguero para salir de paseo con los amigos”. Pepe insiste en la bondad de Joaquín, que “era un tipo agradable y muy buena gente y como empresario llegó muy alto, levantando un imperio desde la nada”. Pepe Fernández recuerda que “la mejor época de ciclista que he vivido fue gracias a este hombre porque no nos faltó de nada.

El Ciclos Cabello/Mesón La Cueva ha sido el mejor equipo de mountain bike que ha existido en Andalucía porque Joaquín solo fichaba a los campeones. Joaquín vivía el ciclismo y aportaba todo lo que podía, al contrario que hoy en día, en donde hay tanta competencia. Se ha ido un gran hombre”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Nos deja Joaquín Marín, un amante de las dos ruedas
chevron_right
La asamblea del 15-J será clave en el futuro del Arcos