Actualizado: 14:29 CET
Jueves, 01/10/2020

Arcos

Viva Arcos entrevista a... Juan José Bautista Téllez

“Nos hemos mantenido vivos gracias a la orientación virtual”

  • El deporte de la orientación no conoce de limitación de edad

Juan José Bautista Téllez es uno de los deportistas más destacados de Arcos de la Frontera. Su afán por el deporte al aire libre y el campo a través le configuró su perfil actual, el de un corredor de espacios abiertos que necesita situarse en el lugar correcto para conseguir su objetivo de ganar las pruebas en las que interviene. Su inspiración como corredor de ‘raids’ le ha llevado a convertirse en el gran pionero del deporte de la orientación en Arcos de la Frontera, a la que ha situado en el mapa nacional a fuerza de sudor, obstinación, ganas y talento.

Tras el inicio del periodo de aflojamiento de las medidas de aislamiento en las viviendas y la posibilidad de salir fuera a practicar ejercicio, en general, y deporte en particular, los amantes de la orientación han dado un paso de gigante para volver a retomar el contacto con la naturaleza, aunque el regreso a la competición puede que se retrase bastante más…

¿Cómo habéis recibido la vuelta a los entrenamientos individuales?

–Nos ha venido muy bien porque el encierro nos había puesto los nervios muy tensos. Nuestro deporte de la orientación requiere la salida al exterior para entrenar, pero estamos limitados en este aspecto porque se necesitan mapas cartografiados. Yo tengo la posibilidad de entrenar por los pinares de Bornos, Barranco, La Morla, etc. ya que todos estos lugares se encuentran en el término municipal de Arcos y eso sí está permitido, pero hay mucha gente que no tiene esa posibilidad.

¿Qué tal te ha ido durante el confinamiento?

–He intentado estar lo más activo posible mediante el uso del rodillo para la bici y haciendo ejercicios de musculación y pesas y el TRX, eso nuevo que ha salido ahora que se cuelga en las paredes, y así hemos intentado estar lo mejor posible.  


¿Cómo ha afectado la pandemia al deporte de la orientación?

–Pues te voy a decir la verdad, yo creo que es el único deporte que se ha mantenido vivo porque nos hemos inventado un sistema de orientación denominado “orientación virtual”. Todo empezó con mis compañeros del club Fundí-O, que cartografiaron sus viviendas (el patio, la azotea, etc.) introduciendo algunos elementos en estos lugares, como pequeñas balizas y mapas dibujados, con curvas de nivel y todo en la funda de una moto o una bicicleta y situando balizas en esos objetos. Mediante fotografías realizadas a esos elementos y con los mapas adjuntos –todo ello de forma virtual-, nosotros teníamos que adivinar qué baliza era la correcta. En realidad, esto ya estaba inventado con anterioridad, es la modalidad denominada ‘trail-O’, indicada especialmente para las personas con dificultades de movilidad o discapacidad funcional. Es una variedad de la orientación muy chula porque requiere cierta destreza en averiguar que lo que estás haciendo es lo correcto y una gran habilidad en saber leer tanto el mapa como la realidad que te rodea. Ha tenido mucho éxito entre los orientadores y en España contamos con grandes campeones y con un nivel equiparable a los demás europeos. Yo conozco a uno de ellos, Enrique Rolland, que es de Montellano y vive en Granada, y estoy aprendiendo mucho de él ya que tiene un nivel internacional.  

¿Cómo se participa en estas pruebas si ahora no es posible?

–A través de internet. Al no existir fronteras físicas, he competido en Rusia y la República Checa online y me he inventado una prueba que algunos compañeros de este deporte que son profesores están incorporando a la enseñanza de sus alumnos porque la consideran muy didáctica. La cosa consiste en hacer una maqueta de madera en la que hay árboles, piedra, casas, caminos, etc. y en la que hay colocadas varias balizas. Se le hace una foto a la maqueta y se le insertan las balizas con una aplicación informática. Tú tenías previsto organizar una prueba de orientación en La Barca el pasado 26 de abril.

¿Qué ha pasado con ella? –Bueno, estoy manteniendo la cabeza ocupada con este asunto de la orientación virtual y con esa carrera a la que te refieres y que, por razones obvias, no se ha podido celebrar. Estamos intentando encajar esa prueba en el calendario para antes de que termine el año, pero hasta que no salgamos del estado de alarma no se va a saber nada.

¿Cómo ves el futuro de la orientación de cara a la entrada en lo que se ha dado en llamar la desescalada del estado de alarma que ahora tenemos?

–En Sevilla han reajustado el calendario a partir de septiembre en adelante, metiendo en ese periodo de tiempo todas aquellas pruebas que se han suspendido por el coronavirus, por lo que lo más lógico es que nosotros hagamos lo mismo. Hemos tenido la suerte de que en Cádiz solo se han aplazado dos pruebas, Algeciras y La Barca, y creo que ambas se podrían incluir en el calendario provincial para completarlo, algo que se haría en junio, el mes en el que se programa la agenda de carreras del año siguiente y donde se podría reajustar el calendario de este año para acabarlo con esas dos pruebas. En cuanto al calendario nacional, la Federación Española ha suspendido todas las pruebas programadas y en Andalucía podría seguirse el mismo criterio. Las delegaciones provinciales son las únicas que podrían salvarse de la paralización.  El 20 de julio hay prevista una prueba del Campeonato de Andalucía de duatlón-O en Zahara de la Sierra, con tramos de orientación a pie y otros en piragua en el embalse, pero su celebración está en el aire, aunque esté previsto acabar la desescalada del estado de alarma en junio.

¿Qué peligro de contagio existe en vuestro deporte?

–Pienso que en la aglomeración de deportistas tanto en la salida de las pruebas como en la llegada a la meta, pero en cuanto al deporte en sí, nosotros no tenemos contacto alguno con otros corredores. Hay veces que haces una prueba y no te encuentras a nadie y lo más cerca que podemos estar de algún compañero es a dos o tres metros en un paso de roca o de árboles. En las salidas y llegadas se puede imponer el distanciamiento obligado. Como nuestras salidas se producen por franjas de tiempo, con no ir a la zona de salida hasta que no te toque, problema resuelto, pero eso se irá viendo con el tiempo...

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El kayak polo empieza a tomar contacto con el lago
chevron_right
Nos deja Joaquín Marín, un amante de las dos ruedas